primero en ver los grabados de Atxurra

Iñaki Intxaurbe: “Faltaba por explorar muchísimo e irán apareciendo más, no cabe duda”

Su astucia y sus ojos fogueados en la búsqueda de arte parietal, su pasión, le valen ser el primero en haber visto los grabados de la cueva de Atxurra

Una entrevista de J. Fernández - Domingo, 29 de Mayo de 2016 - Actualizado a las 06:04h

Iñaki Intxaurbe y Diego Garate

Iñaki Intxaurbe y Diego Garate (Jose Mari Martínez)

Galería Noticia

Iñaki Intxaurbe y Diego Garate

Bilbao- Sabe muy bien de lo que habla y también de lo que calla. Iñaki Intxaurbe (Bilbao, 1992) espeleólogo del ADES-Gernika, defiende el trabajo en grupo, codo con codo con arqueólogos, y apuesta por las prospecciones a fondo de todas las cavidades de Bizkaia. “En la recámara hay alguna otra historia. No son comparables, pero…” insinúa.

Es consciente de que su nombre pasará a la historia…

-No, todavía no lo he asimilado.

¿Se le hizo complicado mantener en secreto el hallazgo?

-Sí, pero en nuestro grupo [ADES] estamos acostumbrados. Cada vez que hay un hallazgo, que no tiene por qué ser rupestre porque puede ser paleontológico o arqueológico, como es lógico tenemos que mantenerlo en secreto hasta que la institución que sea lo quiera hacer público;y si no pues también.

¿Había estado antes en Atxurra?

-Y también con arqueólogos. Pero esta vez entramos mucho más que en anteriores ocasiones.

¿Es complicado el acceso a la cueva y a esas repisas?

-Para el público en general sí. Si estás habituado a practicar espeleología no es excesivamente complicada. Pero están bastante profundos y escondidos. Por eso se han salvado;están apartados del camino habitual de la cueva, y son sitios que si se han pisado ha sido muy pocas veces.

Una sala que no aparecía en la cartografía original fue la clave. Llevaba los deberes muy bien hechos.

-Eso es. Subí a una sala que ya vi que no salía en los mapas. La cueva tiene casi dos kilómetros y que un recoveco así no saliera se me hizo raro y me dije, voy a aprovechar para mirar. Y allí estaba el bisonte.

Pues tendrá el ojo hecho a ver ese tipo de arte parietal, porque…

-En nuestro grupo de espeleología trabajamos cada uno un área. Hay gente a la que se le da muy bien la geología, otros la biología,... En mi caso, siempre me ha gustado mucho el arte parietal y por eso conozco a Diego de antes. Al final sí tengo, digamos, el ojo hecho a ver grabados. He estado en varias cuevas a las que he ido con Diego, y también he ido por mi cuenta a cuevas de Cantabria y Asturias. Ya tenía algo de experiencia en esto.

¿Cómo se espera el resto de la cueva que queda sin investigar?

-Arqueólogo y espeleólogo hemos mirado hasta un punto donde se estrecha, pero sabemos que al otro lado la cueva continúa con las mismas dimensiones y morfología. Estamos esperando a que dé comienzo el proyecto, con ganas de atacarlo.

¿Son los nuevos Barandiaran y Aranzadi?

-Ellos iban siempre juntos, bueno con Enrique Eguren al principio. Hay una frase de un espeleólogo que trabajó en la década de los cincuenta [siglo XX] en los Pirineos, Félix Ruiz de Arkaute, que decía que conviene trabajar en grupo. Igual que Diego trabaja con Joseba [Ríos]. Lo importante no es el eslabón, sino la cadena.

¿Cuánto tiempo estuvieron en la cueva el día del descubrimiento?

-No sabíamos que íbamos a encontrar aquello. Diego me invitó a pasar por allí;días antes había estado mi grupo de espeleología con el de Diego para poner medidas de seguridad en la entrada y como a los dos nos gusta el arte parietal Diego me dijo pásate y hacemos una visita. Y aprovechando que [el 25 de septiembre de 2015] iba dirección Lekeitio y la cueva está al lado de la carretera paré y entré. Entramos sobre las tres y media, y calculo que saldríamos a las seis y media o así.

¿Y hubieran estado más tiempo?

-¿Más tiempo? Sí. Pero a ver, si es un descubrimiento de arte parietal digamos menor, unas manchas, pues seguramente hubiéramos estado más tiempo buscando otra evidencia. Pero es que en tres horas vimos todos esos animales, que eran auténticos porque tenían calcita por encima, pátina, eran de un estilo claramente magdaleniense… Todo al momento, y ves que se te está acumulando, y sumas animales…. Fue el momento de decir vamos fuera no vaya a ser que estropeemos algo. Tienes sensación de responsabilidad.

¿Había estado en otras campañas?

-De excavación no, de arte sí. Con Diego también había ido a Gipuzkoa.

¿Hay arte rupestre para rato entonces en Atxurra?

-Sí. En Bizkaia, de diez años a ahora había tres y ahora hay quince. Faltaba por explorar muchísimo y que irán apareciendo más, no cabe la menor duda. En la recámara hay alguna otra historia. No son comparables, pero…

Secreto supongo, pero ¿también por la zona de Lea-Artibai y Busturialdea?

-[Silencio]

Lo pregunto porque hay muchos yacimientos por ahí…

-Desde la época en que Barandiaran comenzó con las prospecciones a cuenta de Santimamiñe aparecieron bastantes yacimientos del Paleolítico en la cuenca del Lea;luego en los años 60 vinieron Berganza y Pastor que encontraron Santa Catalina,... Hay un montón de yacimientos de esa época en la zona. Pero en cualquier caso, que aparezca arte rupestre es habitual. Lo raro es que no se hubiera visto hasta ahora, sabiendo que había. En Atxurra puedes entenderlo por la dificultad de acceso, pero en Lumentxa por ejemplo, que es una cueva fácil… Y hay un pedazo de panel con dos bisontes y un caballo que encontraron Garate y Ríos hace tres años.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bizkaia

ir a Bizkaia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120