liberbank oviedo 77-82 bilbao basket

Un primer paso notable

El Bilbao Basket, que tuvo todo a su favor para resolver en el tiempo reglamentario, vence en la prórroga impulsado por sus pívots


Jon Larrauri - Domingo, 7 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Edu Martínez lanza a canasta por encima de Víctor Pérez. Reportaje fotográfico: La Nueva España

Edu Martínez lanza a canasta por encima de Víctor Pérez. Reportaje fotográfico: La Nueva España

Galería Noticia

Edu Martínez lanza a canasta por encima de Víctor Pérez. Reportaje fotográfico: La Nueva España

Bilbao- Nadie dijo que la LEB Oro fuera a ser un camino de rosas. En una competición en la que se juega con el cuchillo entre los dientes, a pico y pala, sin hacer prisioneros, etiquetas como la de exACB o la de favorito al ascenso son papel mojado. No valen para nada. Que se lo digan al Betis o al Palma, plantillas de campanillas que el viernes regresaron con el rabo entre las piernas de sus visitas a Huesca y Lleida, respectivamente. En la LEB Oro, sea quien sea el rival, no se gana sin bajar del autobús, sobre todo a domicilio. Se trata de una competición de mono de faena, alejada de pasarelas y alfombras rojas.

Por lo visto ayer en el efervescente Pumarín, el Bilbao Basket ha entendido el nuevo ecosistema que le toca vivir. El conjunto vizcaino supo adaptarse al medio, remó contra corriente cuando fue necesario y, en un duelo en el que su rendimiento fue de menos a más, arrancó un notable botín del feudo del Liberbank Oviedo, equipo serio, compacto y dañino, sobre todo en su cancha. A los hombres de negro les tocó sufrir para acabar grabando en el luminoso el 77-82 hasta el punto de que tuvieron que recurrir a una prórroga en la que Javi Salgado puso el candado a la contienda anotando los cuatro últimos puntos. Los de Álex Mumbrú, debutante en los banquillos en partido oficial, tuvieron la oportunidad de resolver la cita sin llegar al tiempo extra, pero jugaron con fuego hasta el punto de no andar lejos de acabar en la Unidad de Quemados. Mandaban por 66-72 a 2:45 del final, pero los de Javi Rodríguez igualaron con dos triples. La última bola, con cinco segundos en el reloj, fue bilbaina, pero Salgado falló un triple de ocho metros cuyo rechace capturó Osvaldas Matulionis, quien de manera increíble falló una bandeja sin oposición.

Su debut en la segunda categoría del baloncesto estatal demostró que armamento no falta en un Bilbao Basket que salió victorioso de Pumarín pese a su pírrico 16% (3 de 19) en triples, su gran virtud en pretemporada. Supo sobreponerse también a las flojas hojas de servicio de Jaylon Brown, impreciso, Iván Cruz, superado por un notable Matti Nuutinen, y Matulionis, ya que Salgado y Thomas Schreiner brillaron en el papel de suministradores -ocho asistencias cada uno- y Kevin Larsen, con 19 puntos, y Ben Lammers, con 14, brillaron como finalizadores. Cada uno con sus características -notable el danés al poste bajo, soberbio el estadounidense finalizando continuaciones y jugando por encima del aro-, los pívots bilbainos aterrorizaron la pintura ovetense, en la que Oliver Arteaga también hizo daño para los locales.

De menos a más El duelo arrancó con los dos equipos acumulando más fallos que aciertos, pero los anfitriones encontraron pronto una magnífica tabla de salvación en el lanzamiento de tres puntos de la mano de Geks y, sobre todo, Nuutinen, quien enchufó tres seguidos desde posiciones frontales. Así, el 12-4 a 5:34 de la conclusión del primer cuarto llevó a Mumbrú a cambiar estrategias e identidades en cancha. La decisión de cargar el juego ofensivo sobre Larsen ofreció buenos dividendos, pues el danés no tuvo rival en el poste bajo y permitió que el conjunto bilbaino no se desconectara. La entrada en pista de Salgado mejoró la fluidez del juego ofensivo, pero el seis de siete en triples y la entrada en escena de Arteaga, superior a Lammers en las distancias cortas, permitió a los locales cerrar el primer acto con ventaja (22-18). Pese a que el pívot ovetense seguía haciendo daño, los hombres de negro fueron poco a poco cogiéndole mejor el pulso a la contienda tanto en ataque como en defensa. La entrada de Edu Martínez en escena ofreció al Bilbao Basket una nueva vía de suministro de puntos junto a la de Larsen, por lo que la igualada a 33 puntos se hizo real a 2:53 del ecuador. Sin embargo, el cuadro anfitrión no se vino abajo y aprovechó un par de personales evitables de su rival para amagar con cerrar el segundo cuarto con un peligroso 43-37 antes de que Brown, con un triplazo sobre la bocina del descanso, enfriara un poco los ánimos de Pumarín.

En la reanudación, fue el Oviedo el que pegó primero, pero varias fantásticas conexiones entre Salgado y Lammers y dos tiros libres de Justas Sinica pusieron por primera vez al Bilbao Basket por delante en el luminoso (45-46) a 7:02 de la conclusión del tercer cuarto. El choque entró en una fase de intercambio de golpes. El Oviedo fue perdiendo precisión desde la larga distancia, pero los de Mumbrú no acababan de tener la continuidad suficiente para romper el partido. Sin embargo, el 66-72 a 2:45 del final parecía un buen colchón de seguridad para alcanzar con victoria la meta, pero a los visitantes les faltó templanza -Salgado y Schreiner acumularon demasiados errores-, Nuutinen y Geks empataron con dos triples (72-72) y la doble oportunidad en la jugada final no cristalizó en canasta. Tocaba alargar la agonía cinco minutos más, en los que el Bilbao Basket supo imponer su veteranía y calidad. Un triple de Víctor Pérez colocó un fugaz 77-76, pero una canasta de Sinica y cuatro puntos de Salgado finiquitaron el encuentro.

dos más uno

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Baloncesto

ir a Baloncesto »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120