cita hoy ante el Leganés en Butarque

Gaizka Garitano: "Hay que ir con humildad”

Garitano califica como “anecdótica” la clasificación y asegura no fiarse en absoluto del Leganés

09.02.2020 | 16:16
Garitano toca el balón al comienzo de la sesión de ayer.

Garitano califica como “anecdótica” la clasificación y asegura no fiarse en absoluto del Leganés

Bilbao - La prepotencia no va con Gaizka Garitano. Tampoco aquello de sacar pecho por los buenos resultados, ni siquiera si su equipo, a las puertas de la sexta jornada de liga, asoma en lo más alto de la tabla al calor de un liderato que el técnico rojiblanco en todo momento ha intuido "anecdótico", como también lo es, a su entender, la condición de colista que presenta el Leganés. En ello quiso hacer hincapié ayer el entrenador del Athletic, que remarcó la importancia de "seguir siendo humildes" y acudir a Butarque con dicha "humildad", dado que "no hemos hecho nada todavía y si no seguimos siendo humildes, vamos a estar equivocados". "Quiero estar cuanto más arriba mejor en la clasificación, pero también sé la realidad y lo que cuesta ganar cada día", destacó asimismo Garitano, quien restó trascendencia a que el encuentro de esta tarde vaya a poner frente a frente al líder con el colista de la liga, toda vez que "eso es en la jornada 30 o 35, pero en la que estamos no hay diferencias en la clasificación, que ahora mismo es anecdótica".

"Todos sabemos que la diferencia entre el Athletic y el Leganés no es la que marca la tabla y si no hacemos un buen partido, será difícil sacar algo", incidió el preparador derioztarra, quien agregó en torno al conjunto pepinero que "debemos ser conscientes de que ellos necesitan ganar muchos partidos en casa y al no haber sacado adelante ningún partido todavía, eso les hace más peligrosos al tener una mayor urgencia". "Siempre estoy mucho más tranquilo jugando contra un equipo que viene de ganar o está en una buena racha que al contrario", aseguró al mismo tiempo un precavido Garitano, quien quitó importancia a que el equipo dirigido por Mauricio Pellegrino no haya visto portería en ninguno de sus tres partidos como local, pues "contra Osasuna crearon muchas ocasiones, contra el Atlético también tuvieron bastantes y vienen de traer buenas sensaciones de Valencia tras puntuar allí".

"No me fío de nadie y menos del Leganés. Han empezado sin ganar, pero cinco partidos no marcan una tendencia y sabemos la dificultad que tiene ganar allí", resaltó una y otra vez el entrenador rojiblanco, quien, aun así, se mostró "muy satisfecho" de cómo están trabajando sus jugadores: "En los cinco últimos meses del año pasado también demostramos ser un equipo muy unido con el objetivo siempre de ganar, donde todo el mundo trabaja para adelante y hacia atrás, que es lo que tiene que hacer siempre el Athletic, porque el equipo está por encima de todo y eso lo tenemos todos clarísimo".

MEJORAR A DOMICILIO Garitano, que no quiso dar pistas acerca del once inicial por el que apostará esta tarde, también dio su opinión en relación a la mejora que se le pide al Athletic a domicilio, petición ante la que hizo una reflexión en voz alta al apuntar que "pedir más, por supuesto que se puede pedir. Yo siempre pido más al equipo, pero ganar fuera de casa después de ganar todos los días en casa sería algo irreal, porque está fuera de nuestro alcance como nivel de equipo ganar siempre en casa y fuera". "Lo intentamos, pero empatar en casa del Getafe y del Mallorca fueron buenos resultados, del mismo modo que tampoco nos ganaron en pretemporada el Borussia Mönchengladbabch en Alemania, la Roma en Italia o el West Ham con su equipo titular en Londres", añadió el propio Garitano, quien explicó acto seguido que "con esto quiero decir que el equipo fuera de casa se está mostrando bien, aunque siempre se puede mejorar y esa intención tenemos".

Con el objetivo de sumar los tres puntos en juego, más allá de lo que dictamine la clasificación al término de la jornada, visita por tanto el Athletic al Leganés, un choque exigente y complicado a ojos de Garitano, centrado en el partido a partido y en un presente que asoma soleado para los intereses de los rojiblancos, invictos tras las cinco primeras jornadas de liga.