DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
Dani García jugador del athletic

“No soy de relajarme, a mí no me gusta perder a nada”

Tras estar muchos años vinculado al Eibar decidió dar un giro a su carrera y fichar por “un grande”. Afrontó el cambio como una obligación y una oportunidad para mejorar como futbolista. Puede afirmarse que ha entrado con buen pie en el Athletic

Una entrevista de José L. Artetxe Fotografía Borja Guerrero - Domingo, 2 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Dani García posa en las instalaciones de Lezama.

Dani García posa en las instalaciones de Lezama. (Borja Guerrero)

Galería Noticia

Dani García posa en las instalaciones de Lezama.

Bilbao- Dani García desgrana sus impresiones sobre el incipiente proyecto de Eduardo Berizzo, que todavía necesita un tiempo para dar su fruto pese al intenso trabajo que realiza la plantilla. No duda de que el equipo colmará las apetencias de la afición.

¿Cómo se toma la suspensión del partido con el Rayo?

--Teniendo en cuenta que hay tantos problemas para ajustar el calendario, creo que no han hecho lo adecuado. Pero poco más puedo decir porque nosotros somos unos mandados.

El perjuicio de este paréntesis parece muy evidente.

--Sí porque son tres semanas sin competir y estas fechas son para coger ritmo e ir afianzando las ideas del entrenador, para lo que es necesario jugar partidos. Intentaremos compensarlo con los entrenamientos.

Que no son lo mismo.

--No, además tampoco es lo mismo venir a entrenar sabiendo que juegas el fin de semana o hacerlo así, sin un partido cerca.

¿Qué valoración hace del rendimiento del equipo en las dos primeras jornadas?

--No hemos dado la buena respuesta que queríamos, pero pienso que estamos en el camino de conseguirlo. Más adelante se verá al equipo, a medida que se vayan puliendo los diferentes aspectos. Estamos trabajando en ello y vamos a muerte con la idea que tiene el entrenador.

Habla de la idea de Berizzo y se han podido ver detalles, pero ¿básicamente en qué consiste, qué es lo que les pide a los jugadores?

--Está claro. Son dos cosas: ser protagonistas con el balón, en lo que todos tenemos que estar mejor;y si estamos acertados se cometerán menos errores, con lo que será más fácil responder defensivamente. Si fallas como hemos hecho en esto último, tenemos que hacer muchos metros hacia atrás.

Tener el balón para…

--Para llegar a portería. Combinar para poder terminar jugada y hacer gol. A veces lo hacemos, pero nos falta la finalización.

Y usted está ocupando la zona donde se inicia todo el fútbol. Una posición que no le es desconocida.

--Así es, pero en el Eibar gran parte del juego se orientaba hacia las bandas y aquí se trata de avanzar por dentro. En la plantilla tenemos gente con calidad para asumir el riesgo que conlleva jugar por dentro. Entre los centrales y yo tenemos que darle una salida limpia al balón y luego hay que filtrar pases entre líneas. Todavía tengo que mejorar, como todos. Tengo claro que debo estar muy bien con el balón y también debo ayudar defensivamente a los compañeros. Soy consciente de que el Athletic tendrá más brillo cuando tengan el balón otros jugadores que actúan por delante de mí.

¿No está pecando de modestia?

--Soy realista. Sé qué tengo de bueno y en qué tengo que progresar. Mi función en el campo la tengo clara y sé lo que el equipo requiere de mí. A mí no me importa correr y hacer ayudas a los demás si eso luego se refleja en el marcador.

Desde fuera da la sensación de que entrenan muchísimo desde el mismo día de la presentación.

--El entrenador cree que para jugar a lo que él quiere se necesita hacer el trabajo que hacemos en Lezama. Yo estoy de acuerdo y confío en que más adelante se verá el resultado. Soy de los que piensa que se juega como se entrena.

¿Había entrenado de esta forma, con semejante volumen de trabajo?

--Ya se sabe que cada maestrillo… No, esto es distinto a lo que conocía.

Y lo van asimilando.

--Lo llevamos bien. Al principio resultó muy pesado. Yo venía de estar tres años con Mendilibar y el tiene otro método. Lo pasamos mal con tanta carga en las piernas. Ahora las piernas se están acostumbrando.

Vale, el físico se va adaptando, pero el fútbol que practican aún no les satisface.

--Los resultados no se están viendo todavía. Tengo que mejorar y los demás, igual, pero estoy convencido de que se acabará viendo la diferencia. Queremos jugar a un ritmo muy alto y la afición está teniendo paciencia, lo que se agradece.

Volviendo a su papel: asume una gran responsabilidad en el esquema y ha acabado muy cansado ambos partidos.

--Disfruto haciendo ese papel. Claro que me gustaría mucho más ser el que mete los goles, pero lo que hago bien es robar balones. Lo que pasa con esta forma de jugar que pide Berizzo es que, si sale bien, el beneficio que se saca es muy superior al riesgo que se toma. Si el equipo está bien colocado, no pasa nada porque si se produce una pérdida, no hay que recorrer tanto terreno hacia nuestra portería.

