de pintxopote con... natxo, bastian, alejandro y olga

“Poder beber en la calle no tiene precio”

En la memoria colectiva figura aquellos spots donde una tarjeta de crédito puede comprarlo todo menos algo que no tiene precio. Justo justo lo que pasa con el poteo en Bilbao

Por Concha Lago Fotografía Oskar González - Viernes, 12 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Nacho Lambertini, Bastian Venegas, Alejandro Moia, y Olga Robles, toman un pote a la salud de DEIA.

Nacho Lambertini, Bastian Venegas, Alejandro Moia, y Olga Robles, toman un pote a la salud de DEIA. (Oskar González)

Galería Noticia

Nacho Lambertini, Bastian Venegas, Alejandro Moia, y Olga Robles, toman un pote a la salud de DEIA.

AUNQUE debería estar contraindicado, combinan cañas y vinos con trabajo. “Acabamos de salir de una reunión y estamos trabajando en un proyecto de hostelería que nos obliga a experimentar ciertos locales de Bilbao”, aclara completamente serio Nacho Lambertini. “La verdad es que no tendríamos problema en probarlos todos durante las 48 horas del fin de semana”, confirma con sorna el colombiano Bastian Venegas. Junto a ellos, Alejandro Moia y Olga Robles asienten sin resignación. Puestos a experimentar el noble arte del txikiteo y las cañas, no consideran que potear en Bilbao sea caro. “A mí como madrileña la relación calidad precio me parece buena por el nivel del poteo, que es muy alto”, asegura Olga Robles. Alejandro Moia interviene rotundo. “Lo que no tiene precio es la libertad de poder estar tomando algo fuera, porque aquí se puede beber en la calle con responsabilidad ”, destaca. “Es una cultura de esta ciudad que no puedes hacer en otras capitales”, comenta Olga. “En Madrid, si viene un municipal te puede multar porque solo se puede beber o dentro del bar o en la terraza. Solo por eso si hay que pagar más la caña, lo pago muy a gusto”, asegura Alejandro.

Nacho, mallorquín;Alejandro, argentino, y Olga, madrileña -aunque residentes en la villa- no tienen más que loas para esta modalidad de txikiteo. Lo mismo pasa con Bastian, colombiano y vecino de Barcelona. Quizá por eso, explican, “este verano ha sido exagerada la cantidad de turistas”. “Dicen que los bilbainos empiezan a estar reacios a este boom turístico pero yo, que provengo de Mallorca, creo que las cotas de turismo son bastante sanas”, dice Alejandro. “No creo que haya peligro de sobreexplotación turística porque Bilbao tiene un seguro de vida que es el clima y que previene grandes oleadas de gente”, corrige Olga. Además tampoco creo que aspire a ser una megaciudad saturada de turistas como Benidorm”. “Hay otro fenómeno curioso y es que viene gente de Madrid y cuando se enteran que el Corte Inglés cierra cuatro o cinco días en Semana Santa alucinan. Sin embargo, aquí la gente no se muere por no ir un domingo a comprar porque eso redunda en la calidad de vida”, dice Alejandro. “Y eso hay que cuidarlo porque se puede estropear con cierta facilidad”, precisa Olga.

En el trago de aclarar la garganta, para estos jóvenes es una costumbre más que extendida que el jueves sea un día de pintxo pote “aunque el viernes debas seguir rindiendo en el trabajo”, revela Nacho. “De hecho, yo vivo en Sarriko y ahí es una religión el pintxo pote del jueves. Compañeros de mi mujer que no viven ni remotamente cerca, van siempre allí”. Buenos conocedores de las zonas de ambiente, resaltan que “en Bilbao hay para todos los gustos y todo depende de lo que te apetezca. Igual un día tenemos ánimo del centro y otro de la parte vieja porque a pesar de estar cerca son muy diferentes y hay muchos tipos de público”. “Un día como hoy tan practicable por el clima hay gente muy diferente, de diferentes edades, distintas tipologías y hay mucha mezcla”, explica Nacho. “Ledesma siempre me ha parecido un lugar muy interesante para potear, pero al ser una ciudad tan practicable puedes hacer un par en Ledesma y otros dos por Diputación. Villerías se ha puesto muy de moda ahora y repuntan Marzana y Bilbao La Vieja”, puntualiza Alejandro puestísimo.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Qué mundo

ir a Qué mundo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120