a 8.000 años luz de distancia

Dos científicos detectan por primera vez una luna fuera del Sistema Solar

"Este sería el primer caso de detección de una luna fuera de nuestro sistema solar", asegura el profesor Kipping

EP - Miércoles, 3 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 20:03h

Imagen de la Luna.

Imagen de la Luna. (PIXABAY)

Galería Noticia

Imagen de la Luna.

Dos astrónomos de la Universidad de Columbia aseguran haber reunido pruebas contundentes, utilizando los telescopios espaciales Hubble y Kepler --ambos de la NASA--, de la existencia de una luna orbitando un planeta gigante gaseoso a 8.000 años luz de distancia, fuera del Sistema Solar.

MADRID. En un artículo publicado este miércoles en la revista 'Science Advances', los científicos Alex Teachey y David Kipping informan de que la detección de una candidata a exoluna, es decir, lunas que orbitan planetas en otros sistemas estelares, es algo inusual debido a su gran tamaño, comparable con el diámetro de Neptuno. Estas lunas gigantescas no existen en el Sistema Solar, donde se han catalogado casi 200 satélites naturales.

"Este sería el primer caso de detección de una luna fuera de nuestro sistema solar", asegura Kipping, profesor asistente de astronomía en Columbia. "Si se confirma con observaciones de seguimiento del Hubble, el hallazgo podría proporcionar pistas vitales sobre el desarrollo de los sistemas planetarios y podría hacer que los expertos revisasen las teorías de cómo se forman las lunas alrededor de los planetas", explica.

Al buscar exolunas, los investigadores analizaron datos de 284 planetas descubiertos por Kepler que estaban en órbitas comparativamente amplias, con periodos de más de 30 días, alrededor de su estrella anfitriona. Las observaciones midieron el oscurecimiento momentáneo de la luz de las estrellas cuando un planeta pasó frente a su estrella. Los investigadores encontraron una instancia, en 'Kepler 1625b', que tenía anomalías intrigantes. "Vimos pequeñas desviaciones y bamboleos en la curva de luz que llamaron nuestra atención", recuerda Kipping.

Los resultados de Kepler fueron suficientes para que el equipo utilizara Hubble para estudiar intensamente el planeta, obteniendo datos cuatro veces más precisos que los de Kepler. Los investigadores monitorearon el planeta antes y durante su tránsito de 19 horas a través de la cara de la estrella. Después de que terminara, Hubble detectó una segunda disminución, mucho menor, en el brillo de la estrella, 3,5 horas más tarde, consistente con "una luna que sigue al planeta como un perro que sigue a su dueño con una correa", según describe Kipping. Sin embargo, las observaciones programadas de Hubble terminaron antes de que se pudiera medir el tránsito completo de la luna.

Además de esta caída en la luz, Hubble proporcionó evidencia de apoyo para la hipótesis de la existencia de la luna midiendo el hecho de que el planeta comenzó su tránsito 1,25 horas antes de lo previsto. Esto es consistente con el planeta y la luna que orbitan un centro de gravedad común (baricentro) que causaría que el planeta se tambalee desde su ubicación prevista. "En una civilización extraterrestre que observa el tránsito de la Tierra y la Luna, el Sol notaría anomalías similares en el tiempo del tránsito de la Tierra", compara Kipping.

¿UN SISTEMA CON DOS PLANETAS?

Los investigadores señalan que, en principio, esta anomalía podría ser causada por la atracción gravitatoria de un hipotético segundo planeta en el sistema, aunque Kepler no encontró evidencia de planetas adicionales alrededor de la estrella durante su misión de cuatro años.

"Una luna compañera es la explicación más simple y natural para el segundo descenso en la curva de luz y la desviación de la órbita", afirma el autor principal, Teachey, miembro graduado de la NSF en astronomía en Columbia.

Se estima que la luna tiene solo un 1,5 por ciento de la masa de su planeta compañero, que a su vez se estima en varias veces la masa de Júpiter. Este valor está cerca de la relación de masa entre la Tierra y su luna. Pero en el caso del sistema Tierra-Luna y el sistema Plutón-Caronte --el más grande de los cinco satélites naturales conocidos del planeta enano--, se presume que una colisión temprana con un cuerpo más grande ha despedido material que luego se unió en una luna. 'Kepler 1625b' y su satélite, sin embargo, son gaseosos, no rocosos, y, por lo tanto, tal colisión puede no conducir a la condensación de un satélite.

Las exoneraciones son difíciles de encontrar porque son más pequeñas que su planeta compañero y por lo tanto su señal de tránsito es débil;también cambian de posición con cada tránsito porque la luna está en órbita alrededor del planeta. Además, los planetas candidatos ideales que albergan satélites están en grandes órbitas, con tiempos de tránsito largos e infrecuentes. En esta búsqueda, la luna del tamaño de Neptuno habría estado entre las más fáciles de detectar por primera vez debido a su gran tamaño.

El planeta anfitrión y su luna se encuentran dentro de la zona habitable de la estrella solar masiva ('Kepler 1625'), donde las temperaturas moderadas permiten la existencia de agua líquida en cualquier superficie planetaria sólida. "Sin embargo, se considera que ambos cuerpos son gaseosos y, por lo tanto, no son adecuados para la vida tal como la conocemos", valora Kipping.

Las búsquedas futuras se centrarán en planetas del tamaño de Júpiter que estén más lejos de su estrella que la Tierra del Sol. Solo hay un puñado de estos en la base de datos de Kepler. El próximo Telescopio Espacial James Webb de la NASA podría realmente "limpiar" la búsqueda satelital, según dice Kipping, lo que permitiría ver lunas realmente pequeñas.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Internet y ciencia

ir a Internet y ciencia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120