Cuatro puntos de seis. No es el ideal, pero tampoco una losa para un proyecto incipiente como este.

--Sí, pero estamos jodidos porque queríamos sacar el segundo partido. Encima, resulta que luego no volvemos a jugar y estás más fastidiado todavía. Espero que lo del día del Huesca nos sirva para aprender.

En este contexto, cruzarse con el Real Madrid en la siguiente jornada quizás no sea lo más oportuno.

--Bueno, igual sí es oportuno. Que se pueda ver ante un gran rival cómo se han corregido cosas. Hay que ser positivos y jugar el partido de tú a tú.

¿Cómo fue su primera experiencia como local en San Mamés?

--La salida al campo fue increíble. Jugar aquí como local es la leche y no te digo nada si conseguimos que la afición esté apretando todo el partido. Somos nosotros quienes tenemos que meterle al público.

Se percibe una buena disposición de la grada, deseosa de pasar página. ¿Lo ha notado?

--Se nota que la gente está con ganas de ver un Athletic que lo hace bien. Pienso que ha visto cosas de su agrado, pero tiene que ver más porque el margen de mejora es importante.

Haber jugado contra Leganés y Huesca, un recién ascendido, se valora como una ventaja, pero acaso no comparte esta opinión.

--A menudo no se considera al rival como se debería por ser un equipo modesto. Salimos con todo el respeto ante el Huesca. Lo malo fue que con el 2-1 el equipo cambió de cara y eso sí que nos fastidia.

Esa fase a la que se refiere recordó a tiempos no muy lejanos.

--Hay que olvidar el año pasado. Son cosas que pasan en el fútbol, no solo al Athletic. Mira la Real el otro día ante el Leganés. Somos humanos y no reaccionamos como deberíamos. Hay que aprender de los errores y en este sentido nos puede venir bien.

¿Lo ocurrido en estas dos primeras jornadas es más o menos lo que usted esperaba?

--Sí, salvo por el resultado con el Huesca. Sabía que no se vería todo lo que el entrenador pretende. Es normal que el cambio cueste, pero la idea está cogida y ahora falta ajustar las cosas. Creo que este año vamos a disfrutar los de dentro y los de fuera.

Hay profesionales que sostienen que en la competición de élite no se disfruta.

--No hay mayor disfrute que comprobar que todo marcha bien con la enorme exigencia que existe. Si nosotros disfrutamos, también el de fuera. Si le echas casta, la gente está contenta.

Decidió dar un giro a su carrera y eligió Bilbao. ¿Qué piensa hoy del paso dado?

--Era una decisión clave para mí, sabía que tenía que cambiar. Me lo tomé como una obligación, convencido de que era lo mejor para mi carrera. Sabía que dejaba un vestuario muy bueno y estoy en otro igual de bueno, sabía que me iba a llevar bien con la gente que encontraría aquí. Además, sé que he venido a un equipo donde la presión es mayor, que es algo que me va a hacer mejor futbolista. Una alternativa era quedarme en un sitio donde estaba encantado, cómodo, conocía todo, era el capitán;la otra, ir a un grande de la Liga con el riesgo consiguiente. El ambiente es bueno y luego lo de ganarte el puesto es algo que depende de uno mismo.

De entrada, lo ha logrado.

--La temporada es larga, pero vengo con la intención de jugar.

Es alguien curtido en la categoría que destacaba en su anterior club. Por algo fueron a ficharle.

--Llevaba cuatro años en Primera jugando todo con Garitano y con Mendi y elegí venir a un sitio donde todos son internacionales en mi posición. Es lógico también que tuviese cierto temor a no dar el nivel. Llegué con la intención de jugar desde la pretemporada y estoy siendo recompensado. No me relajo.

La verdad es que no tiene pinta de relajarse.

--A mí no me gusta perder a nada, ni en las pachangas ni a las cartas ni al parchís. Esto tiene su lado bueno y su lado malo, pero no, no soy de relajarme.

Habrá reparado en que en el entorno ya le apuntaban como titular desde el arranque, acaso porque el centro del campo fue una línea muy criticada el año pasado.

--No he percibido eso. Te diré que a mí Iturraspe siempre me ha gustado, me he fijado mucho en él y su nivel en los entrenamientos es muy alto, lo que hace que yo intente hacer lo mismo. Nunca he percibido que fuera a ser titular, ni ahora ni antes. En cualquier momento puede jugar él tranquilamente.

Tras su marcha de Ipurua, ¿ha vuelto a hablar con Mendi?

--Sí.

Se dice que no le hizo mucha gracia que optase por no renovar.

--La gente no sabe la realidad de mi situación en el Eibar. Es algo que pertenece al pasado y que queda entre Mendi y yo.

etiquetas: athletic, dani garcia

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120