Pintxopote con...

Un poteo de cinco estrellas

Seis compañeros de trabajo terminan su jornada laboral en un conocido hotel bilbaino y se lanzan entre risas a los bares de la Plaza Nueva para arreglar el mundo

Por Aner Gondra Fotografía Oskar González - Martes, 4 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Un sexteto de empleados del hotel NH Ría de Bilbao se lo pasa bomba de poteo por el Casco Viejo.

Un sexteto de empleados del hotel NH Ría de Bilbao se lo pasa bomba de poteo por el Casco Viejo. (Oskar González)

Galería Noticia

Un sexteto de empleados del hotel NH Ría de Bilbao se lo pasa bomba de poteo por el Casco Viejo.

LA jornada laboral se hace, a veces, demasiado larga. Las tareas se acumulan, se encadenan una detrás de otra y se pierden tras un horizonte imaginario, haciendo imposible percibir la hora de salida como un escenario real. Es en esos momentos sombríos cuando uno busca la complicidad del compañero, de la persona que rema a su lado, encadenada a sus propias tareas. Así se forjan muchas amistades y no es de extrañar que, cuando suena la campana, los papeles salgan volando por los aires a la vez que sus dueños dejan un rastro llameante desde su puesto de trabajo hasta la puerta, como el DeLorean de Marty McFly cuando perseguía la velocidad óptima para dar un salto en el tiempo. Ni al pasado ni al futuro. A seis compañeros del hotel NH Ría de Bilbao ese salto tras fichar les llevó hasta la Plaza Nueva de Bilbao. A la sombra de los soportales comparten tragos y risas.

“La verdad es que no somos un grupo muy representativo de lo que es salir de poteo por Bilbao”, confiesa el único varón del grupo. ¿El motivo? Que cada uno llega de un rincón diferente. Iñaki es de Eibar, Elena de Getafe, Janire de Sestao y Saioa de Amurrio. No se sabe si es para poner orden o desconcierto a la manada, pero el toque bilbaino lo aportan dos hermanas: Eva y María.

El sexteto se agolpa en la entrada del Sorginzulo. En dos metros cuadrados escasos queda claro que la población civil se puede dividir en dos grandes bloques: cerveza y kalimotxo. “Aunque yo enseguida me paso al vino”, desliza el eibartarra, “la cerveza es solo para la primera ronda”.

La tarde soleada invita a salir de poteo. “Hombre, ahora en verano se ve mucho ambiente por el turismo que llega a Bilbao”, apunta Janire. “Sí, el paisaje cambia bastante”, confirma su compañero de trabajo, “baja lo autóctono y sube mucho el turista. Y se nota a primera vista”. La cuadrilla, que está acostumbrada a recibir a los visitantes de otros países en el hotel, es un buen termómetro para hacer una evaluación de lo que llega al botxo: “Vienen muchos turistas. ¡Y que sigan viniendo! Entre ellos hay de todo pero el 80 o el 90% de los que vienen es gente maja que lo que quiere hacer es disfrutar bien de la ciudad”.

Cuestionados sobre cómo se pagan las rondas, los compañeros confirman que tienen un bote, así que no hay expertos en escaquearse de pagar una ronda. Es en ese momento de la conversación cuando Iñaki se siente observado con extrañeza. “¡Porque tú eres giputxi y vas a pagar tú todo!”, le amenazan. Al final la sangre no llega al río y el corro vuelve a la cordialidad. ¿De qué se habla de poteo? “Espero que no se hable de trabajo”, lanza Iñaki. “Algo siempre sale, pero intentamos evitarlo”, responde Elena.

No tarda en surgir el eterno debate entre vecinos: ¿Son mejores los pintxos en Bilbao que en Gipuzkoa? “Últimamente os estáis esforzando mucho, pero todavía queda…”, dice malicioso el eibartarra, que asegura que en su pueblo el ambiente no tiene nada que envidiar: “Otra cosa no sé si hacemos, pero potear…”. Eva recoge rápido el guante: “Pues ya iremos por Eibar de poteo entonces. Y así miramos un poco lo que hay”. Porque esa es otra. De poteo a plena luz del día también se liga. “Si quieres, sí”, confirma María, “se liga en cualquier momento”.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Qué mundo

ir a Qué mundo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120