síntomas de estancamiento

La falta de trabajadores paraliza el avance del empleo en la hostelería vasca

Tras cinco años con la ocupación en ascenso, el sector pierde este verano más de 5.000 afiliados a la Seguridad Social

Adrián Legasa - Lunes, 27 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Un camarero sirve unos cafés en la terraza de un bar.

Un camarero sirve unos cafés en la terraza de un bar. (Foto: Alex Larretxi)

Galería Noticia

Un camarero sirve unos cafés en la terraza de un bar.

bilbao- Empujada por el turismo, la hostelería es una actividad al alza. La buena dinámica ha disparado la demanda de trabajadores, sobre todo en los picos de navidad y verano, y los empresarios vascos del sector ya han advertido de que tienen problemas para contratar por la falta de personal formado. Una realidad que está condicionando las cifras de empleo, que empiezan a dar síntomas de estancamiento. El volumen de trabajadores en el sector crecía de forma imparable desde el año 2013, pero este verano se ha producido un fuerte retroceso con una pérdida de más de 5.000 ocupados en junio y julio.

El nivel de afiliación a la Seguridad Social en la hostelería suele avanzar a saltos al ser una actividad pegada a los ciclos turísticos, pero con márgenes interanuales positivos que confirman que parte de la contratación temporal se consolida. Así, en julio de 2009 había en la hostelería vasca 10.000 trabajadores menos que este pasado mes de julio, que cerró con 61.500 empleados, si bien el despegue definitivo de la ocupación se produjo una vez había quedado atrás lo peor de la crisis.

Tras cinco años en ascenso con avances interanuales de en torno a 2.000 trabajadores, este verano se frena la progresión. Si se toma como referencia el dato de julio, la afiliación crece en algo menos de 800 empleados respecto al mismo mes de 2017, muy por debajo de la subida de los últimos años. Y lo más destacable es que esa mejoría interanual se asienta en el pasado periodo otoño-invierno. En cambio, meses que suelen ser buenos para el sector como junio y julio anotan un malísimo resultado con un descenso de la afiliación de 1.700 y 3.600 trabajadores en cada caso, es decir, una pérdida acumulada en dos meses de 5.300 empleos.

“Bilbao ha cambiado. Ahora hay turistas todo el año”, señalaba a DEIA el hostelero Jorge Burgo, del Antomar, para explicar el mal dato de empleo cosechado por el sector en Euskadi en el mes de junio. La actividad en capitales como Bilbao es cada vez menos estacional, lo que obliga a contar con una plantilla preparada de enero a diciembre. El propio Burgo remarcaba los altos costes que debe afrontar un negocio de este tipo para incorporar un trabajador, a lo que ahora se suma un nuevo obstáculo como es la escasez de profesionales cualificados.

En ese sentido, distintas voces vinculadas al sector han advertido en las últimas semanas de lo complicado que está resultando este verano encontrar personas preparadas para trabajar. En el caso de Bizkaia, la Escuela Superior de Hostelería de Bilbao (Eshbi) explicaba recientemente en una jornada que se nota en los últimos años un descenso en el número de alumnos en las ramas orientadas a la atención al cliente, lo que se traduce luego en la escasez de profesionales capaces de prestar un buen servicio.

Precisamente desde la escuela bilbaina se está haciendo un esfuerzo por desterrar la vieja creencia de que cualquiera vale para trabajar de camarero y poner en valor el servicio de un profesional preparado. Los datos hablan por sí solos: el 100% de los alumnos de la escuela bilbaina orientados a atender al cliente encuentran empleo en el sector, lo que da una idea de la demanda que existe en la restauración vizcaina y en los territorios más próximos.

Tal es así que, según el director de Eshbi, Joseba Lozano, los restaurantes y hoteles tienen verdaderas dificultades para encontrar perfiles de trabajadores con la formación suficiente. Una opinión compartida por los máximos responsables de algunos de los principales restaurantes de peso de la capital vizcaina.

El problema afecta en mayor o menor medida también a hosteleros de Gasteiz o Donostia, así como a los municipios vascos de costa o de corte más turístico que encuentran en los meses de verano su momento de hacer negocio. Asociaciones de hostelería de otros territorios del Estado han denunciado también esta misma preocupación, que parece ser general.

nuevas oportunidadesUn elemento que influye, remarca el sector, es que con la recuperación económica han ido apareciendo oportunidades laborales también en otro tipo de actividades con mejores condiciones y mayor remuneración. La mejoría que han experimentado grandes empresas industriales, incluso algunas ligadas a la construcción, hace que la hostelería ya no sea la única opción para los jóvenes o los desempleados.

Los sindicatos explican precisamente esta falta de personal por las malas condiciones laborales que se han extendido en bares y restaurantes, lugares de trabajo asociados tradicionalmente a largas jornadas y a un elevado fraude en la contratación. Frente a este modelo se abren puertas al mercado laboral más atractivas. Por poner un ejemplo, la fábrica alavesa de Mercedes ha incorporado este verano a 250 estudiantes para tres meses con un sueldo de 1.500 euros y tres semanas de vacaciones. Se presentaron más de 700 candidatos, tres veces más que las plazas disponibles.

frenazo del empleo

peso del sector

6,5%

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Economía

ir a Economía »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120