el mercado laboral vasco avanza

La contratación indefinida apunta a un nuevo récord en Euskadi en 2018

Hasta septiembre se han firmado 12.000 contratos fijos más que en 2017 y se podría superar el máximo anual de 2006

Asier Diez Mon - Lunes, 8 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:00h

La reapertura del curso escolar ha impulsado el empleo fijo en la educación en septiembre.Foto: Oskar González

La reapertura del curso escolar ha impulsado el empleo fijo en la educación en septiembre.Foto: Oskar González

Galería Noticia

La reapertura del curso escolar ha impulsado el empleo fijo en la educación en septiembre.Foto: Oskar González

Bilbao- El mercado laboral vasco avanza con paso firme hacia un nuevo récord de contratación indefinida anual. Entre enero y septiembre se han suscrito 66.273 contratos fijos, 12.000 más que en el mismo periodo de 2017 y casi 36.200 más que en los nueve primeros meses de 2012, el peor año de la crisis en este capítulo. Al ritmo actual, la economía vasca cerrará este curso cerca de las 80.000 contrataciones indefinidas y tiene al alcance de la mano superar el anterior récord, marcado en 2006 con 79.809 empleos sin fecha de caducidad.

Con algunos matices, como es el caso de la irrupción del empleo indefinido a tiempo parcial, el mercado laboral vasco avanza hacia su normalización. Ese cambio de tendencia respecto a los sobresaltos de la crisis se percibe por ejemplo en la proporción de contratos fijos y temporales. Un 9% de los empleos que se han generado en lo que va de año tenía carácter indefinido, que es el porcentaje que había justo antes del estallido de la recesión.

Durante la crisis, el trabajo fijo tocó suelo en 2011, cuando supuso solo un 6% de los contratos firmados. Esa fase negativa se ha prolongado incluso durante los primeros años de la recuperación y el año pasado se alcanzó un discreto 7,7%. De ahí la importancia de la evolución actual, que sin dejar de tener algunas sombras permite mirar el futuro con cierto optimismo.

Así lo destacan el presidente del Consejo Económico y Social (CES) vasco, Francisco José Huidobro, y el secretario general del Consejo de Relaciones Laborales (CRL) de Euskadi, Borja de la Sota, que han analizado para DEIA el repunte de los contratos indefinidos en los nueve primeros meses del año.

Los datos hechos públicos el pasado martes por el Servicio Público de Empleo Estatal (Sepe), relativos a septiembre, ofrecen una visión general de la contratación, si bien no bajan al detalle de la distribución sectorial. Sin embargo, el análisis de la evolución hasta agosto sitúa a la cabeza de la creación de empleo indefinido al sector servicios, que por su volumen siempre es el más dinámico. La mejoría de la contratación fija ha tenido continuidad en septiembre en segmentos del sector terciario como la educación, uno de los motores del empleo en otoño por la reapertura del curso escolar.

Con todo, una buena parte de los contratos en el sector terciario tiene como objetivo cubrir las necesidades de la industria, que tiene una incidencia indirecta cada vez mayor en el mercado laboral a través de los servicios avanzados que genera la digitalización, lo que se suma a las tradicionales actividades que rodean a las fábricas. La construcción, por su parte, lleva ya dos años generando empleo estable.

Lucha contra el fraude

Una vez consolidada la recuperación, la suma de los tres grandes sectores económicos permite el avance general de la contratación indefinida, que además se ve impulsada por otros factores. Entre ellos, según explica desde el CRL Borja de la Sota, sobresale la cruzada de la administración contra el fraude en los contratos indefinidos.

“Al margen de las conversiones forzadas por la Seguridad Social, muchas empresas no están esperando a que llegue la inspección y están regularizando la situación de sus plantillas”, subraya. El CRL también ha detectado un incremento en las contrataciones indefinidas en el ámbito de las start-ups. Las bonificaciones asociadas al lanzamiento de nuevas actividades empresariales -reducciones en las cotizaciones e indemnizaciones a coste cero- facilita la generación de empleo estable en ese ámbito y los negocios emergentes no se lo piensan dos veces a la hora de abrir la puerta de sus plantillas al personal especializado que necesitan.

Hay otras cuestiones con más sombras, como es el caso del incremento en la contratación indefinida a tiempo parcial, que supone casi un tercio de los contratos indefinidos firmados hasta septiembre, cuando antes de la crisis no alcanzaba el 20% del total.

El Gobierno vasco ha abierto un frente para vigilar los abusos en este capítulo y está revisando este tipo de empleo para evitar su utilización cuando no esté plenamente justificada. Sin embargo, más allá del uso irregular de la figura de la jornada a tiempo parcial, Borja De la Sota considera que es una modalidad contractual que “ha llegado para quedarse”.

Por un lado está la conciliación familiar, cada vez hay más trabajadores que piden una reducción de jornada para estar más tiempo con sus hijos. Pero además también hay actividades laborales que por sus características específicas no requieren de una jornada completa y el empresario apuesta por una distribución limitada del tiempo de trabajo.

Por su parte, el presidente del CES, Francisco José Huidobro, destaca que la evolución es positiva tanto en la contratación indefinida como en la temporal, y que desde el inicio de la recuperación se percibe una dinámica más favorable en el ámbito del empleo fijo.

“La contratación indefinida creció en 2017 con mayor intensidad que la temporal por tercer año consecutivo y todo parece indicar que en 2018 esta tendencia se va a mantener. Esto supone un avance en la buena dirección y regresar a ratios de contratación indefinida anteriores a la crisis”, afirma Huidobro.

Con todo, el presidente del CES llama la atención sobre las tasas de temporalidad, que “continúan siendo muy elevadas y afectan de manera especial al colectivo femenino, que también se ve especialmente afectado por el empleo a tiempo parcial no deseado”.

En esa línea destaca que en 2017 más de la mitad de los contratos firmados por mujeres en Euskadi lo fueron a tiempo parcial, mientras que en el caso de los hombres fueron uno de cada cuatro.

“Estos aspectos no invalidan la evolución favorable del mercado de trabajo en Euskadi, aunque merecen, a juicio del CES, la atenta consideración de todos los agentes económicos y sociales”, indica el máximo responsable del organismo sociolaboral vasco.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Economía

ir a Economía »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120