DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
Athletic 1 - Real Madrid 1

El Athletic se vacía

San Mamés celebra con entusiasmo el impresionante despliegue físico realizado por los hombres de Eduardo Berizzo, válido para frenar la marcha triunfal del Real Madrid

José L. Artetxe - Domingo, 16 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Muniain, que acabó lesionado el partido, es felicitado por sus compañeros tras marcar el 1-0.VER GALERÍA

Muniain, que acabó lesionado el partido, es felicitado por sus compañeros tras marcar el 1-0. (Oskar M. Bernal y Oskar González)

Galería Noticia

Muniain, que acabó lesionado el partido, es felicitado por sus compañeros tras marcar el 1-0.

Galería[Fotos:] Athletic 1 - Real Madrid 1

  • Athletic 1 - Real Madrid 1
  • Athletic 1 - Real Madrid 1
  • Athletic 1 - Real Madrid 1
  • Athletic 1 - Real Madrid 1
  • Athletic 1 - Real Madrid 1
  • Athletic 1 - Real Madrid 1
  • Athletic 1 - Real Madrid 1
  • Athletic 1 - Real Madrid 1
  • Athletic 1 - Real Madrid 1
  • Athletic 1 - Real Madrid 1
  • Athletic 1 - Real Madrid 1
  • Athletic 1 - Real Madrid 1
  • Athletic 1 - Real Madrid 1
  • Athletic 1 - Real Madrid 1
  • Athletic 1 - Real Madrid 1
  • Athletic - Real Madrid
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

BILBAO. El clásico de siempre en Bilbao dejó un empate. Marcador nunca despreciable sobre el papel en un duelo que no admite comparación con ningún otro. Tras asistir a cuanto sucedió sobre la hierba, tampoco cabe decir que el resultado dejase mal regusto. Ni mucho menos. San Mamés lo vivió apasionadamente. La afluencia de aficionados estuvo a la altura, así como el calor ambiental. El campo vibró de principio a fin y cualquier duda en torno a la impresión que extrajo la grada se despeja con la cerrada ovación brindada a un equipo que tuvo de todo, como en botica, pero que se exprimió a fondo para generar incontables problemas a su rival. Sufrió el Athletic, como no puede ser de otro modo, pero su oponente no lo pasó bien precisamente. Al Real Madrid le tocó ir por detrás en el marcador, correr bastante más de lo que suele y ver cómo se truncaba la racha triunfal de su inicio de campeonato.

Solo por ello, está en condiciones el Athletic de sacar pecho. A pesar de que la apuesta de Eduardo Berizzo aún presenta lagunas, la espartana actitud de los jugadores, su descomunal esfuerzo para cumplir a rajatabla las consignas tácticas, alcanzó para frenar a un conjunto que por momentos acusó desconcierto y flaqueó. Julen Lopetegui se vio obligado a modificar su plan inicial en vista del cariz que tomó el encuentro. En el mismo descanso introdujo el primer retoque y no esperó mucho para refrescar su ataque en vista de que no conseguía desplegar un fútbol convincente. Menos suerte tuvo Berizzo a la hora de maniobrar, pues perdió a Muniain pronto por lesión y los siguientes cambios estuvieron orientados a sujetar una estructura demasiado castigada en el plano físico.

La exigencia fue elevadísima para todos los protagonistas, aunque es evidente que la calidad del Madrid acaba por pasar factura, especialmente si enfrente se abonan a los marcajes individuales, que tal fue la propuesta de este Athletic. Equilibrar los duelos resulta complicadísimo ante la amplia gama de recursos que ofrece el plantel merengue, máxime a medida que los espacios van apareciendo, sin embargo esa fue la tónica salvo en un par de fases. En concreto, el comienzo del choque y el rato en que se produjo el empate. Ahí sí que el Athletic pasó por situaciones realmente peliagudas, pero es que pretender tutear al Madrid durante los noventa minutos es una quimera, por lo que el comportamiento global ha de catalogarse como digno. Más que eso, pues fue válido para discutir el desenlace y en última instancia sumar.

