Homosexuales de Kenia, ante la Justicia

La judicialización de la libertad sexual lleva al Supremo a sentenciar sobre una película con protagonistas lesbianas

Un reportaje de Oskar Epelde - Viernes, 5 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:01h

LA judicialización por la que han apostado los gais y lesbianas kenianos es premonitoria de cambios a corto plazo y los miembros de la comunidad no ocultan su preocupación ante la posibilidad de que puedan ser cambios a peor. Hasta ahora han sido triunfos provisionales pero siguen sin dar su brazo a torcer los abogados del Estado y otros que también se enfrentan a sus causas. La Comisión Nacional de Derechos Humanos de Gais y Lesbianas logró una sentencia favorable para poderse inscribir en el registro de asociaciones, sin las máscaras habituales que hasta ahora emplean las organizaciones de gais y lesbianas, pero la sentencia ha sido recurrida y sus efectos suspendidos.

La prohibición se basa en que la película ‘Rafiki’ es un elogio al lesbianismo, por lo que atenta contra los valores morales kenianos

La semana pasada otra jueza dictó un auto de suspensión de la orden del Consejo de Clasificación de Películas de Kenia (KFCB) que había prohibido la película Rafiki al considerarla un elogio al lesbianismo que atenta contra los valores morales kenianos. La película se ha exhibido finalmente durante los últimos siete días en las salas de cine de Nairobi, el tiempo justo para que pueda optar a ser seleccionada para los Oscar, pero el próximo lunes la prohibición de KFCB vuelve a entrar en vigor hasta que se celebre el juicio en noviembre. El presidente de la KFCB, Ezekiel Mutua, afirma repetida y rotundamente que lucharán hasta el final para resistir según sus palabras “a la agenda occidental de normalizar la homosexualidad” que aseguran haber constatado en el largometraje de Waniru.

El otro litigio sub iudice es la petición de despenalización de las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo. El juicio está pendiente del señalamiento de la fecha para la sentencia. El jueves, el abogado Charles Kanjama, representando a iglesias cristianas, exigió veinte minutos para “contextualizar” la reciente sentencia del Tribunal Supremo de la India que despenaliza las relaciones homosexuales, sentencia que el abogado demandante remitió por escrito al tribunal en el último momento. Finalmente los jueces recordaron al abogado de las iglesias su derecho de réplica aunque esto hizo que el señalamiento de la fecha quedara pospuesto al mes que viene. Para los gais y lesbianas, los dos artículos del código penal en cuestión son el primer escollo que impiden el avance de sus derechos como minoría. ¨Ser gay en Kenia no es ilegal, lo que es ilegal es el acto, pero la mayoría de la gente no entiende qué es lo que está criminalizado. Por eso recurrimos a los tribunales¨, dice Kelvin Washiko el coordinador de Kenya Gay Trust. Esta ONG de ochenta miembros, creada en el 2006 y que aún sigue disfrazada jurídicamente, canaliza apoyo a gais chantajeados. Aunque ser gay no sea ilegal, la gran mayoría de ellos tienen miedo a perder lo que tienen si su orientación sexual queda expuesta en su entorno cercano. “Los gaymen tienen miedo de denunciar los chantajes a la policía para no acabar en el juzgado o salir en la prensa” explica Kelvin: “tenemos una bonita constitución, tenemos un tren de alta velocidad pero tenemos también un largo camino que recorrer para el reconocimiento de nuestros derechos¨. Además de todo, la victoria en los tribunales no está asegurada ni a medio plazo. Tanto en el ámbito de las organizaciones como a nivel personal, los gais y lesbianas en Kenia tienen una cobertura y premisas que les permiten operar aunque sea enmascarados en apariencias, y asumen que eso que tienen en Kenia está actualmente en riesgo si pierden los juicios y vienen después legisladores dispuestos a acabar con las fisuras por las que navegan.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Mundo

ir a Mundo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120