110 aniversario

B de Bilbao y E de éxito

Había expectación por comprobar cómo había quedado el renovado Bellas Artes, que acaba de cumplir 110 años. Ayer se abrió al público con la exposición ‘El alfabeto del Museo’ y todos coincidieron: A, de arte, B de Bilbao y E de éxito

Un reportaje de Maite Redondo - Domingo, 7 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Numeroso público acudió ayer a contemplar las más de 350 obras de la colección permanente del Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Numeroso público acudió ayer a contemplar las más de 350 obras de la colección permanente del Museo de Bellas Artes de Bilbao. (Oskar González)

Galería Noticia

Numeroso público acudió ayer a contemplar las más de 350 obras de la colección permanente del Museo de Bellas Artes de Bilbao.Más de 350 obras de la colección permanente se distribuyen en las 21 salas del renovado edificio antiguo dialogando con las letras del alfabeto. Fotos: Oskar Gonzalez

HA cambiado una barbaridad. Según hemos entrado, nos ha dado una gran sensación de amplitud”. Ana Etxeandia y su hija Arrate Aginaga no quisieron dejar pasar ni un solo día para visitar la exposición ABC. El alfabeto del Museo, comisariada por Kirmen Uribe, que inauguraba las recién reformadas salas del edificio antiguo. “Teníamos muchas ganas de ver cómo ha quedado el museo, hemos venido el primer día que se ha abierto al público. Hemos notado mucha diferencia. Soy diseñadora de interiores y me he dado cuenta enseguida de que han cambiado muchísimas cosas en las salas. Muchos cuadros ya los habíamos visto, pero ahora hay tanta luz que parecen totalmente diferentes. Además, al cambiar en el suelo el mármol oscuro por la madera de roble le da un aspecto mucho más moderno. Al ser un entorno tan homogéneo, tan dulce, tan pacífico, resalta mucho más el cuadro;los estores tamizan la luz, pero permiten que se vea el exterior, con lo que ha ganado en visibilidad”, explica entusiasmada esta diseñadora de interiores que se notaba que estaba disfrutando realmente con la visita por el Bellas Artes.

A su lado, su hija Arrate, de 13 años, que confesó que le gustaría ser artista, sostenía el catálogo-ensayo que ha publicado el museo sobre la exposición. “La forma que ha tenido Kirmen Uribe de presentar las obras por letras y mezclar los estilos es muy divertida, cambia la forma de verla. Todavía no he leído ninguna de sus novelas, pero viendo esta exposición, seguro que lo haré”, explica.

Ayer, era habitual ver a los visitantes con el libro que el museo ha editado con apoyo de BBK con motivo de la exposición, que incluye los textos que el autor de Ondarroa ha escrito para el recorrido, acompañados por reproducciones de las obras de arte. Hasta el 5 de noviembre al adquirir una entrada por 10 euros, se regala este ensayo literario-artístico realizado por Kirmen Uribe.

Eva Solana y Lourdes Arrizabalaga de Gasteiz dejaron el libro en la taquilla, “pero nos lo llevaremos luego para leer y seguir disfrutando más tiempo de la exposición en casa”. Nos las encontramos observando con detenimiento el cuadro Bertsolaris de Zubiaurre. Eva Solana confesó que es asidua al museo, “suelo venir a muchas exposiciones temporales y también aprovecho para hacer visitas a la colección permanente. El edificio antiguo ha ganado en luz y amplitud, se disfruta más viendo las obras. En estos momentos, no sabría decir qué ha cambiado. ¿El suelo? Antes era de mármol negro, ¿no? Me gusta que hayan puesto la madera y hayan ganado altura los techos. Se nota, es más ligero, da otra sensación”, explica.

“La exposición es fantástica, el abecedario como hilo conductor es un gran acierto”, señala Lourdes Arrizabalaga. Tras su visita al Bellas Artes acudieron al Guggenheim para ver la colección Thannhauser: “La verdad nos apetece más que la de Joana Vasconcelos”, confesaron .

A Gemma Buen y Amador Villamía, que vinieron desde Donostia para ver ambos museos, nos los encontramos observando los detalles de Los intelectuales de mi aldea,de Morquillas. “Suelo venir también muy a menudo. ¿Qué me parece la nueva imagen y la exposición? Es un modelo muy rompedor, es como si fuera otro museo, otra exposición”, exclamó Amador.

María Luisa y María Candelas Arribas se toparon de repente con La condesa de Noailles,de Zuloaga,su cuadro preferido de la pinacoteca en la sala D, de deseo carnal. Estas hermanas de Bilbao, que viven desde hace años en Santander, aprovechan siempre que pueden para visitar el museo de su niñez. “Nos encanta cómo ha quedado, es totalmente diferente a cómo lo vimos la vez pasada. Muchos cuadros ya los conocíamos, pero otros son nuevos para nosotras. Los han debido sacar de los fondos del museo”.

Jacqueline y Keyneth llevan varios minutos sentados en la sala R, de retratos, imaginando quiénes eran esos personajes que parecen escaparse de sus cuadros. Vienen de Dallas (Texas) y cuando se les pregunta por su impresión del museo no lo dudan. “Sorprendente. ¿El museo está de celebraciones? Sinceramente, felicidades. No pensábamos encontrarnos con nada así. Especialmente esta sala de retratos”.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Cultura

ir a Cultura »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120