sentencia la manada

Absueltos de grabarla con el móvil porque ella no lo llegó a denunciar

La Sala dice que no se les puede acusar de delito contra la intimidad al no investigarse de inicio

Viernes, 27 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

La plaza situada ante el Palacio de Justicia de Pamplona ha sido escenario de momentos de gran tensión.

La plaza situada ante el Palacio de Justicia de Pamplona ha sido escenario de momentos de gran tensión. (EFE/Villar Lopez)

Galería Noticia

La plaza situada ante el Palacio de Justicia de Pamplona ha sido escenario de momentos de gran tensión.

iruñea- A los cinco acusados, integrantes de La Manada, no solo se les pedían distintas penas por la ejecución de una agresión sexual (violación), sino que también se les exigían otros dos años y diez meses de cárcel a cada uno de ellos por haber grabado los hechos. Su intención, con el simple comentario que hicieron en el WhatsApp de sus colegas, no parecía otra que conservar la grabación para ponerlo en común con el resto de la cuadrilla y vanagloriarse del delito. Pero la Sección Segunda de la Audiencia considera que la grabación de tales hechos no constituye infracción penal y para ello se remonta al origen del procedimiento, donde la Sala manifiesta que es necesario que para que este delito sea perseguido penalmente se requiere una denuncia de la persona agraviada. Los 96 segundos filmados en siete secuencias de esa noche para el olvido quedan por tanto impunes. Según los distintos expertos penalistas consultados por este periódico, este delito, configurado en la esfera privada, hubiera requerido para su condena que la víctima hubiera ampliado la denuncia interpuesta una vez que tuvo conocimiento de que había sido grabada en la comisión de esos hechos. El tribunal dice que durante la instrucción no se informó a los procesados sobre la posibilidad de imputación de este delito contra la intimidad y el auto de procesamiento de 8 de agosto de 2016 no contiene ninguna descripción de hechos con relevancia penal, ni se refiere a ninguno de los presupuestos que definen el delito contra la intimidad. La referencia a los vídeos grabados se tenían en consideración, según ese auto, para “estimar que la violencia o intimidación ejercidas tuvieron un carácter particularmente degradante o vejatorio”. Por tanto, en la declaración que los acusados prestaron por primera vez ante el juez en septiembre de 2016 no fueron interrogados por hechos que pudieran configurar este delito y no se les informó de que podían ser acusados por ello. “La primera vez que se formuló acusación por este delito fue en el escrito de calificación de la Fiscalía”, dice la Sala, “pero tal acusación es inaceptable porque carecía de legitimidad para formular acusación por ello”. Y recuerda que la acusación particular “no formuló denuncia”, lo que “quebranta de modo insuperable el derecho de los procesados a ser informados de los hechos por los que se les investiga”.- E. Conde

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Euskadi

ir a Euskadi »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120