tekno/zientzia

¿Clases sin móviles?

En Francia, la normativa sobre el uso de teléfonos móviles en las escuelas ha puesto sobre la mesa la necesidad de racionalizar el uso de los dispositivos tecnológicos. Pero el problema no está en el ‘gadget’ sino en los riesgos de una sociedad hiperconectada

Por Juan de la Herrán - Sábado, 8 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Imagen de archivo de un grupo de chicas con sus smartphones navegando por Internet.

Imagen de archivo de un grupo de chicas con sus smartphones navegando por Internet. (Iban Aguinaga)

Galería Noticia

Imagen de archivo de un grupo de chicas con sus smartphones navegando por Internet.

EL ministro de Educación francés, Jean-Michel Blanquer, se refiere a la legislación que prohíbe el uso de dispositivos móviles en los colegios de toda Francia, para los escolares de primaria y secundaria, como “una ley para el siglo XXI” y subraya que “estar abierto a las tecnologías del futuro no implica que tengamos que aceptar todos sus usos”.

Creo que no han evaluado suficientemente lo rápido que avanzan los dispositivos móviles y que lo que hace años era un simple terminal para llamar, en la actualidad las redes sociales y la mensajería instantánea han revolucionado su uso y nadie puede ni imaginar lo que serán capaces de hacer en el futuro. El dispositivo es lo de menos, lo importante es el uso que se hace del mismo, durante los ratos libres o los recreos. Un buen ejemplo es WhatsApp. Desde hace tiempo es posible usarlo desde un ordenador, por lo que si no ponemos los filtros adecuados en clase, podemos tener a todos los alumnos mandando mensajes.

La tendencia en el mundo PC es también la de la movilidad. La tableta se parece cada vez más a un ordenador portátil (teclado y ratón) y estos van añadiendo muchas de sus funcionalidades (pantalla táctil y software apps).

El verdadero éxito del smartwatch vendrá cuando los usuarios se den cuenta que su utilidad está en no tener que sacar el teléfono del bolsillo. Por lo que todo parece apuntar que los tamaños de los smartwatch van a seguir creciendo y seguramente hablaremos de un dispositivo único para el trabajo, para el ocio o para el colegio.

Ser una sociedad hiperconectada tiene muchos riesgos, pero me gusta ver el lado positivo de todo esto y olvidarme de los sitios en los que todavía no tenemos cobertura, seguro que poco a poco se irán resolviendo estos contratiempos.

En esta tesitura, parece lógico que cada uno se encargue de comprar y mantener su dispositivo. Ya no será la empresa o el colegio el que ponga a disposición de sus usuarios los ordenadores. Los contenidos docentes deberán estar en la nube para que se pueda acceder a ellos no solo desde el colegio, sino desde casa o desde un parque.

El sistema operativo es cada vez menos importante y la diferencia entre usuarios de Windows, iOS o Android no será relevante. Las placas de Arduino han democratizado la industria. Ya no es un sueño abrir o cerrar una puerta desde un móvil. Si tienes dotes para el bricolaje lo puedes montar tu mismo, tienes un kit por menos de 100 euros. Los mensajes nos llegan al coche en forma de voz, ya que los fabricantes han incorporado estas tecnologías a los vehículos. Y seguiremos compartiendo las fotos de nuestras vacaciones a través de las redes sociales, porque las hacemos desde el móvil y las ponemos a disposición de nuestros amigos en segundos.

Lo que se ha hecho en Francia es prohibir un dispositivo, por el mal uso que se está haciendo del mismo durante el horario escolar, pero a corto plazo será imposible mantener esta ley, en breve tiempo estaremos haciendo todo con nuestros móviles.

La educación en el uso de las tecnologías, tanto para alumnos como para los padres, aplicar los controles parentales y filtros adecuados y adoptar la tecnología como algo natural es suficiente. No hace falta poner leyes, multas o prohibiciones, hace falta educar. Ahora es tu momento, querido lector, cuéntanos tus experiencias con los móviles en el colegio de tus hijos.


@juandelaherran

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Internet y ciencia

ir a Internet y ciencia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120