El Gobierno vasco teme que la reapertura generalizada de la hostelería altere la "buena" tendencia epidemiológica

Sagardui alerta del riesgo de un cambio de la tendencia positiva por el aumento de interacciones sociales y el "relajo" de la prevención

17.02.2021 | 16:13
Los bares y restaurantes de localidades en zona roja han vuelto a abrir tras el fallo del TSJPV

La consejera de Salud del Gobierno vasco, Gotzone Sagardui, ha mostrado su "preocupación" por la posibilidad de que la apertura generalizada de la hostelería, a la que dio lugar un auto del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV), pueda alterar la "buena" evolución de la pandemia en las últimas jornadas y suponer un "cambio de tendencia" en el descenso de la curva de contagios.

Sagardui, en su comparecencia semanal ante el Parlamento Vasco para informar sobre la situación epidemiológica de Euskadi, ha expresado sus "dudas" respecto al impacto que puede tener en la positiva evolución de la crisis sanitaria la decisión del TSJPV de anular cautelarmente la decisión del Gobierno vasco de prohibir la apertura de los bares y restaurantes de municipios en 'zona roja' por alta incidencia de coronavirus.

La consejera, que ha subrayado que los datos de las últimas jornadas se han consolidado el "descenso" en la curva de contagios, ha alertado de la posibilidad de que la decisión del TSJPV pueda alterar esta tendencia.

Sagardui ha expresado su preocupación por los efectos epidemiológicos que puede tener la apertura de los negocios de hostelería, incluidos aquellos que se encuentran en 'zona roja' por superar su tasa de incidencia acumulada los 500 casos por 100 habitantes.

"PREOCUPACIÓN AÑADIDA"

La consejera ha explicado que esta reapertura "generalizada" le genera una "preocupación añadida", puesto que los bares y restaurantes "son entornos en los que interaccionan muchas personas y en los que esas personas se quitan la mascarilla para la ingesta de alimentos y la consumición de bebidas".

Sagardui ha reconocido que el número de localidades ubicadas en 'zona roja' por superar su tasa de incidencia los 500 casos por 100.000 habitantes ha descendido en las últimas jornadas. No obstante, ha destacado que sigue habiendo numerosos municipios en los que el riesgo de contagio "sigue siendo muy alto".

En este contexto, ha explicado que se plantea la "duda" de si el aumento de las interacciones sociales que se está produciendo "más allá de las burbujas de convivencia habituales puede suponer una alteración de esta buena marcha o un cambio de tendencia" en la evolución epidemiológica.

"Si algo hemos aprendido de este virus es que allí donde aumentan las interacciones sociales y se rompen las burbujas habituales de convivencia, y allí donde se relajan las medidas básicas de prevención, como el uso de la mascarilla, mantener la distancia interpersonal, la limpieza de manos o la ventilación, en esas circunstancias el virus se propaga con gran facilidad", ha recordado.

noticias de deia