eskuinaldea

Naiara Alkaraz, entre cifras y letras

La getxotarra compatibiliza su trabajo como contable con su pasión por la música urbana

Más conocida como Kenna I, su nombre artístico, ultima dos canciones para su primer disco

Carlos Zárate - Viernes, 12 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Naiara Alkaraz, conocida como ‘Kenna I’, su nombre artístico, ultima el lanzamiento de dos singles. Maider Vicente

Naiara Alkaraz, conocida como ‘Kenna I’, su nombre artístico, ultima el lanzamiento de dos singles. (Maider Vicente)

Galería Noticia

Naiara Alkaraz, conocida como ‘Kenna I’, su nombre artístico, ultima el lanzamiento de dos singles. Maider Vicente

Getxo- Gracias a una vitalidad rebosante y una energía física inagotable, Naiara Alkaraz (Markina, 1996) puede atender todas sus responsabilidades e, incluso, sacar tiempo para disfrutar de su principal pasión: la música. Las 24 horas del día se le quedan cortas para cumplir con todos sus proyectos vitales, pero no le importa. A sus 22 años, prefiere que la rueda no deje de girar a que se detenga de golpe. “Necesito tener la mente funcionando. Si me interesa algo, hasta que no sepa hasta el más mínimo detalle reviento”, destaca esta getxotarra residente en Algorta, adonde se trasladó de pequeña desde Markina.

Su ritmo de vida frenético implica estudios, trabajo y una incipiente carrera como cantante. “Me gustan los retos y los desafíos”, afirma con una madurez impropia de su edad. Dispara ráfagas de palabras mientras su cabeza da vueltas a futuras letras. Su apariencia engaña y esconde una bravura de la que hace gala sobre el escenario. Pura energía con el micrófono y también con la calculadora. “Trabajo como contable en un departamento de finanzas y estudio idiomas y gestión de empresas. Si sobre el escenario me gusta darlo todo, también soy muy exigente conmigo misma en el trabajo”, señala con rotundidad. No en vano, la constancia y el esfuerzo es algo que le han inculcado desde pequeña en casa. “Mi amama es una currela nata y mi aitite también. Son dos pilares de mi vida”, reconoce. Su piel así lo atestigua. “Siempre me han dicho: Si trabajas, vas a llegar hasta donde decidas”, destaca.

Si por el día vive rodeada de cifras, por la noche cambia el chip y da rienda su suelta su léxico al ritmo de la música urbana durante los conciertos que ofrece desde hace algo más de un año. “Mi estilo se engloba dentro del movimiento underground, que no deja de ser una forma de expresar mi día a día. En lo que me centro es que mis letras respalden mi historia y, a veces, lo utilizo como terapia, tanto para bien como para mal”, expone.

La música es algo que le viene de familia. “Mi amama canta en un coro, mi ama ha tenido grupos de música, etc., todos ellos me influyeron desde pequeña y la música siempre ha estado muy presente en casa”, recuerda. Su primer contacto con este mundillo lo hizo cantando en un coro. Tiempo después comenzó a dar clases de piano y, mientras conocía la técnica, disfrutaba interpretando sus propias versiones de canciones más contemporáneas. Hubo una que resultó especialmente decisiva en su devenir artístico. “Todo empezó con Adele y su Someone like you”, rememora. Una versión que interpretó en numerosos recitales escolares y con el que comenzó a adquirir tablas sobre el escenario. Incluso lo grabó en una versión acústica.

EstudioAsí, hasta que hace cuatro años un amigo le propuso cantar un estribillo en una canción. Su voz cautivó a los integrantes del estudio musical T4 de Urduliz, donde actualmente prepara dos singles que lanzará el próximo mes -Faraona y Bam bam- y que formarán parte del disco independiente que prepara para el próximo año. El primero de ellos hace referencia a un sobrenombre artístico. “En Madrid empezaron con la coña de presentarme en algún concierto como La Faraona del Norte o de Bilbao”, explica. Sin embargo, su verdadero nombre artístico, ese que algunas veces le hace olvidar el de Naiara, es Kenna I. “Surgió a raíz de una película y los valores que me transmitió: respeto hacia la gente y que no hay que juzgar por ser diferente o por lo que se hace. Todo el mundo es libre de hacer lo que quiera”, explica. “También hace referencia a la expresión en inglés Can I, que lo adapto como lema de vida: puedo hacer lo que me proponga desde el respeto”, apostilla.

Una fe que transmite sobre el escenario y que acaba contagiando. “Cuando ves que conectas con el público es un momento mágico”, concluye.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120