Fin del cambio horario en la UE

La Comisión Europea apuesta por eliminarlo tras una consulta Bruselas propone suprimir el de invierno

Nacho Alarcón/Aquí Europa - Sábado, 1 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Fernando Jiménez, Charo Rubio y Natalia reflexionan ante el Ayuntamiento de Bilbao los cambios que supondrá la medida.

Fernando Jiménez, Charo Rubio y Natalia reflexionan ante el Ayuntamiento de Bilbao los cambios que supondrá la medida. (PAblo Viñas)

Galería Noticia

Fernando Jiménez, Charo Rubio y Natalia reflexionan ante el Ayuntamiento de Bilbao los cambios que supondrá la medida.

Bruselas- A través de la directiva 2000/83/EC los Veintiocho Estados miembros de la Unión Europea están obligados a realizar dos cambios de reloj, uno en marzo y otro en octubre. Tras una consulta pública que la Comisión Europea lanzó en julio y en la que el 84% de los más de 4,6 millones de ciudadanos -eso sí, 3 millones de ellos alemanes- que respondieron apoyaban que se acabara con dicho cambio de hora, Jean-Claude Juncker, jefe del Ejecutivo comunitario, anunció ayer durante una entrevista con la televisión alemana que Bruselas propondrá la supresión del cambio de hora.

“La gente quiere que se haga, así que lo haremos”, aseguró el luxemburgués durante una entrevista que se celebró en el marco de la reunión anual que celebra el colegio de comisarios al principio de cada curso, y que tuvo lugar ayer y anteayer. De hecho fue en esa reunión en la que los miembros del Ejecutivo comunitario debatieron y aprobaron que Bruselas tome en consideración la respuesta a la consulta pública y proponga la abolición del cambio de hora.

Este cambio en el reloj se realiza para aprovechar mejor las horas de luz solar y también para reducir el consumo de electricidad, aunque cuando lanzó la consulta pública la Comisión Europea señaló que el ahorro energético es marginal.

Según explicó el propio Juncker en la entrevista, “millones de personas han respondido y opinan que en el futuro es el horario de verano el que debe permanecer”, haciendo ver que hay una predilección porque el horario que se elimine sea el de invierno. En cualquier caso el huso horario es competencia nacional, es decir, que cada Estado miembro decidiría si se queda con el horario de verano o el de invierno. Lo que estaba centralizado en la directiva y era obligatorio para toda la UE era el cambio horario, y es lo que se quiere eliminar.

El Parlamento Europeo ha sido el gran promotor de esta medida. La Eurocámara votó en febrero a favor de que el Ejecutivo comunitario realizara un análisis de la directiva que regula el cambio horario, y que “si era necesario” propusiera una revisión de la misma. La petición de acabar con el cambio horario es muy popular en los países nórdicos, y algunos expertos señalan que tiene consecuencias negativas, especialmente para los más pequeños y para las embarazadas.

Bruselas también pone encima de la mesa si el cambio de hora es negativo para la seguridad vial, e indica que aunque el menor número de horas de sueño puede “incrementar el riesgo de accidente”, la mayor luz solar por la tarde también tiene un efecto positivo. Por su parte la Comisión Europea tampoco cree que el cambio de horario tenga un impacto en la agricultura y ganadería, porque, según el Ejecutivo comunitario, la tecnología ha hecho que no afecte al biorritmo de los animales.

Para que dicha reforma entrara en funcionamiento debería ser aprobada por los Estados miembros en el Consejo de la UE, y también por el Parlamento Europeo, aunque esta institución está mayoritariamente a favor del cambio. El Gobierno español se mostró favorable al cambio de hora. En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Isabel Celáa, portavoz del Ejecutivo de Sánchez y minista de Educación, afirmó estar “bastante de acuerdo” con la propuesta del presidente de la Comisión.

Asimismo, los principales sindicatos aplauden la propuesta de la Comisión Europea de eliminar los cambios horarios porque supondría dotar de estabilidad a la vida laboral y cotidiana de los trabajadores.

Grecia y chipre, en contraLa consulta pública en la que han participado 4,6 millones de europeos ha ofrecido una respuesta casi unánime de los ciudadanos de los Estados miembros. Solo griegos y chipriotas se han opuesto a que no se siga cambiando la hora, con el 44% y el 47% a favor de abolir la modificación horaria en cada caso. Los alemanes son los que más han votado, no solo en número, sino también por porcentaje según la población. Han emitido su voto el 3,79% de los germanos, seguidos de Austria, Luxemburgo y Finlandia. España se coloca el 22 de 28 países, ya que solo ha votado el 0,19% de los ciudadanos. Los últimos países han sido Italia (0,04%), Rumanía (0,04%) y el Reino Unido (0,02%).

Salud

Medio ambiente

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Mundo

ir a Mundo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120