Ricardo BarkalaAutoridad Portuaria de Bilbao

“Creo que hay un clamor para reivindicar un mayor grado de autonomía en la gestión de los puertos”

Tras muchos años de servicio público ligado a la administración local, Ricardo Barkala ha sido designado presidente de la Autoridad Portuaria de Bilbao

Una entrevista de Xabier Aja - Martes, 9 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Ricardo Barkala. Concejal de Obras y Servicios del Ayuntamiento de Bilbao.

Ricardo Barkala. Concejal de Obras y Servicios del Ayuntamiento de Bilbao. (Oskar González)

Galería Noticia

Ricardo Barkala. Concejal de Obras y Servicios del Ayuntamiento de Bilbao.

BILBAO- Ricardo Barkala (Portugalete 1955) es el nuevo presidente de la Autoridad Portuaria de Bilbao. El que fuera, entre otros cargos, director de Lan Ekintza entre 1991 y 2003, y concejal y teniente de alcalde del Ayuntamiento de Bilbao bajo la batuta del Partido Nacionalista Vasco, hace unos meses fue propuesto para presidir la mayor instalación portuaria de Euskadi. Barkala, capitán de la marina mercante, vuelve 30 años después a una labor ligada a su formación profesional, y no oculta que presidir el Puerto de Bilbao “me hace mucha ilusión. Estoy muy agradecido por el hecho que hayan pensado en mí para esta responsabilidad. La verdad es que ya podía estar totalmente jubilado por mis años de cotización como marino pero este trabajo me llena plenamente”.

A Ricardo Barkala le toca capitanear el mayor puerto vasco en unos momentos en los que tras la grave crisis de 2008 se respira bonanza económica y en los que están en marcha importante proyectos de inversión.

La actividad en un puerto suele ser un buen reflejo de la marcha de la economía. ¿Cómo se presenta el cierre del ejercicio 2018?

-Las expectativas son buenas. Tenemos ya datos cerrados de los ocho primeros meses del año y se han movido unos 23,7 millones de toneladas de mercancías. Esto representa un crecimiento del 7%, por encima de la marcha de la economía. De cara al cierre del ejercicio esperamos un crecimiento en torno al 5% en el Puerto de Bilbao hasta los 36 millones de toneladas, en línea de lo previsto. Por supuesto, si todo sigue su curso normal y no hay sobresaltos especiales en el horizonte en forma de nuevas medidas proteccionistas en el comercio u otras. Podemos decir que 2018 va a ser un año bueno para la actividad portuaria. De cara al inicio de 2019, las empresas que operan en el puerto nos transmiten perspectivas de un crecimiento moderado favorecido porque hay tráficos nuevos que irán cogiendo velocidad de crucero y apuestas como las de Cosco en Noatum. Los entornos más dinámicos están en Asia y pensamos que de la mano de una firma china como Cosco se va a poder captar más mercados y esperamos poder contar con alguna línea de largo alcance nueva y consolidar otras con Norteamérica y Sudamérica.

¿Qué modelo de puerto es el que se quiere desarrollar en Bilbao de cara al futuro?

-Como se está viendo por la evolución de los últimos años, la apuesta es clara por un modelo mixto comercial-industrial. Cada día se están instalando más proyectos industriales tipo Lointek, Haizea Wind etc, porque en la economía globalizada actual estar a pie de muelle es una ventaja logística importante. Si tenemos en cuenta que el País Vasco apuesta por un modelo de desarrollo en el que se pretende potenciar la industria de manera que alcance el 25% del PIB, un impulso a la logística es clave para aumentar la competitividad. Tener un puerto que facilite las importaciones y las exportaciones es fundamental. Pero para poder ofrecer esta alternativa industrial en los muelles, que fue una decisión bien tomada en su momento por los anteriores responsables del puerto, hace falta terrenos disponibles y en la actualidad tenemos una tasa del ocupación del 87%, por encima de la media de los puertos del Estado.

Ganar espacio en los muelles para propiciar la implantación de nuevas industrias pasa por realizar nuevas inversiones.

-Sí, y además muy importantes. El próximo ejercicio el esfuerzo inversor será notable y ahí está como ejemplo la obra del espigón central cuya primera fase esperamos que esté finalizada para finales de 2019. Esta ampliación dejará unos 334.000 metros cuadrados disponibles para nuevas actividades. En total cuando esté culminado el proyecto serán unos 600.000 metros cuadrados. Con ello conseguiremos que la tasa de ocupación de superficie baje al 77%, con lo que habrá espacio disponible.

¿Hay interés empresarial por situarse en el puerto?

