No habrá rescate

Euskadi y el Estado podrían entrar en La Naval junto a un inversor principal

No habrá rescate, pero los gobiernos vasco y español proponen ser accionistas minoritarios una vez superada la quiebra

Adrián Legasa - Sábado, 6 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:01h

La draga ‘Vox Amalia’, antes de abandonar el astillero de Sestao en dirección a Santander.

La draga ‘Vox Amalia’, antes de abandonar el astillero de Sestao en dirección a Santander. (Borja Guerrero)

Galería Noticia

La draga ‘Vox Amalia’, antes de abandonar el astillero de Sestao en dirección a Santander.

Bilbao- La Naval volvió a ser ayer protagonista del debate político al hacerse un hueco en el pleno del Parlamento Vasco. Ante las interpelaciones de EH Bildu y Podemos al Gobierno vasco para que rescate el astillero con dinero público, el lehendakari, Iñigo Urkullu, dejó claro que no habrá ayudas mientras la empresa no salga de la quiebra. Lo que sí puede ocurrir es que, una vez aparezca un inversor privado dispuesto a sacar al astillero del concurso de acreedores, los ejecutivos vasco y español aporten capital como accionistas minoritarios. Una fórmula que sí cabe dentro de los márgenes de la normativa europea y que, respetando los tiempos, contribuiría a facilitar el despegue del nuevo proyecto.

La solicitud de liquidación ha acelerado los acontecimientos en el astillero de Sestao y ha forzado a las instituciones a dar pasos para evitar el cierre. El administrador concursal ha avisado de que a La Naval le queda menos de un mes de vida, por lo que lograr un acuerdo con Van Oord para terminar la draga Vox Alexia y poder tomar aire desde el punto de vista económico sigue siendo la prioridad. A ello están dedicando ya sus esfuerzos tanto el administrador concursal como los gobiernos vasco y español, trabajos que se intensificarán la semana que viene.

Según ha podido saber este periódico, en los últimos días ha habido contactos a múltiples bandas, incluyendo al propio armador holandés. El administrador concursal, el Ministerio de Industria y el departamento vasco de Desarrollo Económico tienen previsto reunirse la próxima semana para afinar una postura común que trasladar a Van Oord de cara a lograr que el armador se sienta cómodo y vuelva a depositar su confianza en el astillero vizcaino.

Hasta ahora la naviera holandesa ha mostrado resistencias a volver a firmar la construcción de la draga, aunque también es verdad que ha evitado romper las negociaciones y que en su día dio su compromiso de continuar la relación con Sestao. Por otro lado, habrá que ver qué efecto tiene la entrada en la ecuación del Gobierno español a raíz de la reunión mantenida el jueves por varios mandatarios del Ministerio de Industria con los trabajadores.

Salvar la draga antes de que termine el mes es la prioridad, pero a partir de ahí se abre otro frente si cabe más complicado como es lograr inversión privada para reflotar el proyecto. Desde el comité y algunos partidos de oposición se plantea el rescate público como la mejor solución, pero a día de hoy está claro que ese camino está descartado. Rechazó esa vía el Ministerio de Industria el jueves y ayer el lehendakari volvió a mostrarse tajante al respecto.

“Es una empresa en crisis y no podemos actuar con ayudas de tipo financiero en una situación de estas características por normativa europea”, zanjó Urkullu en la Cámara Vasca, a la que acudió una representación de la plantilla del astillero.

participación minoritariaAun así, sí está sobre la mesa de los gobiernos de Gasteiz y Madrid la posibilidad de entrar en el accionariado de La Naval siempre que en la liquidación aparezca ese inversor principal que apueste por la construcción de barcos y saque a la compañía del concurso. “Vamos a ser capaces de buscar un inversor privado o varios que tengan un plan que permita reflotar esa empresa y vamos a convertir con ellos”, explicó Tapia.

Las condiciones son que ese inversor quiera hacer camino junto a la administración y que el porcentaje del accionariado en manos públicas sea inferior al 50%. La cuestión es dar con ese grupo interesado en invertir, algo complicado pero no imposible como se ha visto en procesos similares como el de Vicrila o el de CEL. Al margen de la entrada en el capital, una vez saneada Lakua pondrá a disposición de La Naval los correspondientes incentivos habituales como por ejemplo las ayudas de I+D.

Tanto la consecución de la draga como el respaldo de la administración ayudarían a generar un escenario atractivo para posibles compradores. Aunque no han trascendido nombres, hay empresas que han mostrado interés incluso han visitado las instalaciones del astillero.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Economía

ir a Economía »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120