DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
parlament

El soberanismo pierde varias votaciones tras la fractura entre los socios del Govern

La pugna entre ERC y JxCat por el voto delegado provoca que el independentismo quede en minoría en el Parlament

Humberto Unzueta - Miércoles, 10 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El vicepresident y el president de la Generalitat de Catalunya, Pere Aragonès y Quim Torra, ayer durante el pleno del Parlament.

El vicepresident y el president de la Generalitat de Catalunya, Pere Aragonès y Quim Torra, ayer durante el pleno del Parlament. (EFE)

Galería Noticia

El vicepresident y el president de la Generalitat de Catalunya, Pere Aragonès y Quim Torra, ayer durante el pleno del Parlament.

bilbao- El bloque independentista en Catalunya escenificó ayer una nueva ruptura, lo que propició la pérdida de la mayoría absoluta en el Parlament. La fractura entre Junts per Catalunya (JxCat) y ERC a cuenta del voto delegado de los cuatro parlamentarios suspendidos por el juez Pablo Llarena ya no se limita a reproches mutuos entre los seguidores de Carles Puigdemont y los de Oriol Junqueras, sino que ya empieza a traducirse en derrotas políticas contantes y sonantes.

La decisión de ERC de plantarse y rechazar la pretensión de JxCat de que se contabilizaran los cuatro votos acentuó la división entre ambas formaciones y provocó ayer la pérdida de varias votaciones en temas de mucha carga simbólica para el soberanismo como la reprobación del rey Felipe VI o constatar la “persecución política y existencia de presos políticos y exiliados”, y también la ratificación del derecho a la autodeterminación.

Los grupos de la oposición lograron que el pleno del Parlament aprobara hasta 27 resoluciones después de que el independentismo haya perdido la mayoría parlamentaria. El pleno aprobó 7 resoluciones de Ciudadanos, 8 de Catalunya en Comú Podem, 8 del PSC y otras 4 transaccionadas con la participación de socialistas o comunes.

Las votaciones se saldaron con un empate a 65, con lo que no prosperaron las mociones presentadas por ERC, JxCat o la CUP. La mayoría absoluta está situada en 68 votos y, aunque los independentistas lograron 70 parlamentarios en las elecciones autonómicas, la suspensión de los cuatro diputados de JxCat, más la renuncia de Toni Comín (ERC) huido en Bélgica, les deja en minoría.

ERC y JxCat, los dos partidos que sujetan el Govern catalán, no lograron ponerse de acuerdo sobre los votos delegados de los cuatro diputados de JxCat (Carles Puigdemont, Jordi Turull, Josep Rull y Jordi Sànchez, el primero exiliado en Bélgica y los otros tres en prisión). Los neoconvergentes se negaron a aceptar la fórmula planteada por los letrados del Parlament y asumida por ERC de designar formalmente a un parlamentario que ejerza el voto delegado de los cuatro, como hicieron en su momento Oriol Junqueras y Raül Romeva, también encarcelados. Entienden que hacerlo supone claudicar ante el juez Llarena, sin tener en cuenta que esa fórmula pondría al presidente del Parlament, Roger Torrent, en el punto de mira del Tribunal Supremo si, como sería previsible, Ciudadanos, el PP u otro partido judicializase el asunto.

Ni siquiera las promesas el pasado 5 de octubre del president Quim Torra y el vicepresident Pere Aragonès de que aguantarán la legislatura al menos hasta que se conozca la sentencia del procés han servido para postergar la pugna entre los socios de gobierno por la hegemonía en el nacionalismo catalán y para evitar que afloren las diferencias en la estrategia de cada partido en el camino hacia la independencia. Apenas una semana después de conjurarse en guardar un mínimo de unidad soberanista, unos y otros dieron un paso más hacia el inevitable divorcio para regocijo del bloque unionista.

Al final del pleno, los protagonistas de la crisis trataron de minimizar el impacto del choque mientras se relamían de sus heridas. La consellera de Presidencia, Elsa Artadi, aseguró que el Govern y los grupos que lo sujetan “están de acuerdo en tirar adelante con la legislatura”. Desde la prisión de Lledoners, el presidente de ERC, Oriol Junqueras, pidió vía Twitter “preservar la mayoría independentista” y no “ponerla en riesgo”.

El presidente del grupo de ERC, Sergi Sabrià, lamentó que el independentismo haya perdido votaciones, pero dijo que hay “una fórmula que funciona”, que es la utilizada por Junqueras y Romeva, “que han votado sin aceptar su suspensión”. Desde el entorno de Torrent subrayaron que si JxCat quiere que vuelva a haber mayoría independentista solo hace falta que Puigdemont, Sànchez, Turull y Rull remitan los escritos que preveían la resolución aprobada por el pleno de la semana pasada, que les permitía designar a un miembro de su grupo para que ejerza sus funciones. En cambio, JxCat culpa a Torrent y a ERC de echarse atrás del acuerdo de mínimos sellado el pasado jueves para permitir el voto delegado y lamentan que el presidente del Parlament se haya “plegado” a las “presiones” del Supremo. La debilidad parlamentaria puede convertir en un calvario estos próximos meses para el soberanismo mientras no consensúen un acuerdo de mínimos, incluso antes de la sentencia del procés.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Estado

ir a Estado »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120