‘Play-off’ de ascenso a segunda división

El factor de la formación

20.05.2021 | 01:07
El factor de la formación

Exrojiblancos con variadas experiencias en Segunda como Javier Irureta, Manu Sarabia, Julio Salinas y Sergio Corino analizan el impacto que tendría el ascenso del Bilbao Athletic

EL Bilbao Athletic, al igual que el Amorebieta, busca un apetitoso ascenso a Segunda División que en el caso de los cachorros supondría regresar a la categoría de plata seis años después. El impacto de tamaño logro sería mayúsculo para el club rojiblanco, con el factor de la formación de los pupilos de Joseba Etxeberria en primer plano a la hora de analizar un éxito que tomará cuerpo si los bilbainos superan el domingo al Burgos en el estadio Francisco de la Hera de Almendralejo a partir de las 20.00 horas. Cuatro exrojiblancos con variadas experiencias en Segunda como Javier Irureta (Irun, 1948), Manu Sarabia (Abanto, 1957), Julio Salinas (Bilbao, 1962) y Sergio Corino (Bilbao, 1974) hincan el diente a dicha cuestión, compartiendo la idoneidad de competir en la división de plata siempre que "no se altere el ciclo natural de formación de los jugadores, porque el primer objetivo o la obsesión del Bilbao Athletic no tiene que ser estar o mantenerse en Segunda, sino formar futbolistas para el primer equipo", subraya a su entender Sarabia.

El de Abanto, sabedor de que pasar a competir en el fútbol profesional significa "jugar a otro nivel, porque la exigencia es mayor", expone que en su opinión ese salto solo resultaría negativo "si el ascenso, que ojalá se consume, va a suponer tener jugadores que no van a servir para el primer equipo quitando el sitio a otros que sí tienen proyección". "La Segunda División es muy exigente, porque el fútbol ha subido de nivel y muchos futbolistas que antes jugaban en Primera ahora juegan en Segunda, lo cual hace que suba el nivel de la categoría, como también lo va a hacer la nueva división que se ha creado. Cada vez que subas un escalón, la dificultad será mayor y a unos les vendrá bien y a otros no", comparte asimismo el que fuera exjugador del primer equipo del Athletic y entrenador del Bilbao Athletic en la recta final del curso 1994-95 y en la temporada 1995-96, en la que los cachorros descendieron a Segunda B.

Cuestionado por dicha experiencia, Sarabia, a quien le ayudó "muchísimo" su cesión a un Barakaldo de plata en el ejercicio 1977-78, apunta que "el trabajo que hice en todos los años que estuve en la formación, desde el Juvenil hasta el Bilbao Athletic, fue con el objetivo de formar jugadores para el primer equipo compitiendo también en el día a día para jugar bien, que los futbolistas mejoraran y ganar, pero aquella temporada del descenso fue muy especial y con muchos condicionantes". En Segunda, con el Sestao, ejerció también de entrenador Irureta entre 1985 y 1988 tras conseguir el ascenso en la campaña 1984-85. "Hubo muchos traspasos en aquella época, pero a nuestros jugadores jóvenes les vino muy bien competir en Segunda para trabajar duro y tener una máxima exigencia en todo", asegura el irundarra, quien pone el foco en que "no es lo mismo la Segunda B que la Segunda A, donde compites contra muchos equipos y jugadores que proceden de Primera".

"Estás más cerca de la máxima categoría, la exigencia es mayor en cada partido y eso favorece el proceso de madurez de los jóvenes", reivindica Irureta, quien entiende que para los filiales sería "muy importante" dar el salto a la categoría de plata y aboga, en caso de materializar el ascenso, por "mantener en el Bilbao Athletic a los futbolistas jugando y con la opción de nutrir también al primer equipo en un momento dado". Lo mismo defiende Julio Salinas, quien indica que "el Bilbao Athletic tiene jugadores muy buenos y si asciende entiendo que debería mantenerlos, porque para tenerlos en otros equipos de Segunda, mejor aquí, ya que en cualquier momento podrías además tirar de ellos en el primer equipo".

