¿Por qué te conformas con comer cuando puedes saborear?

Roberto Alcíbar - Jueves, 11 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 12:31h

¿Por qué te conformas con comer cuando puedes saborear?

¿Por qué te conformas con comer cuando puedes saborear? (Roberto Alcíbar)

Galería Noticia

¿Por qué te conformas con comer cuando puedes saborear?


Comer es uno de los grandes placeres de la vida. Sin embargo, pocas veces somos plenamente conscientes del acto de comer y nos conformamos con “llenarnos de comida” mientras mantenemos conversaciones de whatsapp, vemos la TV, consultamos nuestras redes sociales y un sinfín de actividades más que alejan nuestra consciencia del regalo para los sentidos que es la comida.

¡Atención! La experiencia de comer es sumamente importante para la actividad de nuestro aparato digestivo, nuestra saciedad y nuestra relación con la comida. Por eso, este verano te propongo que te unas al equipo de “saboreadores disfrutones”, es decir, los que practican mindfulness comiendo.

Además, practicar esta técnica nos puede ayudar a comer de forma más inteligente, evitando los atracones y enseñando a nuestro cuerpo (y a nuestra mente) a comer de forma compensada, regulando nuestras sensaciones de hambre y saciedad y controlando nuestro peso.

¿Estáis preparados/as para desactivar el piloto automático y poner toda vuestra atención en el acto de comer? Vamos a empezar:

  • Elige un lugar tranquilo, siéntate y prepárate para comer sin interferencias dejando a un lado la TV, el móvil, el ordenador, el periódico.

  • No te limites a tragar o engullir los alimentos: mastícalos despacio y sé consciente de cada bocado.

  • Degusta lo que comes empleando todos los sentidos, como si de una cata se tratara: observa el color de los alimentos, su forma, su textura en la boca, su temperatura….

  • Agradece conscientemente el trabajo de todas esas personas que han hecho posible que ese alimento llegue a tu boca: el agricultor, el ganadero, el tendero, el cocinero, etc.

  • Continúa saboreando los alimentos sin prisa, déjate sorprender por ellos como si fuera la primera vez que los estás ingeriendo y conviértete en su sabor: cuando percibas dulzura, conviértete en dulzura;cuando notes el sabor salado, conviértete en salado, etc.

  • Siente esos sabores por todo el cuerpo y no sólo en tu boca. Deja que las oleadas de sabor invadan tu cuerpo y tu cuerpo se convierta en los sabores que siente. De esta forma, crecerá tu consciencia de la comida y te sentirás más vivo/a.

  • Si es posible, no te levantes nada más terminar de comer. Disfruta el momento.

¡Qué rica está esta meditación! ¿Verdad? Pues te animo a que introduzcas estas pautas en tu día a día y verás cómo comer con atención plena te permitirá conocerte mejor, saber qué es lo que te gusta y lo que no, qué le hace bien a tu cuerpo y qué no, disfrutar realmente lo que comes y mantener tu cuerpo en un estado de relajación que favorecerá una mejor digestión.



COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120