ganan su cuarta regata Consecutiva

Deusto cumple la ley

Los ‘tomateros’ se muestran muy superiores al bote de Ingenieros y ganan su cuarta regata Consecutiva con más de un minuto de ventaja

Jokin Victoria de Lecea - Sábado, 24 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Los tripulantes de Deusto celebran su cuarta victoria consecutiva en la tradicional regata bilbaina que les enfrenta a Ingenieros. Fotos: Borja Guerrero

Los tripulantes de Deusto celebran su cuarta victoria consecutiva en la tradicional regata bilbaina que les enfrenta a Ingenieros. Fotos: Borja Guerrero

Galería Noticia

Los tripulantes de Deusto celebran su cuarta victoria consecutiva en la tradicional regata bilbaina que les enfrenta a Ingenieros. Fotos: Borja GuerreroLos ‘tomateros’ superaron con amplitud a Ingenieros.

bilbao- En la regata que enfrenta a la Universidad de Deusto con la Escuela de Ingenieros el primer golpe es definitivo. Se trata de una norma no escrita en este desafío que rara vez se deja de cumplir. El primero en sacar una diferencia de un bote acaba habitualmente siendo el ganador. Es una carrera en la que las volteretas son hazaña y el líder acostumbra a saborear las mieles del triunfo bastantes metros antes de cruzar la meta. Deusto no quiso convertirse ayer en excepción y cumplió con la regla. Los tomateros consiguieron unos metros de ventaja y despegaron, concentrados únicamente en su remada y creando un abismo entre ellos y sus perseguidores. Ingenieros quedó tocado. Solo tiró por orgullo, pero la ventaja creció y creció hasta superar el minuto. La victoria fue para Deusto, la cuarta consecutiva, con un tiempo de 25 minutos y 59 segundos;a 1 minuto y 13 segundos llegaron los tuercalaris.

Fue una regata dura desde el principio hasta el final, de esas en las que el remo pesa más de lo normal y hacer correr al bote cuesta muchísimo. La corriente en contra y Eolo soplando fuerte a la proa de las embarcaciones complicó más todavía las cosas. El campo de regatas no estaba para récords. Lo único importante era la victoria y en la tripulación de Deusto esa sensación estaba fresca en el recuerdo. Con el mismo bloque de las ediciones pasadas y un toque hondarribitarra muy marcado, los tomateros eran los grandes favoritos y lo confirmaron con una de las victorias más amplias de los últimos años. Ingenieros únicamente aguantó mientras se vio a la par, una vez que sus rivales se fueron no pudo hacer nada y su ritmo fue bastante inferior.

Solo hubo batalla con el pistoletazo de salida. Los dos botes partieron con todo. El inicio es la clave de esta regata, un pequeño metro en el inicio puede transformarse en una diferencia insalvable. Nadie quiso ceder. Fue en ese pequeño instante en el que los brazos de los tuercalaris fallaron ligeramente y la remada de Deusto, tremendamente regular tras varios años sin realizar excesivos cambios, terminó por romper la contienda. Antes de llegar al puente de Rontegi, los tomateros consiguieron una pequeña ventaja y, en las curvas, Iker Agirresarobe guió al bote por los caminos más rápidos para poner pies en polvorosa.

Con Deusto como una mancha cada vez más pequeña, Ingenieros se vino abajo. La ventaja engordó. En la primera milla eran 16 segundos los que le separaban;en la tercera, 58. La regata se quedó sin la posibilidad del récord para unos ni de remontada para otros. Los dos botes marcaron un ritmo constante, sin exprimirse al máximo en la txanpa final, navegando tranquilos durante los últimos metros de una regata decidida ya en el inicio.

felicidad en deustoA esta sensación de victoria parece estar acostumbrado Iker Agirresarobe. El timonel de Deusto, que esta vez no fue arrojado al agua debido a la climatología, mostró su satisfacción tras el resultado cosechado. “Son cuatro seguidas y prácticamente es el mismo bloque. En este momento andamos muy bien. Por nosotros, que no acabe”, declaró. El triunfo se decidió de forma abultada, pero el santurtziarra reconoció que tuvieron que sufrir para poder romper definitivamente la regata: “Sabíamos que batirnos iba a ser difícil. Durante las primeras paladas la regata ha estado muy disputada, pero a la altura de Rontegi hemos empezado a meter un poco de hueco, a confiar en nuestra remada. Así, la diferencia era cada vez más grande. Hemos mirado solo nuestra remada”.

En el bote de Ingenieros debutó como timonel Aitzol Monroy, patrón en Santurtzi y que la temporada pasada bogó cedido en la trainera de Kaiku B. El de Ezkerraldea no tuvo el estreno soñado, aunque disfrutó de la experiencia: “Es una regata para disfrutar. Es competitiva pero no hay ningún mal rollo ni nada al acabar. Ahora remamos en diferentes equipos, pero luego somos todos del mismo club”. Se estrenó en una regata en la que Deusto demostró que no quiere perder su hegemonía e Ingenieros deberá mantener sus ganas de revancha por lo menos un año más.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Remo

ir a Remo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120