Críticas de cine

‘Aprendiendo a vivir’, entre el querer y el deber

El cineasta israelí Matan Yair presenta su ópera prima, en la que también firma el guion

Un reportaje de Frank Martín - Viernes, 5 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El cineasta israelí Matan Yair presenta su ópera prima, en la que también firma el guion

El cineasta israelí Matan Yair presenta su ópera prima, en la que también firma el guion

Galería Noticia

El cineasta israelí Matan Yair presenta su ópera prima, en la que también firma el guion

Asher, un joven conflictivo, se divide entre continuar sus estudios o trabajar en el negocio familiar de su padre

Llega a las salas comerciales Aprendiendo a vivir, la ópera prima del cineasta israelí Matan Yair, que también firma el guion de la historia. En su debut en el mundo del largometraje de ficción, presenta una historia con cierta moraleja, que ahonda en la adolescencia y las dudas, miedos y retos que plantea el tener que elegir el futuro de uno mismo. Y enfrentarse a ello.

El protagonista de Aprendiendo a vivir es Asher, un joven de 17 años, muy impulsivo y con un gran temperamento, que está atravesando una difícil etapa en el instituto. Además, mientras que su padre Milo le insta a trabajar en el negocio familiar de andamiaje, su profesor de literatura Rami quiere que se centre en sus estudios para conseguir un futuro mejor. Dividido entre lo que quiere y lo que debe hacer, una repentina tragedia le hará decantarse por uno de los caminos y poner a prueba su madurez.

Relación paterno-filialEl peso de la tradición y la importancia de la familia cobran peso protagonista en la historia, cuyo hilo conductor coquetea también con las relaciones paterno-filiales, ya que Asher todavía mantiene respeto hacia su padre -de hecho, es la única persona a quien parece temer-, pero no termina de conectar con él y no comparte sus expectativas.

En cambio, las clases con Rami parecen ser el único lugar donde el protagonista no pierde los estribos, pero la relación con su maestro no es la más correcta. Todo ello resultado, al fin y al cabo, de una ausencia de confianza y entendimiento que provocarán que Asher deba madurar por su cuenta y prácticamente a marchas forzadas y obligadas. E incluso la propia realización lo remarca, ya que Matan Yair coloca la cámara sobre su principal personaje y no se aleja de él, ofreciendo siempre su punto de vista y perspectiva.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120