proceso de liquidación del astillero

Los sestaoarras claman por su astillero

Vecinos, comerciantes y ayuntamiento ven con gran incertidumbre el futuro de la histórica empresa vizcaina

Un reportaje de Emilio Zunzunegi - Miércoles, 26 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Fernando Miravalles, Juanjo Llordén y Luis Mari Martín ven con gran preocupación el destino del histórico astillero. Fotos: Borja Guerrero

Fernando Miravalles, Juanjo Llordén y Luis Mari Martín ven con gran preocupación el destino del histórico astillero. ( Fotos: Borja Guerrero)

Galería Noticia

Fernando Miravalles, Juanjo Llordén y Luis Mari Martín ven con gran preocupación el destino del histórico astillero. Fotos: Borja Guerrero

lA sombra del desánimo ancló ayer en la orilla izquierda del Nervión tras el anuncio de la apertura del proceso de liquidación del histórico astillero de La Naval. ¿Y ahora qué? Era la pregunta que flotaba en boca de vecinos, comerciantes y asociaciones de este municipio ribereño que ha visto como su alargada sombra, punta de lanza de la industrialización vizcaina, está a punto de desaparecer alumbrada por una globalización que se arrima al sol que más calienta.

“¿Por qué el Gobierno vasco no hace como el presidente francés Macrón e invierte dinero público para retener durante varios años un sector estratégico como el naval?”, se preguntaba el secretario del comité de empresa del astillero, Juanjo Llordén. Una cuestión que buen seguro trasladará mañana el comité a la Consejería de Industria en un intento de sortear las olas del cierre definitivo que, si bien no dejaría los trabajadores a los pies del caballo del desempleo, forzaría a una gran parte de sus 175 trabajadores a un destierro laboral en Galicia o Andalucía.

“No es solo el traslado del puesto de trabajo, es la deslocalización de más de 150 familias de Ezkerraldea lo que provocaría este cierre”, apuntaba Llordén quien reseña que las instituciones pueden hacer “una oferta leal” para mantener el astillero.

Mientras desde la asociación de Comerciantes, su presidente, Fernando Miravalles, y el veterano comerciante Fabián Doueil indicaban con indisimulado gesto de resignación que “esta película de la desindustrialización comenzó en 1982 y desde entonces no han hecho más que sucesivas entregas cada vez menos traumáticas aunque siempre negativas”, reseñó Miravalles quien destacó que el comercio siempre está a expensas de la capacidad adquisitiva de sus vecinos, como las decenas de los que trabajan en La Naval y que viven en Sestao por lo que el cierre de la empresa sería un nuevo palo al desarrollo del municipio. “Ya casi ni duele”, resumía Doueil.

Sin embargo, la esperanza es lo último que se pierde y por ello el Ayuntamiento de Sestao, a través de su alcalde, Josu Bergara, expresó su confianza de que pronto pueda aparecer un inversor o un comprador que evite el cierre de esta histórica empresa “que está en la UVI y parece que ha cogido una bacteria hospitalaria”, ejemplificó el primer edil quien anunció que en breve se convocará una junta de portavoces para lanzar un mensaje unitario de apoyo a la continuidad del astillero. “Nosotros siempre observamos con precaución la situación de una empresa tan histórica para nosotros porque siempre que La Naval funciona y tiene trabajo, un municipio como Sestao lo nota positivamente porque se consolida el empleo y se generan oportunidades para las vecinas y vecinos de nuestro pueblo”. Algo que preocupa también a al presidente de la asociación de vecinos Txabarri Garbi, Luis Mari Martín que recibió la noticia “como el anuncio de la ruina de Sestao porque se han ido cargando toda la industria del municipio. No se que va a pesar en este pueblo pero nosotros no nos vamos a quedar quietos”, señaló Martín que avanzó la pronta declaración de apoyo a los trabajadores del astillero “y si es necesario movilizarnos”, subrayó.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Economía

ir a Economía »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120