Historias de... Edorta y Javier

Daiquiris, mojitos y también... txakolis

Arrastrados por su pasión por la investigación y la literatura, Javier Muñoz y Edorta Jimenez han ido tras la conexión vasca de Hemingway para rastrear sus huellas en Euskadi

Por Concha Lago Fotografía de Ruben Plaza - Martes, 9 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:00h

El periodista navarro Javier Muñoz y el escritor de Mundaka Edorta Jimenez.Fotografía de Ruben Plaza

El periodista navarro Javier Muñoz y el escritor de Mundaka Edorta Jimenez.Fotografía de Ruben Plaza

Galería Noticia

El periodista navarro Javier Muñoz y el escritor de Mundaka Edorta Jimenez.Fotografía de Ruben Plaza

LO de Javier Muñoz y Edorta Jimenez fue amor a primera vista. “Congeniamos desde el primer momento. Tuvimos feeling y vimos que podíamos hacer cosas juntos”, cuenta el escritor mundakarra Edorta Jimenez que coordina junto al periodista navarro el proyecto Territorios Hemingway.Los dos coincidían en que el escritor estadounidense es el cemento que une el eje Euskadi-Iparralde-Nafarroa-La Rioja porque es un territorio que llevaba en la sangre. ¿Pero qué impulsó a este navarro y este vizcaino a seguir las huellas de Hemingway? “La recuperación de su memoria y sacar la momia del panteón que cerraron a cal y canto los franquistas que ofrecieron de él una imagen absolutamente falsa”, explica Jimenez que desgrana la atracción que ejerce el personaje sobre él. “Me fui dando cuenta de que las biografías oficiales no habían hecho hincapié en la relación que había tenido con la lengua y la cultura vasca. Hay cosas fascinantes ocultas, como que fue en Bilbao donde prácticamente escribió sus últimas líneas”, afirma, asegurando que ha profundizado en el escritor, conocido por su vinculación con Cuba e Iruñea, por motivos sentimentales e ideológicos y para combatir las mentiras sobre su figura.

Se adentró por la conexión de Hemingway con Bizkaia, y en concreto con Mundaka, que fue muy intensa a través de su íntimo amigo, Andrés Untzain. “Empecé por su amistad con el cura de Mundaka, pero luego he descubierto un Hemingway que sabía, y mucho, de Iparralde y Hegoalde, de Bermeo... Y estos últimos años, Javier y yo hemos averiguado lo mucho que sabía también de Gernika. De hecho, habló en Estados Unidos de una manera muy valiente en el congreso de escritores norteamericanos y citó la destrucción de Gernika”. Es tanta la fascinación que el escritor suscita en Jimenez, que este ha viajado varias veces a Estados Unidos y “he visitado dos veces el pueblo donde murió y el cementerio... y he estado varias horas en la casa en la que se suicidó”.

Javier Muñoz tenía la gran duda de “por qué se había centralizado tanto la figura de Hemingway en Iruñea cuando realmente habla siempre de la cultura vasca. Además me chirriaba cómo lo había vendido el marketing de la época como un borrachuzo inestable. Pero leyendo biografías llegamos a la conclusión de que amaba Euskadi y venía a disfrutar de las gentes. Aquí hizo muchos amigos. Además mantuvo amistad toda la vida con el marinero bilbaino Juan Duñabeitia, el pintor José María Uzelay y los pelotaris Patxi Ibarlucea y Félix Areitio. Aquí se sentía muy cómodo y no solo en Sanfermines. Por ejemplo en Donostia terminó de escribir Fiesta”, afirman estos vascos, que con este trabajo llevan ya muchos meses girando como estrellas del rock.

Una gran labor de investigación y documentación que ha derribado leyendas. “Tenemos un premio Nobel que es parte de nuestra cultura y se le ha maltratado. Él en Cuba tenía sobre la mesa el escudo de Euskal Herria porque llevaba dentro el sentimiento vasco. Rebuscando hemos encontrado mucho material mas allá del marketing salvaje del toro y las mujeres”, aclara Muñoz. “Y demostramos que es un personaje fundamental para poner en valor este territorio. Lo que pasa es que estuvo censurado muchos años por ser republicano y en la Educación nunca ha entrado como un mito cultural literario”.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Qué mundo

ir a Qué mundo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120