golf

Problemas de equilibrista

Rahm vive en el alambrE durante toda la jornada y un mal último hoyo le hace despedirse de la primera jornada del Dell Technologies Championship con dos golpes por encima del par

Jokin Victoria de Lecea - Sábado, 1 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Jon Rahm, durante un momento de su recorrido en la primera jornada del Dell Technologies Championship.

Jon Rahm, durante un momento de su recorrido en la primera jornada del Dell Technologies Championship. (AFP)

Galería Noticia

Jon Rahm, durante un momento de su recorrido en la primera jornada del Dell Technologies Championship.

bilbao- Lo que bien empieza no tiene por qué finalizar igual. Jon Rahm se las prometió muy felices al inicio de la primera jornada del Dell Technologies Championship, segundo ‘play-off’ de la FedEx Cup. Su talento fue salvavidas y estilete ofensivo en los primeros hoyos del recorrido. Cada mal golpe era arreglado con uno genial y llegó a ir con tres por debajo del par con solo cuatro hoyos disputados. El vizcaino arrancó enrachado y coqueteó con la cabeza del torneo. Pero en ese viaje hacia la cima vivió demasiado en el alambre. Fue un toma y daca constante. Situaciones complicadas salvadas una tras otra. Un error le exigía de inmediato una rectificación. Sin embargo, cuando su buen juego empezó a escasear, los problemas se acrecentaron. El golfista de Barrika sufrió en la segunda parte y se dejó bastantes opciones de birdie por el camino. Todo dirigido a un final que le dejó con muy mal sabor de boca, un doble bogey que le hizo terminar con dos golpes por encima del par del campo y muy lejos de los primeros puestos.

Una salida al rough y un segundo golpe al búnquer de green fueron la tarjeta de presentación de Rahm en el torneo. Dos golpes largos, descontrolados incluso, que le hicieron enfrentarse a su primer compromiso. El barrikoztarra se encontró con la necesidad de realizar la primera genialidad demasiado pronto y a la primera cumplió con creces. A 17 metros de la bandera realizó una grandísima recuperación y dejó la bola a menos de un metro del hoyo. Pasó de verse con su primer bogey a rozar el birdie. Ese primer par, dio fuerzas al golfista vizcaino y confianza al caer por segunda vez consecutiva a la arena. Pero esta vez pudo aprovechar de una bala de plata más y con un putt de diez metros entró por primera vez en números negativos.

genialidadesCon la confianza por las nubes tras ese gran golpe, Rahm mantuvo su tónica en los siguientes hoyos. Disparos alejados de la calle, pero recuperaciones soberbias que le abrieron la ventana de los birdies una y otra vez. Fue en el cuarto hoy cuando firmó su mejor momento del día. El vizcaino quiso aprovechar su poderoso inició desde el tee e intentó encontrar el green en un golpe dentro de un par 4. Su ambición, esta vez, no trajo consigo un buen resultado y la pelota acabó en la arena. Tradición habitual para el de Barrika en este inicio del segundo ‘play-off’. Fue ahí cuando Rahm hizo magia de nuevo. Es un golfista especial. Tiene una capacidad innata. La pelota salió con gracia de la arena y rápidamente encontró el camino adecuado para rodar por el green. La recuperación se convirtió en eagle y ‘Rahmbo’ presentó sus opciones para atacar el primer puesto de la clasificación.

Tuvo que esperar hasta el hoyo 5 para coger su primera calle del día, pero lejos de ser una buena señal para dar un paso adelante y confirmar su asalto al liderato, ahí comenzó su cuesta abajo. A Rahm se le escapó la opción del birdie dos veces seguidas y en el 7 vivió una situación rocambolesca que le hizo firmar su primer bogey. Un golpe aparentemente sencillo complicó muchísimo el hoyo del vizcaino. La pelota no llegó al green y tras vérselas con el putt, el primer bogey del día hizo acto de presencia.

A partir de ahí, Rahm entró en una fase de juego más regular. Encadenó un par tras otro y en su juego no hubo tantos momentos para la taquicardia. Solo el hoyo 12, aquel en el que el año pasado firmó cuatro bogeys, volvió a ser su peor aliado. Ese recorrido no encaja con las características de Rahm y ayer tampoco consiguió acabar antes del par después de un golpe en el que además del desacierto, también contribuyó la mala fortuna.

Todos esos problemas y las malas rachas de juego parecieron pequeñas visto el resultado del último hoyo. Su despedida del TPC Boston no fue la adecuada. Rahm concluyó la jornada con una mueca de disgusto al vivir un último hoyo lleno de problemas. Una penalización, demasiados golpes para llegar al green, desacierto con el putt… no salió nada y eso le llevó al doble bogey. La peor manera de decir adiós y una dura prueba para el vizcaino, que deberá recuperarse tanto física como mentalmente para afrontar un torneo en el que ya no le queda el más mínimo margen de error.

etiquetas: rahm, golf

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Otros deportes

ir a Otros deportes »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120