conflicto laboral

Los 24 días de huelga en la concertada no afectaron en la selectividad

Los 5.791 estudiantes de los centros concertados que hicieron la EAU en junio han accedido a la universidad con una nota de 7,37 -tres centésimas más- gracias a la media de Bachillerato

09.02.2020 | 21:03
Cientos de profesores de la red concertada se manifestaron ayer por las calles de Bilbao para reivindicar un nuevo convenio colectivo.Foto: Juan Lazkano

Los 5.791 estudiantes que hicieron la EAU en junio han accedido a la universidad con una nota de 7,37

Bilbao - En el plazo de una semana, la enseñanza concertada se enfrenta a una huelga de un mes. Si el proceso de mediación en el Consejo de Relaciones Laborales activado esta semana no lo remedia, más de 100.000 estudiantes podrían perder 21 días lectivos, lo que supone 147 horas menos de clase. El conflicto laboral que enfrenta a sindicatos con las patronales de los colegios de Kristau Eskola, AICE o Ikasgiltza por la renovación del convenio compromete gravemente la evaluación del primer trimestre. Las familias ya han mostrado su preocupación por el impacto que podrían tener los paros en el proceso de aprendizaje de sus hijos, sobre todo, en el expediente de los estudiantes de 2º de Bachillerato que este año se enfrentan a la selectividad. Lo cierto es que llueve sobre mojado ya que el curso pasado los centros vivieron 24 días de huelga. La inquietud de las familias es comprensible pero, por paradójico que pueda parecer, la realidad demuestra que los inconvenientes e incertidumbre causados por los paros no afectaron al rendimiento de los bachilleres que se presentaron en junio a selectividad. Es más, el alumnado de la concertada subió su nota de acceso a la universidad respecto a 2018. Así lo revela el Informe de Resultados de las Pruebas de Acceso a la Universidad 2019 elaborado por la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), institución encargada de la organización y corrección de los exámenes de la Evaluación de Acceso a la Universidad (EAU).

Los 5.791 estudiantes de los centros concertados entraron a la universidad con un notable de media. Un 7,37 es la nota ponderada de la calificación de la fase de acceso de la EAU y la media de Bachillerato, tres centésimas más que el curso anterior. Cabe recordar que el 98,28% de los 10.380 estudiantes vascos aprobaron la selectividad. El informe refleja que, en general, el alumnado bajó levemente su nota media (6,66 frente a 6,72 en 2018). El retroceso afectó por igual a los estudiantes de la red pública (6,68 frente a 6,72) y a los de la concertada (6,66 frente a 6,71), pero estos últimos acabaron teniendo una nota de acceso a la universidad superior (7,37 frente a 7,24 los de la pública) después de sumar la media de Bachillerato, que cuenta un 40% de la calificación.

Aunque no sirva de consuelo ante la amenaza de una huelga de un mes, el caso es que no se han cumplido los temores de las familias por los efectos negativos que los paros del año pasado en sus hijos. Además, el clima de conflictividad tampoco ha pasado factura a la matrícula de los colegios concertados ya que la distribución del alumnado por redes es calcada a la del año pasado: el 50,8% estudia en centros públicos y el 49,2% en los concertados. El caso de la patronal mayoritaria Kristau Eskola (KE), que representa el 60% del sector en conflicto y tiene 90.000 estudiantes, es muy significativo de esta realidad porque el desgaste de su imagen no ha repercutido negativamente en su matriculación.

Fuentes de KE aseguraron a inicio de curso que no han acusado el descenso de nacimientos, ni el conflicto laboral que arrastra desde hace dos cursos. El año pasado tuvieron 3.073 aulas concertadas y este prevén la concertación de 3.063, diez menos. Pero esta reducción se debe al cierre de la ikastola Claret del barrio donostiarra de Gros por motivos ajenos al conflicto. Ayer, sindicatos y patronales se reunieron por separado con el facilitador Iñaki Varas en la sede del Consejo de Relaciones Laborales de Bilbao y el lunes se sumará a este foro sociolaboral del Departamento de Educación en calidad de apoyo. Por la tarde, cientos de profesores se manifestaron en Bilbao para pedir la renovación de su convenio convocados por ELA, LAB, Steilas y CC.OO. Por el momento, la huelga del 7 de noviembre al 5 de diciembre sigue en pie y el tiempo para pactar comienza a agotarse.

noticias de deia