Álex Mumbrú entrenador del bilbao basket

“Hablar de ascenso está muy bien, pero hay que demostrarlo en la cancha”

Álex Mumbrú se estrena como entrenador con tanta ilusión como responsabilidad y con la confianza en que su pasado como jugador le ayudará a llevar la nave a buen puerto

Una entrevista de Roberto Calvo - Martes, 2 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Álex Mumbrú. Fotografía de Juan Lazkano

Álex Mumbrú. Fotografía de Juan Lazkano

Galería Noticia

Álex Mumbrú. Fotografía de Juan Lazkano

bilbao- Se hace raro hablar con usted como entrenador del Bilbao Basket.

-La única diferencia es que antes en Miribilla entraba al vestuario de jugadores y ahora entro a un despacho. Pero ya he dicho otras veces que era algo que tenía asimilado hace tiempo y por eso creo que me he metido pronto en el papel.

¿Qué pesa más ahora mismo, la responsabilidad o la ilusión por una nueva etapa?

-Siento mucha ilusión, pero al mismo tiempo mucha responsabilidad que me parece muy bonita porque supone comandar un proyecto que es de la gente, de la marea negra, de Miribilla, de Bilbao y de Bizkaia y porque supone hacer entender a los jugadores los valores del Bilbao Basket y lo que significa llevar esta camiseta.

En este paso que ha dado, ¿cuáles son las principales dificultades? ¿Cuánto ha tenido que cambiar su mentalidad?

-Tienes que cambiar, sobre todo, tu idea del trabajo diario. Como jugador vienes, entrenas y te vas a casa. Nosotros, el cuerpo técnico, pasamos muchísimas más horas. Pero es algo que tenía asumido. Para que las cosas funcionen hay que trabajar.

El otro día hablaba de la importancia que han podido tener los buenos resultados de la pretemporada para enganchar a la gente.

-Lo que es importante es que la gente tenga ilusión, en la LEB Oro o en la categoría que sea, que le guste el equipo, que vea que los jugadores luchan, se ríen en la pista, disfrutan, hacen un juego alegre… Creo que esto es lo más importante y ganar lo que hace es mejorar el estado de ánimo y tener ganas de seguir compitiendo.

¿Y para usted también es importante ganar en estos primeros pasos?

-Claro, que el equipo funcione es bueno. Pero yo intento hacer mi trabajo lo mejor que sé y que puedo, lo más honestamente posible, y a lo mejor los que tenían dudas de si era o no capaz de hacer este trabajo tienen menos. Ahora puede haber más tranquilidad en ese aspecto.

Habiendo sido cocinero antes de fraile, ¿se ha apoyado en algún exjugador que sea ahora entrenador para pedir información o consejos?

-En los últimos años he hablado de baloncesto y de otras cosas en charlas interminables con muchos entrenadores. Con muchos de los que me han entrenado tengo buena relación. Como lo tenía en la cabeza, es algo que he ido adquiriendo poco a poco.

Los jugadores del Bilbao Basket se sienten a gusto con Álex Mumbrú de entrenador. Quizás esperan que usted se ponga en su lugar.

-Cuando empiezas te puede faltar la experiencia de otros entrenadores, eso está claro. Pero desde la mayor humildad hay que seguir trabajando. Un entrenador de un equipo cadete de barrio puede tener más experiencia que yo, pero tengo claro cuál es mi trabajo. Haber sido jugador te ayuda a saber las cosas que funcionan y las que no, lo que te gusta y lo que no, porque las has hecho como jugador. Eso te permite intuir y anticipar aquellas cosas en las que el jugador se puede sentir cómodo y lo que hay que hacer tácticamente con el equipo que tenemos para que estén a gusto jugando.

¿Cuáles son las mayores fortalezas de este Bilbao Basket?

-Aún no sé si son, pero deben ser defender fuerte, como equipo, para poder correr. En ataque queremos un juego alegre y vistoso, un día estaremos más acertados y otro menos, pero dependerá todo de la defensa, controlar el rebote y correr. Luego, trataremos de buscar las virtudes de cada jugador porque no creo en eso de que haya jugadas que valgan para todos. Cada jugador debe tener las posibilidades de explotar sus habilidades en aquel lugar donde se siente más a gusto.

¿Una de las claves de la temporada puede ser cómo reaccionen el club y el equipo a las dificultades?

