El sacacorchos

Vestirse de boda

Por Jon Mujika - Viernes, 7 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Columnista Jon Mujika

Jon Mujika

Galería Noticia

Columnista Jon Mujika

OCURRE de cuando en vez: uno tiene que vestirse para una boda. Uno tiene que transformarse ese día, y en cada uno de esos cambios de vestiduras y de comportamientos aprende lo que nos dijo John Fitzgerald Kennedy: el cambio es ley de vida. Cualquiera que solo mire al pasado o al presente, se perderá el futuro. Por no quedarse sin ese nuevo horizonte, sin ese porvenir que nos aventura, el Palacio Euskalduna ha decidido transformarse (vestirse de boda, como les decía) para amoldarse al compás de los tiempos. Por ejemplo, el diseño de interior del local parecía diseñado por Dédalo, en la mitología hijo de Eupálamo y Alcipe y un arquitecto y artesano muy hábil, capaz de diseñar el laberinto de Creta, capaz de desorientar al Minotauro. Desde su primer día de vida, ese fue el pecado más confesable del palacio según sus usuarios: la perdición. No en vano se decía -y aún se dice- que no cualquiera encontraba su destino en ese cruce de caminos, rampas y escaleras. El anuncio de esa modificación nos demuestra que quizás sí, que tal vez aquello era un pandemonium.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120