DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
los recuerdos de 'la Otxoa'

Sentimiento agridulce de 'la Otxoa' con los ‘pies negros’

José Antonio Nielfa, ‘la Otxoa’, recuerda los años en los que esta ‘tribu’ conquistó varias zonas de bilbao durante las fiestas

Laura Fernández - Sábado, 25 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h

‘La Otxoa’ sostiene una imagen de los ‘pies negros’.

‘La Otxoa’ sostiene una imagen de los ‘pies negros’. (Foto: Borja López)

Galería Noticia

‘La Otxoa’ sostiene una imagen de los ‘pies negros’.

JOSÉ Antonio Nielfa, La Otxoa,lo grita a los cuatro vientos: “Con los pies negros siempre he tenido un doble sentimiento”. Recuerda esos años con un sabor agridulce cuando los estos especiales individuos prácticamente tomaban Bilbao en fiestas.

Era tan negativa la respuesta popular que el Ayuntamiento se vio obligado a asearles y cortarles el pelo de manera gratuita. Durante las primeras ediciones festivas estaban muy presentes, como si de una colonización se tratase. Se convirtieron en un símbolo de una época en Bilbao de la que todavía muchos se siguen acordando. La Otxoarememora esa marea de peculiares jóvenes que se apropiaban de El Arenal. “Era terrible cómo iban y cómo estaban. La gente no estaba acostumbrada a vivir eso en plena capital”, recuerda. Aun así, también se sentía apenado por ellos. “En ese momento estábamos viviendo una democracia muy frágil. El Ayuntamiento les llevó a las duchas de General Concha y de Atxuri para ducharles”, recuerda. Explica como “les recogían en furgonetas y les daban manguerazo en esas duchas y, al que no se dejaba, se comentaba que lo sacaban fuera de la ciudad y lo dejaban tirado. Yo lo que me imaginaba era que igual los detenían y los encerraban y pensar eso me producía muchísima pena y estaba en contra de que hicieran eso”, dice.

“Alucinante”Para La Otxoa la situación “era alucinante”. No recuerda de dónde venían pero sí se acuerda que llenaban El Arenal y el Casco Viejo. “Daban una imagen de mucha suciedad que parecía que estaban rodando una película sobre la miseria. Pasabas por al lado de ellos y pensabas que te iban a pegar los piojos. Estaban repletos de suciedad y la verdad que es difícil de explicar porque parecía mentira”, recuerda.

Hoy circulan vídeos en Internet donde los propios pies negros entrevistados relatan su experiencia. “Te cogían cuando estabas dormido y te cortaban la cresta”. “Nosotros somos pacíficos pero la gente nos molesta. Entonces, cuando la gente viene así nos tenemos que poner de mala hostia”, son algunas de las frases que se recogen.

“Luego venía cuando se los llevaban y no les volvías a ver y pensabas... ¿qué habrá pasado con ellos?”. Aun así, la primera Aste Nagusia en la que ya no se veían a los pies negros la gente lo agradeció. “Se comentaba que la ciudad estaba más limpia. Fue una etapa muy difícil porque, además, era en la misma época en la que los hoteles y las terrazas estaban reivindicando un poco su glamour. Fue bastante complicado”.

Casi 40 años después, los pies negros son historia. “Ha cambiado mucho. Creo que fue un movimiento de dos o tres años en los que dieron mucha guerra. Después se fue normalizando todo a medida que desapareciendo. No reivindicaban nada, solo el no lavarse y estar en la calle tirados bebiendo y divirtiéndose”, concluye La Otxoa.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Aste Nagusia

ir a Aste Nagusia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120