Científica de la Universidad Islas baleares

Alicia Sintes: “La combinación entre ciencia y humor es muy práctica para divulgar”

Un año más, y ya van ocho, Naukas Bilbao abre durante hoy y mañana sus puertas a la ciencia, el escepticismo y el humor en el Palacio Euskalduna

Rubén Olveira Araujo - Viernes, 14 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Alicia Sintes

Alicia Sintes

Galería Noticia

Alicia Sintes

Bilbao- Naukas Bilbao, el mayor evento de divulgación científica realizado en el Estado, abre durante hoy y mañana las puertas de la ciencia para la sociedad vasca en el Palacio Euskalduna. Enmarcado dentro de Bizkaia Zientzia Plaza, un festival de divulgación científica que durará hasta el sábado 29 de este mes, el evento promete ciencia, escepticismo y sobre todo humor, mucho humor. Entre las participantes destaca Alicia Sintes. Directora del Grupo de Relatividad y Gravitación de la Universidad de las Islas Baleares, será entrevistada mañana en directo, pero aun así ha accedido a adelantarnos parte del que podría ser el contenido.

Ciencia, escepticismo y humor. Ese es el lema de Naukas. ¿Viene cargada de estos tres elementos a esta octava edición?

-Eso creo. Además, es un programa muy interesante para llegar al público general. Desde Naukas se hace un trabajo espectacular para llegar a la gente, y en masa, así que parece que esta combinación funciona y funciona muy bien, porque ya es la octava edición.

Hace poco varios ingenieros me comentaron que su disciplina no se presta mucho al humor, algo sobre lo que en Naukas tendrían algo que decir. En su caso, ¿cree que ocurre lo mismo con la física teórica?

-En mi opinión depende más bien de la personalidad del científico. En mi caso, no tengo ese humor fácil y mucho menos en frente de un público. Por eso, darle ese toque de humor me requiere un esfuerzo. Aunque eso sí, tengo mil anécdotas. Por ejemplo, mi hija suele estar presente cuando me hacen entrevistas telefónicas y cuando los periodistas me preguntan cosas que, sabiendo un poco del tema, son claramente erróneas, ella les corrige y se lo explica.

La mejor manera de divulgar: a través de las palabras de una niña.

-Totalmente. Además, con solo 9 años, es capaz de explicar las cosas con una soltura y una sencillez envidiable. Muchas de las metáforas e historias que uso y que entusiasman a la gente que acude a mis charlas y presentaciones son suyas. Basta con añadir un comentario, una anécdota, para despertar a la gente y pasar a otros mensajes mucho más profundos;es una combinación que encuentro muy positiva y práctica para divulgar. Y en esto mi hija me ayuda mucho.

En esta ocasión va a participar en Naukas en modo entrevista. Entiendo que no tiene mucha idea de qué le van a preguntar.

-No tengo ni idea. Estoy aterrorizada. No sé con qué me van a salir.

Aun así, ¿por dónde piensa que van a tirar? Y más allá, ¿qué mensaje le gustaría trasladar?

-Mi mensaje es que la física teórica, como otros campos científicos, son materias apasionantes para que los jóvenes sientan curiosidad y sueñen con ser parte de este mundo. Porque las puertas se van abriendo y las oportunidades van saliendo. Me gustaría desde aquí animar a la gente joven a que realmente se interese por la ciencia, por la tecnología, por la ingeniería… Se necesita más gente.

A lo largo de los años, Naukas Bilbao se ha esforzado en aumentar el número de mujeres ponentes. ¿Cómo valora la situación actual de la mujer en la ciencia? ¿Poco a poco va mejorando?

-Va mejorando sin duda. La situación ha cambiado mucho, pero queda aún un largo recorrido. Todavía está el techo de cristal que espera para ser roto. Contando todas las ciencias la mitad del alumnado que empieza en grado son chicas, pero luego el porcentaje se reduce según se asciende el nivel académico. Y España no es el peor país en este aspecto. Hay que romper estereotipos, cambiar la mentalidad de la sociedad y animar a las mujeres, que muchas veces son ellas mismas las que se autolimitan. Y para eso es muy importante ofrecer referentes, tal y como hace Naukas.

A muchos de nosotros el tema de la física teórica nos queda un poco lejana. En pocas palabras, ¿para qué sirve?

-Un mensaje fundamental es que la ciencia básica, aquella que no tiene aplicaciones para el día siguiente, es fundamental. Es extremadamente importante, porque es la base de toda la ciencia y la tecnología. Por ejemplo, sin la teoría de la relatividad general espacial el GPS no sería posible. Por eso hay que invertir en ella incluso sin encontrarle un uso práctico al día siguiente. Hay que tener paciencia, porque en ciencia no se gasta, se invierte.

Eres experta en el ámbito de la astronomía de las ondas gravitacionales. ¿En qué consiste?

-Principalmente, hay dos tipos de ondas que nos aportan información del universo. Unas son las ondas electromagnéticas -es decir, la luz con todas sus variantes- y las otras ondas que nos llevan información son las gravitacionales, de las que no había oído hablar hasta hace tres años. Estas son turbaciones sobre la curvatura del espacio-tiempo y nos dan mucha información sobre lo que las ha generado: materia en movimiento. En cierto modo, son las nuevas mensajeras del universos que desde hace un par de años nos han empezado a desvelar misterios.

¿Por ejemplo?

-Es una pregunta complacida, porque muchos de ellos no los podemos ni imaginar. Pero de momento, a través de estas ondas podremos ver, entre otros, fusiones de agujeros negros y de estrellas de neutrones. En un futuro, también explosiones de tipo supernova y otras cosas completamente inimaginables. Y si te vas al espacio con los detectores terrestres de largo circo, podremos observar incluso fusiones de galaxias y muchos sistemas binarios que están en la nuestra propia.

De todos ellos, ¿qué reto le atrae más?

-A mí personalmente me gustaría saber qué ocurrió cerca del Big Bang y qué límites tiene la teoría de la relatividad general. Porque uno de nuestros objetivos sería ver las ondas gravitacionales del universo primitivo, cuando tenía solo la edad de una fracción de un segundo. Con las ondas electromagnéticas solo podemos tener información de mucho tiempo después: de hace aproximadamente 300.000 años. Pero con las ondas gravitacionales podremos llegar prácticamente a los instantes posteriores al Big Bang. Aún no, pero en el futuro sí. Y por eso pienso que este es un campo apasionante.

etiquetas: alicia sintes

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Euskadi

ir a Euskadi »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120