Belleza por más tiempo a través del maquillaje permanente

El centro de estética Teringel destaca los resultados de la micropigmentación para mejorar cejas, ojos, labios, areolas y hasta disimular cicatrices implantando pigmentos en la epidermis

Itziar Acereda - Miércoles, 10 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 12:35h

Sesión de maquillaje permenente para mejorar las cejas

Sesión de maquillaje permenente para mejorar las cejas (Jose Sampedro )

Galería Noticia

Sesión de maquillaje permenente para mejorar las cejasA través de la micropigmentación se puede conseguir un ojo almendradoCristina Marín, directora de Teringel, flanqueda por sus profesionales

LA micropigmentación es una especialidad enmarcada en el campo de la estética, cuyo fin es embellecer, corregir o mejorar determinados rasgos de la anatomía corporal tanto masculina como femenina. Surge así una forma inmediata de embellecer a la persona sin tener que pasar por el quirófano. Tal y como explica la directora del centro de estética Teringel Belleza, Cristina Marín, consiste en “implantar pigmentos a nivel epidérmico”. Y su duración, como la propia palabra indica, es “permanente, si bien se va aclarando con el paso de los años, dependiendo del sistema inmunológico de la persona”. En Teringel, la micropigmentación se lleva a cabo, previo diagnóstico, en una sola sesión que dura aproximadamente dos horas. Además, un mes después, sus profesionales supervisan el resultado por si hiciera falta un retoque. Resulta una técnica indolora, apta para todo el mundo, ya que no hay contraindicaciones. “Únicamente en el caso de personas que hayan tenido tratamientos con quimioterapia, deberán dejar pasar el tiempo que el oncólogo les paute para poder hacérsela”, especifica Cristina Marín. Ello con la garantía de utilizar pigmentos naturales, hipoalergénicos y de origen mineral. 

APLICACIÓN A la vista de los atractivos resultados, actualmente recurren al maquillaje permanente tanto hombres como mujeres. Cada cual, según su interés, opta por la micropigmentación en cejas, ojos, labios, areolas o cicatrices, que son las zonas donde más se aplica. En las cejas, en concreto, se recurre a esta técnica por la falta de pelo total o parcial, por enfermedades, depilaciones con pinza de forma repetitiva, o por la edad. “Hay quienes también optan por la micropigmentación porque, aunque tengan pelo en las cejas, la forma de estas no es laadecuada. Y en este caso lo hacen para embellecer”, detalla la directora de Teringel. En los labios sirve para corregir asimetrías, disimular arrugas y efectos de la edad, porque con los años, se vuelven más finos. En cuanto a los ojos, con la micropigmentación se consigue el ansiado ojo almendrado, considerado el más bonito estéticamente hablando. “Es el que a todo el mundo le gustaría tener y se puede lograr haciendo las correcciones oportunas”, resalta Cristina Marín. 

En relación con las areolas, se pigmenta la zona cuando ha habido pérdida de pigmentación debido a cirugías estéticas, como el aumento o elevación de mamas, por ejemplo. La micropigmentación ofrece, asimismo, resultados muy favorecedores de cara a disimular cicatrices. Se trata de micropigmentaciones especiales, llamadas paramédicas, al utilizar aparatología específica para ello. Y se hacen sobre todo en la cara y a veces en el cuerpo.

DIFERENCIAS La micropigmentación y el microblading tienen sus diferencias, con ventajas considerables a favor de la primera, de acuerdo con las profesionales de Teringel. Frente al microblading, que solo se puede hacer en las cejas a través de una técnica manual consistente en un trazado pelo a pelo que puede durar uno o dos años, en Teringel Belleza optan por la micropigmentación, realizada mediante un dermógrafo –aparato eléctrico que implanta unos pigmentos a nivel epidérmico–. Entre sus ventajas figuran la de poderse hacer también en otras partes como ojos, labios o areolas... y una duración mucho mayor, de cinco años como mínimo. “Y de ahí hasta 20 años, en función de factores epidérmicos y del sistema inmunológico”, argumentan en Teringel Belleza. 

CON HISTORIA Entre las técnicas que recurren a implantar pigmentos en la piel para embellecer la imagen personal, el tatuaje común fue pionero. Con al menos 8.000 años de historia, ha ido evolucionando a través de los tiempos con nuevos procedimientos. Por su parte, la micropigmentación, tal y como la conocemos hoy en día, se remonta al año 1850. En esta época ya se utilizaba esta técnica para disimular las cicatrices y marcas de nacimiento. Y desde la Segunda Guerra Mundial, se consideraba el procedimiento ideal para dar color a las cejas, labios y párpados.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120