Techo en el Camino Olvidado

Mauricio Aldana, Imanol Luna y James Webb quieren abrir un albergue de peregrinos en Güeñes

Pretenden poner en valor el tramo encartado de la Ruta Jacobea y resucitar su esencia espiritual

Martes, 1 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

De izquierda a derecha, Mauricio, Imanol y James muestran la ruta del Camino Olvidado en un mapa de la península ibérica. Foto: E. Castresana

De izquierda a derecha, Mauricio, Imanol y James muestran la ruta del Camino Olvidado en un mapa de la península ibérica. Foto: E. Castresana

Galería Noticia

De izquierda a derecha, Mauricio, Imanol y James muestran la ruta del Camino Olvidado en un mapa de la península ibérica. Foto: E. Castresana

Elixane Castresana

Güeñes- Se busca albergue. James Webb, Mauricio Aldana e Imanol Luna apuestan por devolver su esencia al Camino de Santiago, que perciben sobrepasado por la comercialización de las rutas a Compostela más transitadas. Salvo una. Están hablando del Camino Olvidado que atraviesa Alonsotegi, Güeñes, Zalla y Balmaseda y entra en Burgos por Nava de Ordunte para proseguir después hasta León y entroncar allí con el Camino Francés. Varias caminatas han recorrido este tramo, pero piensan que nada ayudaría más a evitar que la maleza se coma las flechas amarillas que señalizan la marcha como un alojamiento para peregrinos en Enkarterri. El hospedaje serviría, además, para recuperar el sentido espiritual que consideran sacrificado en favor del turismo.

Imanol unió a James, inglés residente en Zalla, y Mauricio, guatemalteco afincado en Güeñes, en la asociación Tu prójimo, de la que los tres forman parte, y les ha contagiado también su ilusión por resucitar “la primera Ruta Jacobea, que cayó en desuso cuando empezaron a frecuentarla los bandidos, que asustaban a los fieles”. Juntos se han lanzado a rastrear las localizaciones ideales para el albergue que gestionarían ellos mismos partiendo de la base de que debería estar situado en Güeñes. El municipio “es el final de la primera etapa del Camino Olvidado, que sale de Bilbao”. Tras abandonar la capital, los senderistas se topan con la ermita de San Antolín de Alonsotegi. En paralelo con el curso del Kadagua se sigue por los núcleos urbanos de Zaramillo y Sodupe y ya en el de Güeñes impresiona la monumental fachada de la iglesia de Santa María. Es allí donde situarían el alojamiento para descansar de 25 kilómetros de paseo y a mano del del transporte público. Con sus recursos llegan donde llegan, por eso demandan “apoyo de la administración”. Y es que un servicio de estas características generaría un movimiento beneficioso para la comarca. Ninguno de los tres ha completado el Camino de Santiago, pero amigos que sí lo han hecho les han transmitido que “se ha convertido en algo muy comercial y nosotros no queremos hacer de ello un negocio”, apunta James. Frente a la meta de lograr el máximo número de huéspedes, se fijan en otro modelo, como “el albergue que, según nos han contado, está acondicionando una familia en Nava de Ordunte”.

En ese punto termina la segunda etapa que discurre por Enkarterri saliendo desde Güeñes. Las señales conducen a Zalla, donde “un elemento a admirar es la ermita de San Pedro Zarikete”, que luce en su exterior un crucero instalado en el año jacobeo de 1993. Balmaseda constituye el último destino antes de abandonar Bizkaia. En la calle Pío Bermejillo aún se puede observar la inscripción del antiguo hospital. La calle desemboca en la plaza de San Juan, donde se levantó un monumento a la Ruta Jacobea que representa justamente a dos peregrinos. Por el Puente Viejo, el Camino Olvidado se despide de Enkarterri hacia el valle de Mena, que llegó a contar con 16 monasterios en ruta, según refieren desde la Agrupación de Amigos del Camino de la Montaña.

Las 18 etapas restantes desde Nava de Orduntehasta la unión con el Camino Francés finalizan en Espinosa de los Monteros, Pedrosa de Valdeporres, Arija, Olea, Aguilar de Campoo, Cervera de Pisuerga, Guardo, Puente Almuhey, Cistierna, Boñar, La Robla, La Magdalena, Riello, Fasgar, Igueña, Labaniego, Congosto, Cabañas Raras y Villafranca del Bierzo. “Un viaje maravilloso por el románico castellano”, dice Imanol y 489 kilómetros de tranquilidad y reflexión según sus compañeros.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Ezkerraldea-Enkarterri

ir a Ezkerraldea-Enkarterri »

Últimas Noticias Multimedia

destacado mail
  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120