DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
compromisos pactados

El PNV retirará su apoyo a Sánchez si no cumple lo pactado

  • Andoni Ortuzar le recrimina que revise los compromisos que ya cerró con Rajoy
  • Sánchez genera incertidumbre por su falta de avances y los rumores sobre un adelanto, que dejaría todo en el aire

Míriam Vázquez - Miércoles, 3 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:00h

El lehendakari Iñigo Urkullu junto al presidente del PNV, Andoni Ortúzar, durante el comienzo del Alderdi Eguna.

El lehendakari Iñigo Urkullu junto al presidente del PNV, Andoni Ortúzar, durante el comienzo del Alderdi Eguna. (EFE)

Galería Noticia

El lehendakari Iñigo Urkullu junto al presidente del PNV, Andoni Ortúzar, durante el comienzo del Alderdi Eguna.

bilbao- Las palabras de la portavoz del Gobierno español, Isabel Celaá, han actuado como la gasolina sobre el fuego y han provocado que el PNV acabe pronunciando una advertencia que no quería proferir. Los jeltzales, los socios más leales y menos problemáticos de Pedro Sánchez, amagaron ayer con abandonar a su suerte al presidente y retirarle su apoyo si no da un impulso a los compromisos pactados. Después de que Celaá ignorase el primer aviso de Andoni Ortuzar y lo acusara de victimismo por decir que la paciencia del PNV se está agotando, el presidente de la ejecutiva jeltzale elevó el tono, aclaró que “va en serio”, y dijo que, si Sánchez no cumple, su partido se sentirá “liberado de cualquier compromiso”, según declaró en Radio Euskadi. Aclaró que puede dejarlo caer en la próxima votación o la próxima reprobación a un ministro.

Si el PNV se sintiera liberado de los compromisos, supondría que no diera estabilidad a la legislatura, una advertencia que no es pólvora mojada teniendo en cuenta la debilidad de Sánchez por su ajustada mayoría (con Unidos Podemos, PDeCAT, ERC y el PNV suma 178 escaños, tan solo dos por encima de la mayoría absoluta), los problemas de gestión interna de esos respaldos (con la presión de algunos grupos para que el nacionalismo catalán rompa la baraja), y el constante acoso de PP y C’s desde la oposición, que no dejan de pedir la reprobación de los ministros. Este enfrentamiento llega en plena negociación de los Presupuestos estatales para el próximo año, que son claves para que continúe la legislatura hasta 2020. Además, el PNV ha sido hasta ahora el socio más leal de Sánchez, y su pérdida lo dejaría muy tocado.

ruido de eleccionesEl PNV fue con diferencia el socio que mayor riesgo corrió con su respaldo a la moción de censura contra Mariano Rajoy, porque tenía una vía de interlocución productiva con el expresidente español, que se tradujo en un acuerdo presupuestario para rebajar la tarifa eléctrica a la industria vasca y un calendario sobre el Tren de Alta Velocidad. Además, fuentes jeltzales revelan que Rajoy cerró un compromiso para ceder la competencia de las autopistas A-1 y A-68 poco antes del desalojo, de manera que no es del todo cierto que no hiciera ningún gesto sobre competencias. Pedro Sánchez se comprometió personalmente con Andoni Ortuzar a respetar todo lo pactado entre el PP y el PNV, para que el temor a perder ese paquete no lo alejara de la moción de censura. El PNV apoyó la votación y no se arrepiente porque no le quedaba otra, con Rajoy solo e inmóvil. Cuatro meses después de que arrancara la legislatura, los jeltzales ven cómo lo acordado con Rajoy está siendo objeto de revisión por parte de Sánchez, lo que supone una bofetada al PNV tras el riesgo que asumió.

Sánchez intenta renegociar las inversiones y, en paralelo, no se ha reunido la Comisión Mixta para concretar ningún traspaso, ni hay un calendario con las 37 competencias pendientes sobre la mesa. Además, tampoco se está sintiendo demasiado vinculado por lo que pactó un compañero de filas, el expresidente Zapatero. Antes de que llegara el adelanto electoral de 2011, tenía preparado un paquete competencial sobre los ferrocarriles, las autopistas y el fondo que paga los salarios en las empresas en quiebra (Fogasa). Solo falta la firma, pero Sánchez no da el paso y ha planteado una oferta a la baja sobre las dos líneas de ferrocarril donde el Constitucional ha reconocido la competencia vasca. Sobre las autopistas, ofrece negociar el tramo Burgos-Armiñón de la A-1, y no la A-68. Celaá remató el descontento jeltzale el lunes con unas declaraciones displicentes en las que hablaba de “victimismo” jeltzale.

Todo ello, en un clima de inestabilidad política azuzada por el acoso del PP y Ciudadanos a Sánchez y la tensión en Catalunya, que alimentan la posibilidad de un adelanto electoral que aborte la legislatura y deje en el aire cualquier compromiso con los jeltzales. De hecho, no se puede descartar que el propio Sánchez esté cubriéndose las espaldas por si tiene que convocar elecciones, y que esté demorando los acuerdos por si lo penalizan en una cita con las urnas. En este contexto, el PNV está elevando la presión para que Sánchez cumpla lo pactado cuanto antes, y ayer aclaró que no es una mera escenificación. Ortuzar preguntó al Gobierno español qué pruebas quiere. “¿Qué quieren? ¿Que en la próxima votación votemos que no? ¿Que en la próxima vez que haya un intento de reprobación a un ministro o a una ministra les digamos que no? Entonces, va a ser muy tarde”, avisó. “O espabilan, o nosotros nos sentiremos liberados de cualquier compromiso”, añadió.

“Cosas que con el PP estaban hechas, que solo había que llevarlas al Boletín Oficial del Estado, no están siendo llevadas al Boletín Oficial, y se nos intenta reabrir la negociación. Cosas que creíamos superadas, que tienen consignación presupuestaria, tarifas eléctricas... Están buscando las vueltas. Los dos traspasos que tendríamos que haber tenido de las vías férreas por orden del Tribunal Constitucional, ni siquiera por un acuerdo político, han venido con dos propuestas de decretos malos para el autogobierno vasco. ¿Cómo no vamos a estar enfadados?”, se preguntó.

Josu Erkoreka, en su papel de portavoz de un Gobierno vasco de coalición con el PSE y con el consejero socialista Iñaki Arriola sentado a su lado, tuvo que quedarse con la parte buena: después de “muchos años” sin sentarse a hablar de competencias, “es posible hacer ofertas y contraofertas”. “Eso es lo que ponemos en valor”, dijo, aunque reconoció que la propuesta sobre las líneas de tren Basurto Hospital-Ariz e Irauregi-Lutxana-Barakaldo no es aceptable.

La calle opina

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Euskadi

ir a Euskadi »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120