Impartirá un cursillo de retrato y donará el dinero a los afetados

Los retratos más humanos

Maitane Pérez de Nanclares vivió ‘in situ’ el terremoto que agitó Lombok, Indonesia, en agosto


Oier Pérez - Jueves, 20 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Maitane Pérez de Nanclares impartirá clases de retrato y donará la totalidad de los beneficios a los afectados por el terremoto de Lombok.

Maitane Pérez de Nanclares impartirá clases de retrato y donará la totalidad de los beneficios a los afectados por el terremoto de Lombok. (Oier Pérez)

Galería Noticia

Maitane Pérez de Nanclares impartirá clases de retrato y donará la totalidad de los beneficios a los afectados por el terremoto de Lombok.

Maruri-Jatabe- Este verano que llega a su fin el domingo, ha sido escenario de nuevo de una catástrofe ambiental. El 5 de agosto, un terremoto de magnitud 7,1 en la escala sismológica Richter sacudió la isla indonesia de Lombok, dejando cerca de medio millar de muertos, casi 200.000 personas desplazadas y cerca de 75.000 casas totalmente devastadas a su paso. Una tragedia con mayúsculas.

Indonesia, conocido por su particular cultura y sus paradisiacos paisajes, es objetivo viajero de muchas personas. Esa afluencia turística provocó que fueran muchos los visitantes que desgraciadamente vivieron en sus propias carnes el temblor.

Es el caso de Maitane Pérez de Nanclares, una cardióloga jatabetarra, que en el momento del terremoto se encontraba de vacaciones en las Islas Gili, situadas en las inmediaciones de Lombok. “Estaba de vacaciones con dos amigas, cuando de repente empezamos a escuchar algo parecido a una estampida de caballos. Pero no, era la tierra rugiendo hasta que de pronto empezó a temblar. Es una sensación que probablemente recuerde durante toda mi vida”, confesó Maitane a DEIA. La vizcaina admitió que es uno de esos momentos que te dejan en un estado de confusión, una tesitura difícil de asimilar: “Cuando todo acabó, entramos a un bar y las tres empezamos a llorar a moco tendido”. Tras el terremoto tuvieron que esperar nada menos que 32 horas para poder volver a casa.

Pero, además de sentir la seguridad de poder regresar a su hogar, hubo una sensación que a Maitane le marcó por completo: “Nosotras nos íbamos a casa. Pero la gente que se quedó perdió todo lo que tenía”. Con esta reflexión, empezó a buscar por medio de las redes sociales a un pintor con el que habían entablado una relación de amistad la tarde anterior al terremoto. “Nos dijo que él comenzó a vender sus pinturas y a donar el dinero recaudado a la gente afectada por el seísmo, y que con él principalmente compraba comida”, recuerda Maitane. Tras conocer la idea del pintor, ella y sus amigas empezaron a recaudar dinero de familiares, amigos y demás, pero llegado un punto tuvieron un momento de inflexión: “Ya que la gente dona desinteresadamente, vamos a dar algo a cambio para que se sigan animando más personas”.

Una de las tres amigas comenzó a dar clases de ganchillo y donando todo el dinero recaudado. Por su parte, Maitane siempre ha tenido un especial afán por la fotografía, sobre todo desde 2013, cuando empezó a realizar todo tipo de cursos adquiriendo así grandes conocimientos fotográficos. “Una amiga llevaba mucho tiempo diciéndome que impartiese un curso de retrato, pero yo lo veía más como un hobby que como un trabajo. Pero esta es una ocasión en la que el trabajo merece la pena”, confiesa. Por ello, primero entre sus grupos sociales más cercanos y después por Facebook e Instagram, comenzó a anunciar un curso de retrato de carácter solidario, cuyos beneficios al completo irán destinados a su contacto en Indonesia que trata de repartir los bienes de manera equitativa: “Él nos va documentando todo lo que va haciendo detalladamente con imágenes y demás documentos”.

Actualmente, el curso cuenta ya con seis alumnos pero por la gente que se ha puesto en contacto con Maitane abre la posibilidad de crear otro grupo: “Mucha gente se ha puesto en contacto conmigo por Facebook, Instagram y por correo electrónico. Incluso gente de Gasteiz y de Madrid”. En principio, las clases serán impartidas los fines de semana en las escuelas de Lutxana, gracias a unos contactos que tiene de la escuela de fotografía Black Camera, de la que es coordinadora en Gasteiz.

Lejos de sentirse intimidada por la posibilidad de vivir otra situación semejante a la de este verano, la jatabetarra ya tiene la vista puesta en su próxima aventura por Indonesia: “Es un país que incluso antes del terremoto me había dejado marcada. Espero poder volver pronto, el próximo verano por ejemplo”.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Uribe kosta - Txorierri

ir a Uribe kosta - Txorierri »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120