Hurrengo geltokia... LA cubana

El caos perfecto entre bambalinas

Mientras el público ríe en sus butacas, tras el escenario los artistas de La Cubana se sumergen en una coreografía velada para realizar decenas de cambios de vestuario

Por Aner Gondra Fotografía José María Martínez - Viernes, 7 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:00h

La Cubana

La Cubana (J.M.M.)

Galería Noticia

La Cubana

EL patio de butacas del Teatro Arriaga está abarrotado. En el escenario diez artistas siembran carcajadas a un ritmo trepidante a pesar de estar celebrándose el funeral de Arturo. En las sombras, entre las bambalinas, se agolpan tocadores sepultados por pelucas, ropas estridentes... Para el ojo inexperto aquello es una guerra, un vendaval regido por el caos. Nada más lejos de la realidad. “Esa es otra obra de teatro”, dice la actriz Montse Amat. “Habría que verla también”, confirma su compañera Babeth Ripoll, “esto es un reloj suizo y va todo milimetrado. Todo el mundo sabe lo que tiene que hacer incluso a oscuras”.

Las dos artistas aseguran que lo que el espectador no ve es toda una coreografía estudiada y memorizada al dedillo. “Parece que todo está desordenado, pero todo está exactamente donde tiene que estar para que los actores hagan sus transformaciones”, asegura Amat, “si algo no está en su sitio, somos conscientes de que puede desequilibrar toda la obra”.

Ripoll explica que tienden a dejarlo todo marcado. “Dejamos cosas en el suelo por todos sitios. Igual ves un body en el suelo y piensas quién será la marrana que deja eso así, pero está puesto de ese modo, con las piernas abiertas, para llegar y meterse dentro de la misma”.

Ese trajín es parte crucial de su oficio. Lejos de los focos, pero también apasionante. “Es un trabajo muy duro”, asegura Babeth Ripoll, “mucho jiji-jaja hacia fuera, pero aquí dentro hay mucho trabajo, mucha técnica”. El artista también debe enamorarse de esa faceta de su profesión. “Lo tienes que disfrutar, porque de otra manera no puedes hacer lo que hacemos”, asegura Montse Amat, “es imposible. Además, somos muy exigentes con eso”.

En la obra participan cuatro figurantes vizcainos, cuatro jóvenes estudiantes de arte dramático que tienen la oportunidad de convivir durante cinco semanas con una compañía de prestigio. Amat y Ripoll confiesan que estos compañeros les sirven como anclaje a la ciudad. “Los exprimimos a preguntas”, explica Babeth, “cómo se dice esto, cómo ves este acento, cómo es esta palabra... Llegan con mucha ilusión e implicación y es contagioso. Son cuatro cubanos más”.

Albar Cirarda, Nagore Andrés, Gaël Sacanell y Aitzol Villahoz viven estas curiosas prácticas saboreando cada instante. “Poder tomar parte en un proyecto de una compañía que tiene renombre, supone poder ver que ellos son también gente mundana como nosotros, que trabajan como nosotros en nuestros proyectos de clase”, relata Villahoz, “les vemos ensayar y discuten como nosotros. Te sirve para ver que puedes llegar a su nivel si trabajas tanto como ellos. Es muy enriquecedor y te da ánimo”.

Aitzol confiesa que no han sentido pánico escénico, pero sí un poco de vértigo por la libertad de improvisación que tienen en la primera parte de la obra entre el público. A pesar de esos nervios, asegura que se lo pasa genial: “El grupo de actores es muy cercano con nosotros. Todo lo que no se ve por detrás, es todo bromas. Es muy ameno y le ponen una energía que te contagia. Lo que ven los espectadores es una fiesta y lo de detrás, otra”.

Ese caos perfecto entre bailarinas es lo que más ha sorprendido a este proyecto de actor en su estreno con La Cubana: “Me flipan los cambios de ropa que hacen durante la obra. Son muy detallistas. En un segundo se convierten en un personaje distinto. Es una metamorfosis muy bonita de ver”.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Qué mundo

ir a Qué mundo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120