tras casi dos años de ausencia

La huella de la tricolor

Iribar, Irureta, Gorriz y Xabi Prieto recuerdan con DEIA sus experiencias con Euskadi, que vuelve a escena este viernes frente a Venezuela

Arkaitz Aramendia - Martes, 9 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Iribar, con Gorriz a su derecha, antes del partido que Euskadi jugó ante Bulgaria (4-0) en Atotxa en 1979.

Iribar, con Gorriz a su derecha, antes del partido que Euskadi jugó ante Bulgaria (4-0) en Atotxa en 1979.

Galería Noticia

Iribar, con Gorriz a su derecha, antes del partido que Euskadi jugó ante Bulgaria (4-0) en Atotxa en 1979.Xabi Prieto, ante el venezolano Evelio Hernández, en el partido que Euskadi jugó contra el combinado vinotinto en 2010 en San Mamés (3-1).Foto: EfeJavier Irureta, con la selección vasca, en Tallin.Foto: DEIA

Bilbao- Euskal Selekzioa, tras casi dos años de ausencia, volverá a escena el viernes en Medizorrotza. Lo hará, a partir de las 20.45 horas y con la ansiada oficialidad como meta, en un partido en el que medirá sus fuerzas contra Venezuela con el objetivo de lograr una importante victoria dentro y fuera del terreno de juego, habida cuenta de la necesidad de reenganchar a una afición que se espera acuda en masa al envite para apoyar a los hombres dirigidos por José Mari Amorrortu y Mikel Etxarri. La historia de la tricolor, no en vano, está marcada por el incondicional aliento de una hinchada de la que, a excepción de lo ocurrido en el último encuentro jugado en San Mamés en diciembre de 2016 ante Túnez, cuando apenas se dieron cita 15.000 espectadores, han podido disfrutar exjugadores de la talla de José Ángel Iribar (Zarautz, 1943), Javier Irureta (Irun, 1948), Alberto Gorriz (Irun, 1958) y Xabi Prieto (Donostia, 1983). Los cuatro, además de dejar su imborrable huella en la selección, recuerdan a la perfección el gran ambiente vivido en torno a cada choque y la emoción que supuso para ellos defender los colores del combinado vasco.

Iribar, quien al igual que Irureta ejerció como seleccionador después de formar parte como jugador del Euskadi 4-1 Irlanda de 1979 en la antigua Catedral, hace hincapié en que vestir la elástica de la tricolor en aquel partido fue “una ilusión cumplida” que se realizó además “dentro de un programa en favor del Euskera”. “Fue todo un éxito”, señala el Txopo, mientras que Irureta califica también como “muy emocionantes” los recuerdos relacionados con aquel encuentro, dado que “fue muy emotivo jugar en el regreso de la selección a los campos después de muchos años y ver San Mamés con tantas ikurriñas”. En calidad de exseleccionador, Iribar apunta que durante los dieciocho años que estuvo en el banquillo “cada partido era una ilusión y recuerdo sobremanera cuando después de muchos años salimos fuera para jugar en Venezuela en 2007. Fue un viaje entrañable, bonito y salió todo de maravilla. El partido fue además muy interesante, quizás de los mejores que hemos hecho y el ambiente fue extraordinario, con el campo lleno”.

Le relevó en el banquillo en 2011 Irureta, pero solo durante unos meses. El irundarra, a quien no se le ha olvidado la victoria lograda en mayo de ese mismo año en Estonia (1-2), salió del Athletic tras las elecciones a la presidencia del club y entendió que debía dejar la selección porque “me pareció más honesto que siguiera alguien vinculado al Athletic o a la Real como Etxarri”. Se fue, eso sí, con pena, como reconoce diecisiete años después. “Me dio pena, porque era muy emotivo ponerse esa camiseta o la indumentaria de seleccionador por todo lo que conlleva. A día de hoy conservo algún chándal y chamarras de entrenamiento de la selección que guardo y me pongo a veces”, resalta asimismo Irureta, quien subraya en relación al choque del viernes ante Venezuela que “hay que intentar recuperar estos partidos, porque son acontecimientos muy bonitos y la selección nacional tiene un gran nivel deportivo”.

“Me parece muy interesante que cada año se sigan jugando uno o dos partidos”, manifiesta Iribar, quien añade que seguir saltando al verde “es una manera de mantener encendida esa llama y, aunque sea puntualmente, reivindicar la oficialidad que queremos muchos vascos”. A las palabras del legendario exguardameta rojiblanco se abraza Gorriz, mítico exjugador de la Real Sociedad que defiende que “será difícil, pero nunca hay imposibles y siempre hay que seguir intentándolo, porque sería muy bonito conseguirlo”. El irundarra, que tuvo la oportunidad de fajarse con la selección de Euskadi en 1990 contra Rumanía en San Mamés (2-2), recuerda que “ellos tenían una selección muy buena y hubo un ambientazo increíble en el campo”. “Yo también estoy muy orgulloso de haber jugado aquel partido. Tengo la foto en casa con la camiseta verde de la selección y, aunque no era un partido oficial, el recuerdo que tengo es de un encuentro muy bonito”, reflexiona el propio Gorriz.

homenaje a xabi prietoMás cercana en el tiempo asoma la participación de Xabi Prieto con Euskal Selekzioa. El excapitán de la Real, que decidió colgar las botas al término de la pasada temporada, figura con un total de catorce partidos como el jugador que más veces ha defendido el escudo de la tricolor, motivo por el cual será homenajeado el viernes en Mendizorrotza y que le hace especial “ilusión”. “Siempre es bonito que se acuerden de uno y que te hagan un homenaje. Se agradece y quedará en el recuerdo, al igual que haber llevado el brazalete de la selección y haberla representado en momentos que siempre han sido muy especiales”, advierte Xabi Prieto, cuyos principales recuerdos con la selección corresponden al primer partido que jugó en Anoeta “delante de mi familia y de mis amigos cuando tenía 20 años” y a los envites disputados “fuera de Euskal Herria”.

“Nosotros no hemos llegado a poder jugar ningún partido oficial, pero ojalá que con trabajo e insistencia, los más jóvenes puedan disputar algún día partidos oficiales con la selección”, apunta el donostiarra, quien espera que el viernes se viva “un gran día” en Gasteiz. Lo mismo desean Gorriz, Irureta e Iribar, convencido de que no será necesario hacer un llamamiento especial a la afición para que acuda a Mendizorrotza a presenciar un partido en el que espera que el campo “se llene, haya un gran ambiente y se consiga la victoria”. “La gente de Gasteiz estará animada además después de que el Alavés ganara 1-0 al Real Madrid”, señala Irureta, persuadido de que “hay que seguir” buscando la oficialidad a corto y medio plazo, porque, en su opinión, “alguna vez se dará esa oportunidad de competir de manera oficial”;mientras que Gorriz incide en que “todos los partidos de la selección son importantes, porque si algún día se puede conseguir algo, es con el apoyo de todos y demostrando esa ilusión por ver jugar a Euskadi”.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120