DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
está convocado el 9 de julio en Lezama

Una incógnita para Berizzo

El escaso protagonismo de Villalibre en las últimas cesiones dificulta su valoración por parte del técnico

José L. Artetxe - Domingo, 10 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Asier Villalibre, en un lance del amistoso que enfrentó el año pasado a Athletic y Liverpool en Dublín.

Asier Villalibre, en un lance del amistoso que enfrentó el año pasado a Athletic y Liverpool en Dublín. (EFE)

Galería Noticia

Asier Villalibre, en un lance del amistoso que enfrentó el año pasado a Athletic y Liverpool en Dublín.

bilbao- A su llegada a Bilbao, Eduardo Berizzo aseguró que había repasado todos los partidos del Athletic correspondientes a la pasada temporada y que había analizado asimismo la trayectoria del filial. Se supone que también ha tenido ocasión de ver los vídeos de los cedidos que están convocados el 9 de julio en Lezama, material que aporta una información muy completa sobre Alex Remiro y Unai López, asiduos en las alineaciones del Huesca y el Rayo Vallecano. En cambio, al técnico argentino le será más difícil hacerse una idea de quién es Asier Villalibre porque el delantero viene de un período en el que apenas ha jugado.

El provecho que haya podido extraer Villalibre de su paso por el Valladolid y el Lorca, los dos clubes en los que ha prestado sus servicios desde el pasado verano, se antoja más que dudoso. Aunque intervino en un total de treinta citas oficiales, en la mayor parte actuó de suplente, sumando muy pocos minutos. De hecho, si cambió de aires en el mercado de invierno fue para tratar de elevar su presencia en la competición, puesto que en Pucela nunca estuvo en condiciones de discutirle el puesto al otro delantero centro, Jaime Mata, que se proclamó con holgura máximo goleador de Segunda.

Sin embargo, en las filas del Lorca su situación no experimentó una mejora apreciable. Aunque se trataba de un equipo abocado irremisiblemente al descenso y de escaso potencial ofensivo, Villalibre siguió desempeñando un rol secundario. Los 447 minutos que acumuló en el conjunto murciano repartidos en una docena de encuentros son un dato elocuente al respecto. De modo que si Berizzo desea conocer a fondo al delantero natural de Gernika, no le queda más remedio que esperar a ver su funcionamiento en directo.

Hombre, podría Berizzo remitirse a la campaña anterior, pues entonces sí que Villalibre dispuso de mejores oportunidades para mostrar sus cualidades. Especialmente en el Bilbao Athletic, donde actuó en 27 partidos e hizo doce goles, y en el Numancia, a donde fue enviado en la fase final del calendario para intervenir en seis citas más. En medio, estuvo unos meses a las órdenes de Ernesto Valverde, pero se limitó a salir en segundas partes para firmar unas estadísticas testimoniales: 120 minutos distribuidos en ocho partidos.

Salta a la vista que Villalibre atraviesa por una fase descendente en su carrera. Señalado desde su etapa juvenil, e incluso antes, como una sólida alternativa para proceder en el medio plazo al relevo de Aritz Aduriz, Villalibre es hoy una gran incógnita. Tras no hallar acomodo en Segunda División, donde se ha resignado a chupar banquillo, es razonable dudar de sus opciones en el corto plazo. En principio, la probabilidad de un asentamiento en el primer equipo resulta inverosímil dado que no ha ofrecido síntomas de crecimiento. Seguramente, esta apreciación no solo es imputable a su persona, pues las decisiones adoptadas en Lezama a la hora de buscarle un destino donde foguearse no se han revelado acertadas.

en nóminaEn unas semanas será Berizzo quien tenga la palabra. Juzgará las capacidades del delantero y obrará en consecuencia. La nómina de arietes con que cuenta está formada por Aritz Aduriz, Iñaki Williams y Sabin Merino, este último de capa caída desde que ofreciera un nivel esperanzador coincidiendo con su irrupción en la élite en el curso 2015-16. Villalibre asoma como el cuarto del escalafón, al que se agrega Gorka Guruzeta, que sube del Bilbao Athletic con el aval de 18 goles en 39 partidos.

Al margen de su irregular trayectoria reciente, en el caso de Villalibre hay que apuntar que es muy joven, pues cumplirá los 21 en septiembre. Esto es, aún es muy pronto para saber qué puede dar de sí, necesitaría un margen más amplio para exponer sus argumentos. La historia de las dos últimas décadas muestra que el delantero del Athletic tarda en confirmarse. Sucedió con Ismael Urzaiz, volvió a pasar con Fernando Llorente y Aduriz representa otro ejemplo claro de ello. Ninguno de los tres consiguió la vitola de indiscutible hasta cumplidos los 25 años o más, pero luego sí convencieron con su rendimiento.

Por lo tanto, pese a que cada futbolista sea diferente, parece que lo aconsejable es tirar de paciencia e ir preparando el camino sin buscar atajos. Una postura que quizá también sea válida esta vez y permita asistir a la explosión de un Villalibre ansioso por iniciar los entrenamientos, más que nada por quitarse el mal sabor de boca que le ha dejado la temporada anterior.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

destacado mail

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120