El exdelantero bilbaino, que se convirtió en el máximo goleador de Segunda en las filas del Bilbao Athletic con 22 goles en el curso 1983-84, en el que el filial rojiblanco obtuvo la mejor clasificación de su historia al finalizar la temporada en segunda posición, recuerda que aquel fue un año "buenísimo en todos los sentidos y la verdad es que pude hacer muchos goles". "Subimos pensando que íbamos a sufrir en Segunda, pero gracias al buen equipo que teníamos y a que veníamos jugando juntos desde juveniles, la dinámica siguió en la misma línea de progresión", afirma Salinas, quien lamenta que "por una alineación indebida que dijeron de mi hermano y que no fue así, pero por la cual nos hicieron repetir un partido contra el Cartagena, quedamos segundos empatados a puntos con el Castilla".

De cara a la próxima temporada, en caso de competir en Segunda, Salinas remarca que "para jugadores como Nico Williams o Nico Serrano sería muy positivo al poder estar en una categoría superior y jugar contra gente mucho más experimentada. Futbolistas de una mayor edad también podrían mantenerse en el equipo en Segunda, por lo que sería importante para todos, incluido para el propio club por los ingresos económicos que obtendría, por lo que la diferencia de estar en Segunda o Segunda B es enorme en todos los aspectos".

UN NUEVO ESCENARIO Corino, que jugó con el Bilbao Athletic en Segunda entre 1993 y 1995 sin llegar a concluir como cachorro la campaña que significó el descenso a la división de bronce en 1996, señala que "siempre he abogado por tener al filial en Segunda, me parece fundamental". "El salto es menor después para llegar a Primera, porque es una categoría muy fuerte y exigente que te curte a nivel competitivo y táctico y, recordando mi experiencia y lo que vivimos en nuestra época, hubo muchos jugadores que jugamos en Segunda con el Bilbao Athletic que después estuvimos en Primera, como Edu Alonso, Imanol Etxeberria, Javi González, Oscar Vales, Jon Pérez Bolo o yo mismo", resalta el exdefensa vizcaino.

El otro vizcaino

Apoyo al Amorebieta

"Un mérito brutal". El objetivo del Amorebieta de alcanzar la Segunda División por primera vez en su historia a costa del Badajoz no pasa desapercibido para Manu Sarabia, Javier Irureta, Julio Salinas y Sergio Corino, quienes envían a través de DEIA sus mejores deseos al equipo dirigido por Iñigo Vélez. "Tendría un mérito brutal. Ya lo tiene llegar donde han llegado y ascender cambiaría el paisaje a los jugadores y al club de manera radical, por lo que ojalá lo consigan", apunta Sarabia, mientras que Irureta reivindica que el ascenso "también reforzaría aún más el fútbol vizcaino, por lo que esperemos que tengan suerte y lo consigan". "Sería muy bueno para ellos y ojalá logren ese ascenso junto al Bilbao Athletic", apunta por su parte Salinas, a cuyas palabras se abraza Corino al poner en valor que "están optando al ascenso después de haber pasado por dificultades y ojalá lo logren el sábado contra el Badajoz".

"Cada vez que subas un escalón, la dificultad será mayor y a unos les vendrá bien y a otros no"

MANU SARABIA

Técnico del Bilbao Athletic en Segunda

"En Segunda División la exigencia es mayor y eso favorece el proceso de madurez de los jóvenes"

JAbo IRURETA

Técnico del Sestao en Segunda

"Para jugadores como Nico Williams o Nico Serrano sería muy positivo el ascenso a Segunda"

Julio salinas

Pichichi del Bilbao Athletic en 1984

"Muchos jugadores que jugamos en Segunda con el Bilbao Athletic estuvimos después en Primera"

Sergio Corino

Jugador del Bilbao Athletic en Segunda

Noticias relacionadas

noticias de deia