La identidad digital de los menores

Por Alex Rayón - Domingo, 7 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Identidad digital de los menores

Galería Noticia

Identidad digital de los menores

Madres y padres. Hermanos y hermanas. Abuelas y abuelos. Tíos y tías. Y así un largo etcétera de personas reproducen una rutina cada vez más preocupante: sacar una fotografía a un familiar menor y subirla a Facebook, Instagram o enviarla por WhatsApp. Aún es peor cuando esta fotografía (especialmente para los recién nacidos) se envía a todos los contactos del teléfono móvil. Es un gesto que cuesta muy poco hacerlo (tres o cuatro golpes de pulgar), pero que puede llegar a tener unas consecuencias preocupantes. Veamos.

El 4 de febrero de 2004, nace Facebook. Twitter, el 21 de marzo de 2006. Haciendo matemáticas básicas, se concluye rápidamente que están empezando a ser mayores de edad niños y niñas que nacieron o eran muy pequeños cuando sus padres comenzaron a usar estas herramientas sociales. Y muchos nos preguntamos si podrán reiniciar su identidad digital.

Supongo que es una pregunta que no solo me la estaba haciendo yo. Estos días, se está tramitando en el Congreso de los Diputados la futura Ley Orgánica de Protección de Datos y de Garantía de Derechos Digitales. Uno de los puntos que recoge esta propuesta de Ley es el derecho al olvido cuando los datos de alguien resulten “inadecuados, no pertinentes o excesivos” con el paso del tiempo. Es decir, un olvido digital, entre otros, para los menores. Y es que cuando subimos imágenes, vídeos e incluso mensajes de texto de los niños y niñas estamos desarrollando su identidad digital. Una huella que quedará ahí. Muchas de las redes sociales comerciales anteriormente citadas, hacen público el contenido por defecto. ¿Sabes que las fotografías de tu hijo o hija las podría estar viendo cualquiera? Hasta la fecha, la ley establece que se debe solicitar el consentimiento a madres, padres o tutores. Sin embargo, la ética nos lleva la conversación a otros terrenos: ¿qué opinarán los menores cuando se hagan mayores?, ¿afectarán estas imágenes a su proceso de socialización?, ¿estaremos contribuyendo a que pronto puedan tener problemas de ciberbullying (acoso por redes sociales) o grooming (engaño a menores ganándose su confianza)?

Debe llegar un momento en el que exista el derecho a la identidad digital efectiva de los niños e, incluso, que para determinadas situaciones exista el ‘derecho al olvido’ sobre publicaciones pasadas

Los datos en GoogleUna de las cuestiones que muchas veces la sociedad ignora es que el gran buscador de nuestra era (Google), indexa todo contenido digital que localiza y que crea que puede ser de interés para sus mercados publicitarios. Imaginaos la industria de juguetes. Son los primeros que estarán encantados de comprarle a Google espacios publicitarios para tratar de vender sus productos y servicios a padres y madres.

Más allá incluso de la ley o la ética, cabe reflexionar sobre otro elemento. Si nuestros hijos ven desde pequeños cómo se les puede fotografiar sin ningún tipo de consentimiento por su parte, ¿qué pensarán cuando se hagan mayores?, ¿sacarán ellos igualmente fotografías a cualquiera?, ¿se acostumbrarán a que cualquiera les saque una fotografía? (como ya sucede).

Como ven, no he hecho hasta el momento más que plantear interrogantes. Sin embargo, creo que debe llegar un momento en el que exista ese derecho a la identidad digital efectiva desde pequeños. E, incluso, que para situaciones como las citadas arriba exista el derecho al olvido. Trascender más allá del derecho al honor actual, y que se incluyan aspectos de privacidad y de protección de datos de carácter personal.

Este fenómeno se produce dentro de una desindividualización creciente. Es una de las consecuencias de la pertenencia a un grupo: cuanto más grande es éste (el gran Internet), más acusados son los comportamientos desindividualizados. Se diluye la identidad personal, y pensamos que estamos en un grupo de confianza donde solo nuestros amigos y amigas perciben lo que subimos. Este supuesto anonimato, no solo no existe, sino que incluso puede generar efectos perversos de esa gente que sí tiene claro cómo funciona Internet y los procesos de creación de identidades digitales.

La huella digital de nuestros hijos e hijas es de ellos y ellas.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Internet y ciencia

ir a Internet y ciencia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120