Txapu se deja la piel por el ascenso

Una brecha en la pierna obligó al lateral de la Cultural a vivir el triunfo ante el Alcalá desde el ambulatorio y se perderá la ida del domingo ante el San Fernando

Un reportaje de Jon Baraja - Jueves, 14 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Txapu tuvo que ir directo al ambulatorio durante el partido del pasado sábado en Tabira.Foto: José Mari Martínez

Txapu tuvo que ir directo al ambulatorio durante el partido del pasado sábado en Tabira.Foto: José Mari Martínez

Galería Noticia

Txapu tuvo que ir directo al ambulatorio durante el partido del pasado sábado en Tabira.Foto: José Mari Martínez

NADIE puede decir que Xabier Infante (Abadiño, 1992), al que todo el mundo conoce como Txapu desde que un amigo le asignó ese apodo hace muchos años, no se esté dejando la piel por lograr el ascenso de la Cultural de Durango a Segunda B. El sábado, en la victoria frente al Alcalá, le tocó vivir la segunda parte desde el ambulatorio debido a un profundo corte en la pierna, casi en el glúteo, tras impactar contra el muro que rodea el césped de Tabira. Mientras le daban cinco puntos para coser la herida, uno de sus compañeros, Unai Arizmendiarrieta, en la grada por una lesión de rodilla, le mantenía informado. Las noticias fueron positivas y disputarán la ronda final ante el San Fernando. El lateral zurdo no podrá ser de la partida en el duelo del domingo en Gran Canaria, pues deberá estar parado hasta mediados de la próxima semana, pero hará todo lo posible por llegar al partido de vuelta.

Allá por el minuto 25, el zaguero de Matiena recibió un empujón cuando trataba de poner un centro desde la línea de fondo. Su golpe contra el muro se escuchó desde las gradas, a pesar del ruido que generaban los cerca de 2.000 aficionados que acudieron a la cita. Siguió jugando con aparente normalidad todo el primer acto. “No noté dolor, hasta el día siguiente no me empezó a doler, pero en el descanso me dijeron que lo mejor era parar, porque en alguna caída podía abrirse más”, recuerda el protagonista. A la vuelta de vestuarios, la megafonía anunció que Jagoba Portillo entraba en su lugar, pero de lo que la mayoría de los allí presentes no se enteraron fue de que vivió la segunda mitad en el ambulatorio. “Volví para celebrarlo, una vez acabado”, apunta el abadiñarra, que reconoce que “da pena, todos queremos jugar con un ambiente así, pero lo mejor para el equipo era que saliera otro que estuviera en mejores condiciones”.

El duelo de ida de la ronda final tendrá lugar el domingo a las 13.00 (hora en Euskadi) en Maspalomas. Aunque no se vestirá de corto, espera tener hueco en la expedición. “A ver si podemos viajar los no convocados, estamos luchando”, bromea el lateral, que este curso ha tenido que actuar en numerosas ocasiones de central, para cubrir bajas de Varela o Aranda. “El ascenso está muy cerca y hay que dar el cien por cien. Y si se puede, más”, subraya quien considera que, con tres play-offs en los últimos cuatro cursos, “ahora tenemos más experiencia, sabemos gestionar mejor los partidos y estar más tranquilos”. El viaje en avión será “más ameno” y pide “que no haga mucho calor”.

Txapu se formó en el Abadiño y, tras acabar la etapa juvenil, jugó su primer año senior en dicho club, con el que logró el ascenso de Segunda a Primera Regional. De ahí, saltó al Iurretako, donde militó una temporada en División de Honor. En el verano de 2013, fue uno de los siete futbolistas que cambiaron Larrakozelai por Tabira, de la mano de Imanol De la Sota, que pasó de segundo entrenador del equipo iurretarra a comandar a la Cultural. “Hubo una buena limpieza y se apostó por mucha gente de la zona. Hay que tener suerte y que te vea alguien a quien le gustes”, explica refiriéndose a esa meteórica ascensión desde Segunda Regional hasta Tercera División. Como blanquiazul, su peor año fue 2016, pues se lo pasó en blanco por una lesión de tobillo. “Me dijeron que solo se curaba si paraba. Se me hizo duro venir a Tabira todos los días solo para hacer bici”, rememora el jugador.

Eso ya está olvidado y cuenta con la confianza de Igor Núñez. Además, este curso ha sacado a relucir su faceta goleadora. “Llevaba siete años sin marcar y esta temporada he metido cinco goles, casi todos en tramos finales”, indica Txapu. De esas dianas, solo una tuvo lugar en casa: frente al Zamudio para sellar la remontada en el minuto 91. Luego llegó otra más especial, la materializada ante el Alavés B, al que vencieron 0-1 para certificar el título de los durangarras 31 años después. La guinda sería celebrar el ascenso en Tabira, en el encuentro de vuelta del domingo 24 de junio, a partir de las 12.00. “Necesitamos el último esfuerzo de la afición para sacar esto adelante. Con ellos, será más fácil”, solicita.

etiquetas: el cultural, txapu

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Fútbol

ir a Fútbol »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120