-Sí, puede haber lesiones, toquemos madera, están las ventanas FIBA, puede haber alguien que rinda peor de lo esperado… Pero lo fundamental es que sepamos reaccionar a las derrotas. Hay equipos que llevan muy bien perder y son capaces de seguir trabajando igual y otros que se vienen abajo. Esto será importante verlo. Pero sí tengo claro que la única manera de sobreponerte a los problemas es que el equipo esté por encima de todo.

La palabra ascenso está rondando al equipo en las últimas semanas. ¿Es algo real?

-Bueno, entiendo que la gente piense así, que los periodistas tengan esa pregunta y que los jugadores se manifiesten así, pero antes de nada hay que trabajar duro. Hablar está muy bien, pero hay que demostrarlo en la cancha. Que las cosas salgan en la cancha está bien, pero hay que seguir trabajando para que sigan saliendo y para mejorar. No nos podemos quedar con que hemos ganado en pretemporada porque el equipo tiene que seguir evolucionando. Hay que trabajar duro cada día, abstraernos de lo que la gente opine de nosotros para hacer lo que tenemos que hacer. De eso va a depender lo que hagamos en el futuro. Hay que darse cuenta de que tenemos once jugadores nuevos, cuerpo técnico nuevo, gente alrededor nueva… El club quiere tener un nuevo armazón y hay que cohesionarse. De la mano de Rafa (Pueyo) hemos intentado hacer los fichajes adecuados para lo que queríamos jugar y ahora hay que tratar de juntar todo.

Todo el baloncesto que ha jugado ha sido en la ACB. Ahora empieza como técnico en la LEB. ¿Su manera de ver el juego encaja en la nueva competición?

-El baloncesto es baloncesto en todas partes. Yo me he fijado mucho en la LEB, conocía jugadores y durante el verano hemos hecho ese trabajo de ver lo que se hace en la LEB. Hay entrenadores que llevan muchos años en la categoría y pueden salir con cierta ventaja, pero nosotros creemos firmemente que lo que hacemos puede dar resultados en la LEB.

Si hablamos de favoritos, podemos citar a varios.

-Sí, hay varios equipos potentes. Va a ser una de las más competidas de los últimos años. Ahora hay ascensos y descensos y ha hecho que todo el mundo espabile. Hay equipos que se han reforzado bien, otros han elevado su presupuesto y todos quieren competir al máximo. Hay varios con potencial para estar arriba. Es bueno que esto sea así, que todos compitan por algo mejora el baloncesto.

Ha hablado de Javi Salgado. Su papel dentro del equipo esta temporada es muy importante.

-Lo es porque es un valor, un activo del Bilbao Basket, un jugador que quiere al Bilbao Basket y que es necesario para enseñar a los que vienen, sobre todo a los jóvenes, todo lo que significa jugar aquí. Es el más apropiado para ello, al margen de su importancia en la pista. Yo quería dos bases veteranos y desde el primer minuto Javi era clave para mí. Él y Thomas (Schreiner) entienden lo que quiero en la pista y son capaces de transmitirlo. Yo quería dos bases para dirigir al equipo, es lo que tienen que hacer. Otros buscan otro tipo de jugador para ese puesto, pero yo quiero un base que controle el partido y sepa a lo que jugamos. Y pienso que Thomas y Javi lo pueden hacer muy bien.

Además, la presencia de Salgado es un mensaje al baloncesto vizcaino, ahora que hay un principio de proyecto de cantera.

-Hay chavales que han estado entrenando con nosotros y hay que decirles que el Bilbao Basket puede ser ahora una oportunidad de llegar a jugar en la élite, ya sea en la ACB o en la LEB. Pero esa oportunidad no debe ser un regalo, ni por ser de Bilbao es más fácil. Es una oportunidad para demostrar que quieren trabajar, esforzarse, estudiar, estar involucrados en el equipo… No se trata solo de ser de Bilbao, sino de tener unos valores que les permitan estar con nosotros.

Abrir paso a la cantera parece apuntar al futuro. Pero, ¿se puede hablar de futuro en el Bilbao Basket?

-Hace cuatro meses no había futuro. Ahora la directiva ha sido capaz de reconducirlo todo y lograr que siga habiendo baloncesto en Bizkaia. A veces de los malos momentos se puede salir reforzado porque te permite volver a poner las cosas en su sitio y sentar las bases para dar pasos pequeños en tierra firme. Creo que en el futuro debemos seguir esta filosofía de dar pasos seguros para volver a crecer como equipo y como club.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120