Víctor grita libertad

Retegi Bi perdió tras encajar una tacada de nueve tantos yendo 13-17

Igor G. Vico - Domingo, 7 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Víctor golpea con la izquerda ayer en el Labrit. Mikel Saiz

Víctor golpea con la izquerda ayer en el Labrit. Mikel Saiz

Galería Noticia

Víctor golpea con la izquerda ayer en el Labrit. Mikel Saiz

Bilbao- El Cuatro y Medio de 2017 fue un gran soporte para la moral de Víctor Esteban, al que únicamente unos tantos separaron de entrar en las semifinales. Se la tuvo que jugar contra Oinatz Bengoetxea, mal rival en una negociación. El leitzarra fue impenitente. Aun así, su buena imagen le abrió las puertas del Parejas, donde no encontró su mejor juego. Asegarce tampoco tuvo piedad y le apartó del torneo. Fue un golpe en una modalidad que se caracteriza por dar tiempo a los artistas. Al ezcarayense le afectó. Tanto que, en el Manomanista, tras ir venciendo de modo brillante a Julen Retegi (14-21), los fantasmas le acosaron, se derrumbó y el eratsundarra remontó in extremis. El riojano reconoció entonces, en vísperas del verano, que estaba atrapado en ese episodio.

La providencia quiso que el sorteo del Campeonato Eusko Label del Cuatro y Medio volviera a poner al riojano y al navarro en la misma mesa para merendar dentro la jaula. Era el momento de olvidar. Los jugosos cuartos de final saben a gloria. Es el objetivo de todos los pelotaris que no son cabeza de serie. Si bien Julen realizó una primera parte de partido de ensueño -en una eliminatoria dura, con muchos pelotazos y pocos boquetes, perpetrada por un material “bajo”, según apostilló Víctor-, el de Ezcaray fue el que acabó gritando libertad. Fue tras ir perdiendo 17-13 y transitar a remolque toda la eliminatoria, sin tener opciones de encontrar un pelotazo violento que le pusiera en ventaja. Víctor aulló al concluir la revuelta mirando al techo. Dio un salto. Hambre lobuna. Se le quebraron las cuerdas vocales al remontar el enfrentamiento y reencontrarse en el espejo, donde quedó patente que no es frágil a contracorriente. Se lo creyó. A veces es necesaria la fe, una caprichosa compañera de viaje, que aparece y desaparece como el Guadiana. La virtud del de Asegarce fue recomponerse cuando pintaban bastos, sin huecos, sin hacer daño a un gran restador como Julen, que sacó ventajas con dejadas milimétricas. Se amoldó al juego a bote de un partido vibrante. Camaleónico, con el traqueteo, se vino arriba. ¡Libre!

Duración: 56:20 minutos de juego.

Saques: 1 de Retegi Bi (tanto 3) y 4 de Víctor (tantos 12, 13, 21 y 22).

Faltas de saque: Ninguna.

Pasas del Cuatro y Medio: Ninguna.

Pelotazos: 285 pelotazos a buena.

Tantos en juego: 9 de Retegi Bi y 10 de Víctor.

Errores: 8 de Retegi Bi y 7 de Víctor.

Marcador: 0-1, 1-1, 3-1, 3-2, 4-2, 4-3, 6-3, 6-4, 8-4, 8-7, 11-7, 11-8, 14-8, 14-10, 15-10, 15-13, 17-13, 17-17 y 17-22.

Botilleros: Ejercieron de botilleros Jon Apezetxea (con Julen Retegi) y José Ángel Balanza ‘Gorostiza’ (con Víctor Esteban).

Apuestas: Se cantaron posturas de salida de 100 a 90 a favor de Víctor.

Incidencias: Partido correspondiente a los octavos de final del Campeonato Eusko Label del Cuatro y Medio de la LEP.M disputado en el frontón Labrit de Iruñea. Buena entrada.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Pelota

ir a Pelota »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120