RIAD NIEGA HABER DADO LA ORDEN

El reloj inteligente de Khashoggi implica al régimen de Arabia Saudí

El disidente saudí grabó con el dispositivo su asesinato al entrar en la embajada, afirma la prensa turca

Riad niega haber ordenado la muerte del periodista en Estambul

EFE - Domingo, 14 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Coches oficiales saudies se apuestan frente a la entrada de su embajada en Estambul.

Coches oficiales saudies se apuestan frente a la entrada de su embajada en Estambul. (AFP)

Galería Noticia

Coches oficiales saudies se apuestan frente a la entrada de su embajada en Estambul.

ESTAMBUL. El reloj inteligente que llevaba el desaparecido periodista y disidente saudí Jamal Khashoggi cuando acudió al consulado de su país en Estambul, el pasado día 2, grabó su asesinato, aseguraba ayer el diario oficialista turco Sabah. “Khashoggi sincronizó el reloj con su teléfono móvil, que dejó en manos de su novia antes de entrar en el consulado”, explica el diario, citando “fuentes fiables” de la investigación.

“Las conversaciones durante su asesinato fueron grabadas por el reloj y enviadas al teléfono y al registro en la nube” o sistema de almacenamiento en servidores remotos, asegura Sabah. El rotativo agrega que los agentes de inteligencia saudíes se dieron cuenta del reloj y trataron de borrar las grabaciones de la nube, pero no pudieron eliminar todos los archivos.

Según concluye Sabah, la policía y los servicios de inteligencia turcos (MIT) lograron “revelar el asesinato analizando en la nube las grabaciones de audio que los saudíes no pudieron borrar”.

El viernes, otro diario turco, el opositor Sözcü, ya había informado de que a través del reloj inteligente del periodista se registró un “diálogo en árabe”, aunque ese diario precisa que “no hubo gritos ni chillidos”.

Por su parte, el diario estadounidense The Washington Post, en el que Khashoggi había escrito artículos críticos con su país, informó de que el Gobierno turco notificó a las autoridades de EE.UU. de que dispone de grabaciones de vídeo y audio que demuestran que el periodista fue asesinado en el consulado.

En esas grabaciones se muestra que Kashoggi fue detenido en el consulado por un equipo de seguridad, que lo mató y que desmembró su cuerpo, asegura el diario norteamericano, que cita como fuentes a funcionarios turcos y estadounidenses.

El Gobierno de Arabia Saudí rechazó ayer todas las informaciones sobre el supuesto asesinato del periodista y el ministro del Interior saudí, el príncipe Abdulaziz bin Saud bin Naif bin Abdulaziz, las calificó de “mentiras y acusaciones sin fundamento”. Sin embargo, elogió la cooperación con Turquía para investigar lo sucedido “a través de la Comisión de Investigación Conjunta y otros canales oficiales”.

Una delegación saudí llegó el viernes a Turquía para coordinar con las autoridades turcas la investigación sobre el paradero de Khashoggi, cuyo trabajo conjunto continuará hasta hoy. Según la prensa turca, entre los emisarios saudíes hay altos cargos del Ministerio de Exteriores y de los servicios secretos.

EE.UU., un “castigo severo”

El presidente estadounidense, Donald Trump, amenazó ayer a Arabia Saudí con un “castigo severo” si se demuestra que agentes saudíes mataron al periodista Jamal Khashoggi, un suceso que el mandatario consideró “realmente terrible y asqueroso”. En una entrevista con la cadena CBS, Trump prometió que tomará represalias contra el Gobierno saudí, tradicional aliado de Washington en Oriente Medio, si se descubre que ordenó el asesinato de Khashoggi. “Vamos a llegar al fondo del asunto y habrá un severo castigo”, prometió Trump en un extracto de una entrevista con la cadena CBS que se emitirá hoy completa.

El mandatario, sin embargo, no precisó si su Ejecutivo está barajando alguna acción concreta.

Un grupo de senadores, liderado por el republicano Bob Corker y el demócrata Robert Menéndez, dio el miércoles a Trump un plazo de 120 días para decidir si EE.UU. debe imponer sanciones contra cualquier funcionario saudí que pueda estar implicado en la desaparición o muerte de Khashoggi.

Hasta ahora, Trump ha manifestado reticencias a la imposición de sanciones y tampoco se ha mostrado dispuesto a suspender la venta de armas al reino, el mayor cliente de la industria armamentística estadounidense y que, solo en 2017, acordó la compra de armamento por valor de 18.000 millones de dólares.

Preguntado al respecto, Trump explicó que otros países, como Rusia y China, han tratando de conseguir contratos armamentísticos con Arabia Saudí y argumentó que terminar con ese abundante flujo comercial podría perjudicar a la economía estadounidense. “Están ordenando equipos militares. Todo el mundo quería ese pedido (de Arabia Saudí). Rusia lo quería, China lo quería, nosotros lo queríamos. Y nosotros lo conseguimos, conseguimos todo. Y le diré lo que no queremos (...) no queremos perjudicar al empleo. No queremos perder un pedido como ese”, dijo Trump a la periodista que le entrevistaba. “Y usted sabe -añadió- existen otras formas de castigo, usando una palabra que es bastante dura, pero es verdad”.

La desaparición del periodista ha conmocionado a gran parte de comunidad internacional en un momento en el que Arabia Saudí se prepara para albergar un foro económico, entre el 23 y 25 de octubre, considerado como el “Davos del desierto”. Desde el viernes, varios patrocinadores e invitados han cancelado sus asistencia a la conferencia Future Investment Initiative (Iniciativa de Inversión Futura), entre ellos el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, así como varios medios de comunicación, como las cadenas estadounidenses CNBC y CNN y la agencia Bloomberg.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, afirmó ayer que acudirá al foro, aunque dejó claro que se encuentra “horrorizada” por las últimas informaciones de lo que podría haber sucedido. Líderes mundiales como el secretario general de la ONU, António Guterres o el francés Emmanuel Macron, entre otros, han pedido que se esclarezcan las causas de la desaparición.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Mundo

ir a Mundo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120