kostaldea

Urdaibai perfila su futuro turístico en clave sostenible

La Reserva de la Biosfera definirá en dos años una estrategia compartida

Imanol Fradua - Domingo, 23 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:00h

La estrategia de turismo sostenibletambién tendrá en cuenta el valor patrimonial y cultural de Urdaibai.

La estrategia de turismo sostenibletambién tendrá en cuenta el valor patrimonial y cultural de Urdaibai.

Galería Noticia

La estrategia de turismo sostenibletambién tendrá en cuenta el valor patrimonial y cultural de Urdaibai.

Gernika-Lumo- La Reserva de la Biosfera de Urdaibai no está exenta de padecer los efectos más nocivos de la masiva afluencia de visitantes. La comarca busca poner freno a este hipotético escenario futuro a través de su adhesión a la Carta Europea de Turismo Sostenible (CETS). Liderada por el Patronato de Urdaibai, y en colaboración con los agentes e instituciones, la propuesta consiste en garantizar las sostenibilidad ambiental, sociocultural y económica de un sector en pleno auge turístico. Un diagnóstico para conocer la realidad, un plan de acción con medidas de choque y una posterior integración de la zona natural a la red impulsada por Europarc vertebran la estrategia a seguir, que se redactarán durante los dos próximos años.

Aún pendiente de que el Gobierno vasco licite la asistencia técnica, la adhesión a la Carta Europea de Turismo Sostenible tomará velocidad de crucero en diciembre. Antes de nada, se elaborará un diagnóstico para valorar debilidades y fortalezas, en las que se radiografiará el sector turístico comarcal en toda su extensión. Incluirá un análisis del contexto, un inventario y una caracterización, que contemplará la realización de encuestas en enclaves de atracción de visitantes como las playas de Laga y Laida, el triángulo que forman la cueva de Santimamiñe, Basondo y el bosque de Oma, Ekoetxea, Urdaibai Bird Center y la Casa de Juntas de Gernika-Lumo. En lo respectivo a San Juan de Gaztelugatxe, los datos serán aportados por la Diputación, entidad encargada de la gestión del biotopo protegido. Asimismo, el diagnóstico contará con un examen a las infraestructuras y soluciones de transporte. El análisis tendrá que estar completado para febrero de 2019.

Los objetivos del plan de turismo sostenible son diversos, pero confluyen en la necesidad de dotar a Urdaibai de una hoja de ruta compartida entre instituciones y agentes sociales. El primero se encamina a la protección y mejora del patrimonio natural y cultural, que no deja de ser uno de los activos más importantes de la Reserva de la Biosfera. La mejora de la calidad de la experiencia turística, una dirección a la que tanto Gobierno vasco como Diputación apuntan, también se perfila como indispensable. Las oportunidades de crecimiento y de diferenciación que otorga un sello europeo y el compromiso medioambiental, con un impulso a la movilidad sostenible, que es un aspecto especialmente crítico, será otra propuesta de campanillas. Fomento del transporte público y la bicicleta como alternativas para mejorar la calidad del aire y a reducir la contaminación asoman como otros ejes fundamentales. No en vano, el impacto del turismo llega a afectar a la calidad de vida de la población.

“compartido” Un plan de acción, cuya redacción se efectuará en la etapa final de la estrategia -no antes de junio de 2019-, servirán de base a las medidas a tomar. Y abarcará no solo las actuaciones a ejecutar, sino incluso su presupuesto. El Patronato se encargará de ejercer de tractor de la adhesión de Urdaibai a la Carta Europea de Turismo Sostenible (CETS). Sin embargo, ni de lejos será su único participante. Su director-conservador, Nicolás García-Borreguero, así lo apunta. “Será un trabajo de consenso en el que todos los implicados debemos de tomar parte”. Darle forma al modelo por el que la Reserva se decantará partirá, en todo caso, “por ver qué horizonte queremos dibujar y darle forma a un documento consensuado”, profundiza. En un principio, las tareas durarán dos años en su conjunto y se formarán diferentes equipos para ir dando pasos: una oficina técnica, un grupo de trabajo -en el que estarán presentes los principales agentes públicos y privados- y un foro permanente, donde tendrán cabida las instituciones como la Diputación y el Gobierno vasco. “Hay trabajo por delante y lo queremos llevar de común acuerdo y entre todos. En primer término, debemos efectuar un estudio y después establecer las medidas oportunas. Todos estamos de acuerdo en implantar un turismo sostenible, pero vamos a perfilar el modelo”, avanza.

sostenibilidad Tourdaibai, la asociación de turismo sostenible de Urdaibai, lo tiene claro. “La unión hace la fuerza”, asegura su presidente Iñaki Madariaga, sobre la adhesión a la CETS “que, como agentes privados del sector, nos parece imprescindible, ya que hasta la fecha se ha abordado de forma atomizada y llega la hora de poner un rumbo común, trabajar de forma coordinada”. La entidad, que engloba a 31 empresas de diferente índole -de alojamientos a bodegas, de firmas de turismo activo a restaurantes- ve con buenos ojos “trazar un horizonte. Nosotros somos los primeros interesados”, ahonda. Los primeros interesados y también los primeros que atienden a los visitantes de Busturialdea, un eslabón clave del sector comarcal. Llamados a participar, “estaremos presentes en los foros y actuaremos de tractores”. La llave es “que actuemos de forma coordinada para elaborar un plan conjunto”.

“El desarrollo turístico debe evitar poner en peligro el espacio natural. Lo tenemos claro, somos parte de una Biosfera que tiene características diferenciadas a otras zonas. Desarrollo turístico sí, pero basado en el patrimonio natural y cultural”, enfatiza. No en vano, la estrategia por la que aboga Tourdaibai encaja a la perfección con algunos de los postulados de la carta europea. “Estar en Urdaibai nos diferencia del resto y no solo es que nos obligue a implantar un turismo sostenible, sino también a ofertar experiencias de calidad, variadas. Tenemos recursos culturales, ambientales y de patrimonio que nos diferencian”, ahonda. Incluso, Madariaga apela a que el turismo beneficie al desarrollo del sector primario. “Un ejemplo de ello son las bodegas, que han vivido una transformación. Antes eran meros espacios para elaborar vino y ahora muestran la enología en su conjunto a los visitantes. ¿Por qué no hacerlo con otras actividades primarias?”, se cuestiona.

“También es importante que el turismo afecte lo menos posible a la ciudadanía local”, reflexiona. En el equilibrio está la vi

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120