acoge a más de sesenta socios

Un oasis de felicidad en el Casco Viejo

El txoko Uri-Zarra acoge a más de sesenta socios que casi todos los días de la semana disfrutan de la mutua compañía y de verdaderos manjares de reyes

Por Aner Gondra - Viernes, 5 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Miembros del txoko Uri-Zarra posan rodeando a su presidente, Eduardo Sáez de Lafuente.Fotografía José Mari Martínez

Miembros del txoko Uri-Zarra posan rodeando a su presidente, Eduardo Sáez de Lafuente.Fotografía José Mari Martínez

Galería Noticia

Miembros del txoko Uri-Zarra posan rodeando a su presidente, Eduardo Sáez de Lafuente.Fotografía José Mari Martínez

EL corazón del Casco Viejo palpita cada día gracias a rincones como el que se esconde en plena calle De la Torre. Una sobria fachada envuelve el refugio de 65 socios que han encontrado en las risotadas sinceras y en la buena gastronomía la fórmula para ser un poquito más felices cada día. Se trata del txoko Uri-Zarra, un oasis al que jamás alcanzarán los problemas del trabajo, las diferencias políticas o cualquier otra minucia que intente restarle brillo a una cuadrilla de amigos.

Eduardo Sáez de Lafuente es el presidente del txoko y entra en el local saludando a la quincena de hombres que hay diseminados por diferentes corrillos. Se asoma a la cocina, se deja contagiar por los olores de las cazuelas y acepta un cachito de pan que pellizca lo que podría ser el trocito de beicon más delicioso del planeta. Una vez acomodado en una mesa, explica a DEIA qué tienen en común todos los socios de su txoko: “Somos de diferentes cuadrillas, pero estamos todos interconectados, porque para ser socio te tiene que avalar otro socio. Así se van ampliando las amistades. Yo invito a uno y ese le invita a otro... La mayoría son de Bilbao, pero hay gente de Portugalete, otro que vive en Bermeo e incluso hay un guipuzcoano que vive en Bilbao”.

El objetivo principal de Uri-Zarra es organizar comidas, cenas y catas de todo tipo. Pero, ¿a quién le toca cocinar? “En cada cuadrilla siempre hay alguno que cocina más, los que le echan una mano y los que, como no saben cocinar, recogen la mesa o la ponen”, aclara Eduardo. “Siempre hay alguno que se intenta escaquear, pero normalmente todo el mundo colabora y ayuda”. El presidente asegura que no suele haber quejas hacia los cocineros. “Se les mete alguna puya, pero nada serio”, matiza: “La gente es agradecida. Además, hay buenos cocineros”.

Carrilleras, bacalao, chipirones... Son algunos de los platos estrella que destacan entre un extenso abanico de ejemplos de comida tradicional. “Cualquier excusa es buena para hacer una buena comida o cena”, cuenta Eduardo. De hecho, en el txoko hay jaleo casi todos los días de la semana. Tal vez los lunes y martes la cosa flojea un poco, pero de miércoles a domingo no hay descanso. “Y el día estrella es el jueves”.

Los días en los que hay un buen partido del Athletic, por ejemplo, se nota que hay otro salseo. “Aquí han venido a comer presidentes de Osasuna, Sporting, Alavés, Real…”, confiesa el presidente de Uri-Zarra, “son bien recibidos, porque cuando pasas por la puerta tu ideología, tu religión o tu trabajo hay que dejarlos fuera y entrar con otra mentalidad. Aquí hay que compartir y disfrutar”.

Es decir, en el txoko hay ciertos tabúes. O por lo menos, los ha habido hasta hace poco... “Según los puristas, lo que no se podía tocar en el txoko era la religión y la política”, admite Eduardo Sáez de Lafuente, “de la religión, por suerte o por desgracia, la gente ya pasa un poquito, y de política se intenta hablar lo menos posible. Más que nada, para no discutir y que no se generen malos rollos”.

Y allí se queda el presi con un coro de amigos y varios manjares burbujeando en las cazuelas. Ya solo queda un pequeño poteo por el Casco Viejo antes de volver a ese oasis de felicidad que es Uri-Zarra. Está por ver cuándo se retirarán los comensales: “No hay hora límite. Allá cada uno si madruga o no madruga. Está insonorizado pero, eso sí, se pide no molestar a nadie”.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Qué mundo

ir a Qué mundo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120