Lakua aprueba ayudas a personas sin recursos que no accedan a la RGI

El Gobierno vasco llegará a 10.000 personas a través de diez programas sociales

05.05.2020 | 00:22
Artolazabal estuvo acompañada de la viceconsejera de Políticas Sociales, Lide Amilibilia, entre otros.

Más de 10.000 ciudadanos vascos se beneficiarán de una decena de programas incluidos en el fondo de 10 millones impulsado por el Gobierno Vasco para paliar situaciones de riesgo, exclusión o pobreza derivadas o agravadas por el covid-19. "Con estos programas se van a ver beneficiadas personas con nombres y apellidos, con proyectos de vida y anhelos de futuro que no deben verse truncados por la pandemia. Estos programas son respuestas inmediatas a necesidades imprevistas y urgentes o que ha hecho aflorar la pandemia", indicó ayer en rueda de prensa la consejera de Asuntos Sociales, Beatriz Artolazabal.

El fondo Inor Atzean Utzi Gabe está estructurado en una decena de programas concretos para atender a familias con falta de recursos, atención psicológica a personas en situación de vulnerabilidad, refuerzo y mejora de alojamiento de personas sin hogar, así como dispensación de medicamentos y consumos sustitutivos. Para su desarrollo se contará con la participación de unas cincuenta entidades sociales, 200 profesionales y 1.000 voluntarios. También habrá cuantías concretas para generar un stock de materiales de protección, impulsar alternativas de alojamiento para personas que la han perdido por la crisis sanitaria, alternativas de convivencia para jóvenes extranjeros en procesos formativos afectados por la pandemia, refuerzo escolar on line e impulso de la red de Solidaridad Organizada Guztion Artean.

Una de las principales novedades de los planes anunciados es que Euskadi dará ayudas a las personas sin recursos que no acceden a la RGI y que, por ejemplo, se hayan quedado sin ingresos durante la pandemia por su inestabilidad laboral o por formar parte de la economía sumergida. Artolazabal presentó el contenido de los cinco nuevos programas que serán aprobados hoy en el Consejo de Gobierno. El primero es precisamente Azken Sarea Indartzen (Reforzando la última red), que complementará la RGI, la PCV y la ampliación de las ayudas de emergencia social adoptada por el Gobierno Vasco para atender las necesidades básicas de familias. Entidades como Cáritas, Sidalava, Amuge y Bizitegi podrán así adelantar prestaciones a personas y familias mediante transferencias, tras informar al Ejecutivo, o favorecer ayudas de alimentación. Aterpeak (Albergues) buscará la mejora de los recursos colectivos para personas sin techo habilitados durante la pandemia con proyectos impulsados por organizaciones como Cáritas, Cruz Roja o Bizkaisida. El programa Erdu (Acercar) responde "a la necesidad de facilitar el acceso a la medicación a personas con problemas de drogodependencia o salud mental, y de prevenir conflictos y facilitar consumos en recursos colectivos a personas con problemas de drogodependencia en confinamiento". Contempla que entidades como Gizakia, Etorkintza, Agipad o Jeiki puedan ofrecer "salvoconductos" para el acceso a las salas de consumo o realizar gestiones para que las farmacias faciliten la administración diaria de medicamentos.

El Gobierno vasco también prevé el impulso de un Programa de Atención al duelo, para que entidades participantes como Agintzari o 3+D, ofrezcan ayuda a familiares de personas fallecidas por el coronavirus. El objetivo es "evitar que la naturaleza traumática de la muerte derive en posibles complicaciones psicológicas futuras". El plan contempla también un programa dedicado a los menores, Refuerzo Escolar On Line, que busca "fomentar las actividades de apoyo escolar desarrolladas por organizaciones del tercer sector social, a fin de minimizar el impacto que el cierre de los centros escolares puede tener en las personas menores de edad que afrontan situaciones de riesgo y brecha digital". Una iniciativa que impulsarán un total de 12 entidades como Agintzari o Save The Children.

La consejera Artolazabal recordó que estos programas tendrán carácter retroactivo, es decir, cubrirán el trabajo desarrollado desde el inicio de la pandemia hasta diciembre, y estarán abiertos a nuevas necesidades.

Programas

RGI

Azken Sarea Indartzen. El coste estimado para su desarrollo será de 4,9 millones de euros.

Sin hogar

Aterpeak. Se destinarán alrededor de 390.000 euros a este proyecto para personas sin techo.

Medicamentos

Programa Erdu. El coste estimado para su desarrollo será de 375.000 euros.

Duelo

Atención al Duelo. El plan prevé 303.000 euros para el desarrollo de este proyecto.

Educación

refuerzo escolar 'on line'. Este programa tiene un coste estimado de 375.000 euros.