Día del libro

Toti Martínez de Lezea: “Ahora la fama literaria se crea de manera artificial”

La escritora muestra su escepticismo ante el Día del Libro y anima a avivar la reflexión sobre la literatura

Lunes, 24 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:04h

Toti Martínez de Lezea firma en uno de los estands.

Toti Martínez de Lezea firma en uno de los estands. (Oskar G.)

Galería Noticia

Toti Martínez de Lezea firma en uno de los estands.

gasteiz- Además de una jornada de ventas, encuentros y celebraciones -en algunos casos reales y sentidas, en otras más cercanas al postureo del momento-, el Día del Libro, como otros eventos del calendario, debería servir también para avivar la reflexión y el debate sobre la literatura en diferentes aspectos, también el que se refiere a su negocio. Así, por lo menos, parece haberlo entendido la escritora gasteiztarra Toti Martínez de Lezea quien, a través del escrito El negocio del libro, planteó varias cuestiones a partir de las cuales profundizar sobre el modelo de mercado que existe en estos momentos en el Estado y el modo de hacer de los grandes grupos editoriales.

En este sentido, la autora apuntó que en la jornada dedicada a la literatura se escuchan “loas y parabienes dirigidos a editoriales, librerías, autores y, por supuesto, lectores y lectoras. Nos alegramos de la buena salud del libro, insistimos en la necesidad de leer;en las excelencias de la lectura que, además de entretener, enseña o ayuda, o simplemente hace soñar”, aunque, a su juicio, “la realidad es bastante más prosaica”.

Así, Martínez de Lezea señaló que “el mercado del libro en el Estado español factura más de dos mil millones de euros al año, un 70% del cual va a parar a dos grandes monopolios: el Grupo Planeta y Pinguin Random House, que juntos poseen la mayoría de las editoriales españolas de renombre y producen los best sellers que aparecen continuamente en las listas de más vendidos. También disponen de sus propias distribuidoras, eje fundamental para que un libro llegue a los lectores, de algunas de las cadenas de grandes librerías y, por supuesto, de diversos medios de comunicación”.

Para la escritora, esto se traduce en que “en estos momentos, la fama literaria se crea de manera artificial gracias a premios trampeados, entrevistas en medios de ámbito nacional, radios y televisiones, cuadernillos culturales, etc. Lo que no se ve, no existe. Y si lo único que vemos es este o aquel título repetido hasta la saciedad, deberemos creer que, en efecto, es una buen obra que merece ser leída. A veces, incluso, es verdad. Pero cada dos por tres somos testigos del ascenso al parnaso literario de alguien que desaparece al cabo de un tiempo sin dejar el mínimo recuerdo. El motivo es bien sencillo: autor que no vende lo que esperan, autor que no interesa a estos fabricantes de libros, que lo mismo podrían dedicarse al negocio de las alpargatas o del tomate en conserva”.

Con todo, la autora de Tierra de leche y mielagregó que “sigue habiendo editores románticos que creen en la literatura, y los verdaderos lectores siempre tendremos la posibilidad de leer obras que merecen la pena”. - Carlos González

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Cultura

ir a Cultura »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120