Antonio Martín Cárdenas Excombatiente antifascista del Eusko Gudarostea

Agur al miliciano anarquista del batallón Sacco y Vanzetti de la CNT

Iban Gorriti - Domingo, 10 de Enero de 2016 - Actualizado a las 06:04h

Martín Cárdenas, durante el Erresistentziaren eguna celebrado en Elgeta en el pasado abril.

Martín Cárdenas, durante el Erresistentziaren eguna celebrado en Elgeta en el pasado abril. (Iban Gorriti)

Galería Noticia

Martín Cárdenas, durante el Erresistentziaren eguna celebrado en Elgeta en el pasado abril.

Bilbao- De Sestao, Antonio Martín falleció el pasado 20 de diciembre. Tenía 99 años de edad y fue uno de los tres hermanos, de un total de nueve, que en cuanto estalló la Guerra Civil no dudó, a pesar de la oposición de su madre y padre, en alistarse de forma voluntaria para ir a plantar cara en primera línea de fuego contra aquellos militares españoles que dieron un golpe de Estado contra la legítima Segunda República de bandera tricolor. Antes de formar parte de un batallón del Eusko Gudarostea, él ya estuvo intentando detener a los seguidores del fascismo en Irun. Más adelante, se alistó en la unidad al mando del lehendakari Aguirre llamada Sacco y Vanzetti, cuarta agrupación anarcosindicalista de la Confederación Nacional de Trabajadores.

Antonio Martín Cárdenas era natural de Sestao, nacido en la conocida como casa del escribano de la localidad en 1916, según datos aportados por Patxi Domínguez, del grupo memorialista Gogoan Sestao Elkartea.

Antonio Martín Cárdenas fue el tercero de nueve hermanos. Cuando este joven sumaba 18 años, estalló la Guerra Civil. Él, junto a otros tres vecinos de Sestao, marcharon a la batalla de Irun. Allí, tras pasar unos días sin armas ni organización alguna volvió a Sestao. La familia se opuso a que marchara a la guerra ya que dos de sus hermanos mayores ya se habían incorporado a la línea del frente. En Txabarri junto a unos amigos encontró una oficina de reclutamiento y se inscribió en el batallón anarquista Sacco y Vanzetti, la cuarta unidad de seis de la CNT.

Según testimonio que dejó grabado el fallecido, luchó contra el fascismo en contiendas en Villarreal (Legutio), Durangaldea, Gernika y Bilbao. “En Santoña, junto a dos gallegos intentaron huir pero un bou del Gobierno vasco se lo impidió. Por fin, consiguieron escapar en una txalupa a vapor. Más adelante, una lancha de un destructor o navío similar de los sublevados les echó el alto. Tiraron las armas al agua y se los llevaron apresados a Santander”, transmite Domínguez.

De Santander le destinaron a este ácrata preso franquista y esclavo a Calanda (Teruel), a San Juan de Mozarrifar (Zaragoza) y Vidangoz (Nafarroa) haciendo carreteras y/o explosionando minas y material de guerra.

Al acabar la guerra, Antonio fue devuelto a Bilbao. Le dieron dos meses de libertad y le volvieron a llamar. Fue enviado al campo de concentración a Miranda de Ebro, de nuevo como trabajador esclavo hasta que logró la libertad en 1945. Falleció el pasado 20 de diciembre dejando viuda, Margarita Arce, y dos hijas, Mertxe y Begoña. La familia le despidió con un funeral cristiano el lunes 21 de diciembre en la parroquia de Santa María de Sestao.

Antonio Martín Cárdenas tomó parte en la reunión de gudaris y milicianos que se celebró el pasado abril en Elgeta bajo el título de Erresistentziaren eguna y al que acudieron una quincena de excombatientes antifascistas del Eusko Gudarostea.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Obituarios

ir a Obituarios »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120