Un baño en el bosque

Roberto Alcíbar - Jueves, 11 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 13:14h

Un baño en el bosque

Un baño en el bosque (Roberto Alcíbar)

Galería Noticia

Un baño en el bosque


¿Habéis oído hablar alguna vez de la técnica conocida como ‘baño de bosque’? Nacida en Japón, es una nueva actividad que consiste en caminar por la naturaleza con los cinco sentidos. También podríamos llamarlo paseo mindfulness ya que se trata de caminar prestando atención a todo aquello que nos rodea, disfrutando de cada paso y de todo lo que vemos, olemos, escuchamos y sentimos.

Estoy tan convencido de su eficacia que no me extrañaría que, en un futuro, cuando vayamos al médico, éste nos prescriba paseos por la naturaleza de dos a tres veces por semana, de una hora de duración, para aliviar la tensión, el estrés, etc. Y es que se trata de un tratamiento muy útil y muy sencillo para recuperar la paz y el equilibrio.

Para darnos un baño de bosque, sólo tenemos que acudir a un entorno natural y caminar por él poniendo nuestra atención en el olor que desprenden las plantas, el sonido del viento en las hojas de los árboles y toda la gama de colores y texturas que el paisaje nos ofrece. Sobra decir que para disfrutar plenamente de esta experiencia conviene apagar los móviles, olvidarnos de los auriculares y evitar ir hablando con alguien sobre cualquier tema que distraiga nuestra atención. Se trata de que nuestra atención esté centrada en el entorno y no se dedique a su pasatiempo favorito: la anticipación de problemas o a rumiar asuntos pasados.

A la hora de elegir el paraje natural en el que realizar esta actividad, lo más recomendable es seleccionar uno que no presente grandes pendientes o superficies muy escarpadas pero sí diversidad de ambientes como claros, sendas, rocas, zonas húmedas, etc.

Una vez allí, lo único que hay que hacer es comenzar a caminar lentamente y en silencio, sin rumbo fijo, dejando que nuestra intuición guíe nuestros pasos y dejándonos llevar por lo que nos apetezca hacer: detenernos junto a un árbol, acariciar una hoja, extender los brazos para sentir el aire, degustar una mora, pararnos junto a una roca, observar el caminar de una hormiga que traslada una ramita al hormiguero, etc. De esta forma, realizaremos una reconexión consciente con la naturaleza que nos proporcionará bienestar y reducirá nuestros niveles de ansiedad.

El baño de bosque se puede practicar tanto en solitario como de la mano de un guía certificado. De hecho, en nuestro Programa Mindfulness para la Reducción del Estrés y Ansiedad (MBSR), hay un día de práctica en el que disfrutamos de un entorno maravilloso realizando esta actividad que nos sirve para contactar con la naturaleza y con nosotros mismos.

De cualquier forma, os animamos a que este verano, además de bañaros en el mar o en la piscina, probéis a daros un baño de bosque. ¡Veréis qué bien sienta!



COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120