-Ya existen contactos de empresas que quieren analizar las posibilidades reales que puedan darse pero todavía es todo muy prematuro. Necesitamos crear un puerto de calidad, flexible, barato, que sea una herramienta para la actividad empresarial, para su competitividad y para el desarrollo del País.

¿Al existir mayores espacios en el puerto es factible poder optar a captar nuevos tráficos, por ejemplo coches, o se evita para no tener roces con Pasaia?.

-Lo primero quiero dejar claro que ni entiendo ni entenderé que alguien diga que estamos en guerra con Pasaia o con Santander, por ejemplo. Sí hay empresas que se han acercado para ver las posibilidades. Nosotros lo que hacemos es mejorar nuestros servicios, ampliar las superficies disponibles, hacer más flexibles los procesos, todo ello para ser lo más competitivos posible y, por tanto, lo más atractivo. Las decisiones de mover las mercancías por un puerto u otro las toman las empresas en función de sus intereses logísticos, de sus costes, de los servicios etc. El puerto siempre está abierto a captar nuevos tráficos y si Bilbao es atractivo por costes, servicio, etc las empresas se acercarán.

Un elemento que ayuda a ganar competitividad es disponer de unas tarifas adecuadas. ¿Seguirán repercutiendo en el cliente la buena marcha económica del puerto?

-Sí. La idea es que si hay beneficios con la actividad, una vez realizadas las amortizaciones de las inversiones, y se pueden rebajar las tarifas, se haga de manera que las empresas usuarias de las instalaciones portuarias se beneficien y pueden mejorar su competitividad.

En julio ya rebajamos la T3 en un 10% para trasladar los beneficios a los clientes para que el manejo de la tonelada en puerto será más barato. De cara al primer semestre de 2019 algún margen queda para hacer algo vía bonificaciones por lámina de agua etc. Sí nos gustaría que hubiese más margen de maniobra con las tarifas porque nosotros confiamos en nosotros mismos y en nuestra competitividad. Las distintas tarifas inciden en ello pero no nos olvidamos que estamos en un momento de fuertes inversiones y estas hay que pagarlas. Vamos a invertir 61 millones de euros en 2019 y nos situaremos en la cresta del endeudamiento, siempre dentro de unos márgenes prudentes y delimitados. Todo ello es mérito de mis antecesores. Pero hay que buscar un equilibrio entre reducción de tasas, captación de tráfico y generar los recursos para hacer frente a las inversiones. Obviamente se construye el espigón central para poder captar más tráficos y tener nuevos ingresos.

En Europa la gestión de los puertos no está centralizada como en España. ¿Es partidario de que la gestión portuaria se acerque más al territorio?.

-Dejando claro la lealtad absoluta con la organización actual y recordando que los vascos los compromisos que asumimos los cumplimos totalmente, no podemos dejar de mirar que, efectivamente como usted cita, en Europa, la organización de los puertos es totalmente diferente a la del Estado y no parece que funcione mal. Como recién llegado a este puesto sí me llama la atención el excesivo, en mi opinión, protagonismo del ente Puertos del Estado sobre las autonomías de las Autoridades Portuarias. Y esto no es política, los políticos sabrán lo que solicitan, cómo lo hacen etc, yo me refiero a la gestión económica pura y dura. Y esto no lo digo yo sólo, también lo dicen en Valencia o en Barcelona. Creo que hay un clamor en reivindicar un mayor grado de autonomía en la gestión de los puertos. Parece que en los últimos años ha habido una especie de recentralización de determinadas competencias. Dicho esto trabajaremos lo mejor posible dentro de los márgenes que tenemos con lealtad.

Un elemento clave para la competitividad de los puertos es la intermodalidad y ello supone contar con las mejores conexiones ferroviarias posibles.

-El transporte de mercancías por ferrocarril es sumamente importante para los puertos. A día de hoy, la conexión es suficiente pero si no movemos pieza a futuro estaremos mal porque es un ferrocarril con dos condicionantes importantes, y estas son que la conexión comparte vía con el transporte de pasajeros en un entorno interurbano y atraviesa núcleos muy poblados. Esto genera unas molestias notables. Por ello la variante sur ferroviaria es importante que se desarrolle aunque hoy estamos bien conectados todo apunta a que en el futuro va a seguir creciendo el tráfico de mercancías por tren y además con servicio las 24 horas del día con lo que ello supone.

¿Cuáles son sus objetivos al frente del Puerto de Bilbao?

-Me gustaría irme con todas las inversiones en curso finalizadas y con la variante sur ferroviaria en su primera fase en marcha. Querría un puerto más moderno y automatizado, ver cómo crece el tráfico y más empresas instaladas en las nuevas superficies.

Reforma de la estiba

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Economía

ir a Economía »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120