DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
elecciones generales 2015

El PNV aumenta sus escaños y se perfila como grupo clave en la gobernabilidad

Logra seis, puede inclinar la balanza entre los bloques de derecha e izquierda, y será la voz vasca tras la debacle de Bildu

Míriam Vázquez - Lunes, 21 de Diciembre de 2015 - Actualizado a las 06:04h

Andoni Ortuzar, jubiloso, saluda a la militancia tras valorar los resultados electorales de su formación, ayer en Sabin Etxea.

Andoni Ortuzar, jubiloso, saluda a la militancia tras valorar los resultados electorales de su formación, ayer en Sabin Etxea. (Jose Mari Martínez)

Galería Noticia

Andoni Ortuzar, jubiloso, saluda a la militancia tras valorar los resultados electorales de su formación, ayer en Sabin Etxea.

Bilbao- El PNV afrontó la noche electoral con cierta inquietud porque los asuntos vascos hayan sido silenciados durante la campaña, donde todo el protagonismo, además, se lo han llevado los cuatro grandes candidatos a la presidencia española (Rajoy, Sánchez, Iglesias y Rivera). Por ello, temía que el votante terminara volcándose con algún partido estatal y, tal y como reconocían en privado durante la campaña, esa amenaza tenía un nombre concreto: Podemos. Ayer, efectivamente, la formación de Pablo Iglesias fue la más votada, a buen seguro porque era percibida como una alternativa con opciones de participar en la gobernanza de España y, por lo tanto, con mayor influencia, y ha defendido el derecho de los vascos a celebrar un referéndum. La victoria sobre el PNV, eso sí, ha sido estrecha, por solo 15.000 votos, y la noche no fue triste en absoluto en la sede jeltzale de Sabin Etxea, tal y como lo acreditó que sus candidatos y su presidente Andoni Ortuzar comparecieran exultantes ante la prensa.

¿Cómo se explica ese júbilo? El PNV no ganó en votos pero sí en escaños, con seis asientos frente a los cinco de Podemos, y además se da la paradoja de que los jeltzales han aumentado la representación que tenían hasta ahora en el Congreso, ya que en la pasada legislatura han tenido cinco diputados y ahora tendrán seis. Por lo tanto, ven incrementada su capacidad de influencia en el Congreso para defender el autogobierno y ser la voz vasca en Madrid, con el valor adicional de que lo harán prácticamente en solitario ante el batacazo de la izquierda abertzale, que cae hasta los dos escaños. En círculos jeltzales comentaban ayer que el titular de la noche lo había dado EH Bildu con su derrota. Por si fuera poco, tras una legislatura marcada por la mayoría absoluta del PP y después de que Mariano Rajoy haya hecho el vacío al lehendakari, ahora el PNV tiene la posibilidad real de influir en la política estatal porque no hay mayorías claras y no está claro ni quién será presidente. Ni el bloque de centro derecha de PP y Ciudadanos, ni el de izquierda de PSOE, Podemos e Izquierda Unida tienen mayoría absoluta. El PNV podría inclinar la balanza, aunque ayer dejó claro que venderá muy caro su apoyo. En lo que pareció una alusión implícita al acuerdo con los socialistas en suelo vasco y a que no tiene por qué repetirse en Madrid, Ortuzar avisó ayer de que el único pacto que tiene su partido es con Euskadi, y mencionó la necesidad de abordar un nuevo estatus de autogobierno y de cambiar la actitud de España ante los asuntos vascos. Eso sí, no está claro que vaya a mojarse en la investidura, aunque sí lo haga en el día a día del Congreso. Todo apunta a que podrá sacar bastante jugo a sus seis escaños.

En concreto, el PNV logró 301.585 votos, frente a los 324.317 de hace cuatro años, una pérdida mínima si se tiene en cuenta la irrupción de Podemos y que las elecciones generales no son propicias para los partidos abertzales. Tampoco sería la primera vez que pierde unos comicios de este tipo: lo hizo dos veces ante los socialistas en 1993 y 2008. Por territorios, mantiene su hegemonía en Bizkaia, donde ha ganado en votos (182.245) y escaños. Tendrá tres representantes (Aitor Esteban, Pedro Azpiazu y Pilar Ardanza). La mala noticia es que la irrupción de Podemos se ha hecho notar en una alcaldía muy simbólica para los jeltzales, Barakaldo, donde habían ganado por la mínima en las municipales de mayo y ahora vuelven a perder, sobrepasados por esa formación y por los propios socialistas. En Sestao, donde gobierna con mayoría absoluta, también le superan Podemos y PSE. En Bilbao y Gernika-Lumo sigue siendo la primera fuerza.

En Gipuzkoa, gana Podemos y el PNV es segunda fuerza. Sin embargo, cabe añadir que los jeltzales mantienen a raya a la izquierda abertzale, a la que superaron en las elecciones de mayo y consiguieron arrebatar la Diputación. Por ello, mantienen viva la convicción de que se están afianzando en territorio guipuzcoano. Para su mayor alegría, suben de un escaño a dos (Joseba Agirretxea e Iñigo Barandiaran). En cuanto a Araba, en 2011 fueron la cuarta fuerza, y ahora suben a la tercera plaza, por detrás de Podemos y PP. Han logrado 28.297 votos y mantener su escaño por el territorio, que será ocupado por Mikel Legarda. En Nafarroa, Geroa Bai no ha logrado representación.

En el Senado, arrollan con seis escaños que se sumarán a Jokin Bildarratz, el senador de designación autonómica. Mantienen tres por Bizkaia (Jose Mari Cazalis, Nerea Ahedo y María Dolores Etxano) y suben de uno a tres en Gipuzkoa (María Eugenia Iparragirre, Victoriano Gallastegi e Imanol Querejeta).

estatusTeniendo en cuenta que EH Bildu había enfocado la campaña como un plebiscito por la independencia y la vía unilateral pasando de largo del nuevo estatus de autogobierno pactado, la arrolladora victoria del PNV en el espectro abertzale (301.585 votos frente a 183.611 de EH Bildu) le da fuerza para gestionar los tiempos en ese debate. El día 29, los partidos deberán registrar en el Parlamento sus propuestas para articular el nuevo estatus, aunque los jeltzales quieren ir poco a poco y no creen que pueda alumbrarse un articulado en esta legislatura, que acaba en otoño del próximo año. Por otro lado, mañana mismo arrancará la renovación de la ejecutiva nacional y de las tres territoriales del PNV, que discurrirá sin grandes sobresaltos y con cohesión interna tras los resultados de ayer. Si acaso, la tarea se prevé más compleja en Araba, ya que Xabier Agirre no se presentará a la reelección y de momento no se vislumbra qué candidato propondrán mayoritariamente las bases. Asimismo, a pesar de los pobres resultados del socialismo vasco, el PSE vio ayer la botella medio llena y no se prevé un volantazo en su estrategia que rompa su pacto con el PNV en las tres diputaciones y varios ayuntamientos.

El PNV hizo campaña alertando de las agresiones al autogobierno que podrían producirse en ausencia de un grupo vasco potente, sobre todo con un gobierno PP-Ciudadanos.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120