Ese quinto punto que entra en el casillero rojiblanco supone un refuerzo moral. No ya por la entidad del rival, el factor clave del análisis, sino por las circunstancias que precedían al partido, empezando por el largo período consumido sin competir y el cúmulo de incertidumbres que se había instalado en el seno del grupo y en el entorno después del empate anterior, ante el Huesca en el mismo escenario. Acaso el mayor mérito radicó en la predisposición del Athletic. Berizzo había reclamado valentía, fe en las posibilidades propias, y la verdad es que no podrá quejarse del empeño invertido por sus pupilos. Sin esa forma decidida de encarar un compromiso de tal magnitud, las opciones de éxito hubieran quedado reducidas a la nada.

San Mamés se tentó la ropa en el arranque, mientras los blancos tocaban, dinámicos, amenazantes. Un minuto tardaron en plantarse en el área. Esa iniciativa fue remitiendo a medida que se ajustaban vigilancias y posiciones. Todavía costó un rato más que el balón circulase entre las botas locales, pero paulatinamente la posesión se fue igualando. Adquirió el Athletic cierta seguridad y visitó a Courtois, tímidamente si se quiere, pero los tiros a cargo de Williams y Susaeta implicaban un avance importante. No había lugar para monólogos, el asunto iba de aguantar golpes y soltarlos. Prueba de que se jugaba en dos direcciones, la ocasión clara que tuvo Yuri, frustrada por el portero en postura forzada. Réplica de Asensio y primer lucimiento de Unai Simón. Partido abierto y por lo tanto peligroso, pero dio primero el Athletic.

EL GOL, DUDOSO

Susaeta seleccionó con inteligencia el pase, De Marcos se presentó en el área chica y cedió para que Williams, en boca de gol, impulsara la pelota, que tras rozar en Muniain fue empujada por este sobre la misma línea. La dudosa posición del goleador pasó desapercibida debido a la concentración de piernas. Volvió a marcar el Athletic en una falta rematada por Raúl García en flagrante fuera de juego señalado y el primer acto terminó con una gran parada de Simón a tiro de Modric, que salió hacia la cepa de su poste derecho desviado por Yeray.

El equilibrio de fuerzas cedió en la reanudación en favor de un Madrid que pisó el acelerador. Estaba obligado, con amagar y esperar al chispazo de turno no lograba doblegar a un Athletic concentrado y generoso. La nueva versión ideada por Lopetegui cuajó. En parte porque las asignaciones de las marcas en la zona ancha se trastocaron al entrar Casemiro e Isco. Dani García quedó con Kroos y dejó de ejercer de ancla por delante de la zaga. Se apreció un desconcierto que el Madrid explotó con tres aproximaciones letales. Simón salvó en dos tiempos la primera, nada pudo hacer en el cabezazo a placer de Isco y aún sacó un remate a bocajarro de Asensio, el más móvil de los suyos.

Se temió entonces lo peor. El fuelle menguaba y Berizzo metió más cemento en la media, dejando a Raúl García de avanzadilla. Era cuestión de resistir y a ello se aplicó el Athletic, que no se resignó a permanecer en su terreno y lanzó varias dentelladas coincidiendo con una serie de enganchadas que el árbitro resolvió con desigual acierto. La gente se explayaba a gusto: animaba con rabia y no le pasaba ni media al colegiado. Logró el Athletic cerrar su área e intimidar con dos subidas sin puntería. Así, dejándose el alma, mató el clásico. Y la grada desfiló satisfecha para casa: el Madrid no pudo ganar en Bilbao.

ATHLETIC: Unai Simón, De Marcos, Yeray, Iñigo Martínez, Yuri;Dani García, Beñat (Min. 81, Mikel Rico), Muniain (Min. 53, Capa);Susaeta, Raúl García y Williams (Min. 76, San José).

REAL MADRID: Courtois;Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo;Kroos, Modric (Min. 61, Isco), Dani Ceballos (Min. 46, Casemiro);Marco Asensio, Bale (Min. 75, Lucas Vázquez) y Benzema.

Goles: 1-0: Min. 32;Muniain. 1-1: Min. 64;Isco.

Árbitro: González González (Comité de Castilla y León). Mostró tarjeta amarilla a Yeray (Min. 44), Dani García (Min. 59), Capa (Min. 67), Yuri (Min. 72), Beñat (Min. 78) y Unai Simón (Min. 90), del Athletic, y a Carvajal (Min. 84) y Lucas Vázquez (Min. 87), del Real Madrid.

Incidencias: Partido de la cuarta jornada de LaLiga Santander disputado en San Mamés ante. 46.413 espectadores, según datos oficiales

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Información relacionada

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120